Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La artista Pilar Aldea altera la imagen para retratar la vulnerabilidad

La artista recupera un proyecto que nació de la lectura de Ortega y Gasset

Pilar Aldea ante varias de las imágenes fotográficas que presenta.

Pilar Aldea ante varias de las imágenes fotográficas que presenta. Carmelo Convalia

Pilar Aldea es un torbellino de energía que no para de dar explicaciones a cualquiera que muestre el más mínimo interés por su obra. Esta trabajadora de la imagen parece incansable y estos días irradia alegría por los cuatro costados. De alguna forma esta exposición de fotos y de imágenes fotográficas, como ella misma las denomina, le ha servido para liberarse y a la vez recuperar su archivo de más de 40 años de imágenes «que me pesaban y de esta forma volver a darles otra vida».

Pilar Aldea presentó ayer en el Faro de la Mola la otra parte de su exposición ‘Residir l’Instant’, que también se muestra en la sala de Sant Francesc y que permanecerá todo el verano en estos dos espacios.

Una imagen de ayer de la inauguración de la muestra en el Faro de la Mola Carmelo Convalia

Su exposición en la sala del Ayuntamiento viejo, en Sant Francesc, se podrá ver hasta el 31 de julio, y en el Faro de la Mola hasta el 16 de octubre. De esta forma ‘Residir l’Instant’ se convierte en la exposición del verano, incluida en el programa de fiestas de Sant Jaume organizado por el área de Cultura del Consell de Formentera.

Aldea aborda en su obra la fragilidad del ser humano en distintos entornos que deslocaliza

decoration

Este proyecto «sale de la acumulación de fotos humanistas, tanto las que hago en Formentera como las que hago cuando salgo de viaje». Recuerda que su pasión es el retrato . «La fotografía humana es lo que más me tira y de esa acumulación de imágenes» surge esta exposición. Pero además, su interés por la filosofía le llevo a repasar los textos de María Zambrano y de allí a Ortega y Gasset y sus ‘Meditaciones del Quijote’: «Un poco buscando consuelo en estas cosas que suceden cuando tienes demasiadas emociones».

En la sala del Faro de la Mola también se puede ver una vídeo instalación de Aldea. CIF

Releyendo a Ortega recuperó la famosa frase: «Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo».

Tras repasar esas lecturas se propuso trasladarlas a imágenes: «Si a estas fotografías, que están en mi universo y que son como una colección de pequeñas muertes ficticias, las provoco, altero sus circunstancias y mezclo dos mundos, el señor que está en Vietnam de repente se encuentra con una señora en una biblioteca en Londres y así de alguna manera reviven».

Eso le lleva a compararlo con el efecto Lázaro: «La imagen revive un instante y así deja de estar eternamente enquistada ya que la foto parece tener esta obligatoriedad de permanencia, como si fuera inalterable».

Este proyecto nace medio año antes de la pandemia a consecuencia de un problema cardiaco que superó: «Entonces fue como una introspección porque viví muy de cerca ese susto grande y retomé las lecturas. Luego llegó la pandemia y el proyecto fue creciendo», explicó Pilar Aldea.

Compartir el artículo

stats