Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los educadores sociales de Ibiza desconfían de que la nueva ley balear incluya esta figura

Las profesionales que han perdido sus empleos en Ibiza muestran su escepticismo por el anuncio del conseller Martí March de encajar esta figura educativa en la primera ley de Educación de la Comunitat

Las cinco educadoras sociales de Eivissa que han perdido su trabajo. | VICENT MARÍ

Las cinco educadoras sociales de Eivissa que han perdido su trabajo. | VICENT MARÍ

Pese a que el Govern transmitió el jueves al Colegio de Educadores Sociales de Balears (Ceesib) la posibilidad de incluir esta figura, que la conselleria de Educación acaba de suprimir en Balears, en la que será la primera ley de Educación de la Comunitat y que se aprobará este año o el siguiente, las cinco educadoras sociales de Ibiza que han sido despedidas desconfían de este anuncio.

Ellas, junto a los otros 21 educadores sociales en las islas del programa para la Prevención del Abandono Escolar del Alumnando de Secundaria, cuyo proyecto de trabajo no ha sido prorrogado por el Govern, critican que el conseller Martí March aún no ha aceptado reunirse con los afectados, aunque sí lo haya hecho con el colegio profesional, los centros educativos y otras entidades.

«Queremos manifestar nuestro malestar por la falta de claridad y sinceridad» del conseller, explicaron ayer. Las educadoras sociales insisten en que esta decisión repentina de finalizar con el proyecto no las ha perjudicado solo a ellas, sino a la comunidad educativa en su totalidad.

March expresó el jueves a los representantes del colegio profesional de educadores sociales en la reunión que mantuvieron que su conselleria «tenía la voluntad de seguir con el proyecto» , pero añadió que «por cuestiones administrativas no había ninguna posibilidad de prolongarlo». Las educadoras despedidas en Ibiza, indignadas por esta explicación, recuerdan que la conselleria tomó la decisión de un día para otro.

«El día 19 de mayo, en reunión con las responsables del programa, nos aseguraron que el proyecto continuaría hasta 2024. Dicho proyecto era nuevo del curso 2020-21 por lo que podía continuar tres años, más uno de prórroga, como permite actualmente la normativa de proyectos de inversión. Pero menos de un mes después, el 15 de junio, la conselleria comunicó que el proyecto finalizaría el 31 de agosto, cuando hasta habían contratado a una nueva especialista el día 7, asegurándole una continuidad laboral de tres años», detallan las afectadas.

Una reunión que no llega. Las educadoras despedidas no se han podido reunir con March

Los 26 profesionales de las islas (cinco deEivissa) lamentan no poder trasladarle personalmente al conseller, Martí March, sus quejas.


Decisión repentina. Educación fundamenta la supresión en «cuestiones administrativas»

Las educadoras recuerdan que estaba en marcha un nuevo proyecto y que se suprimió de un día para otro.


«No somos docentes». No entienden por qué se les exige un máster de profesorado

Piden que se les computen sus 4 años de experiencia en el sector educativo.

«Creemos que ya que se aprobará la nueva ley educativa, podrían haber aprovechado para invertir en hacer esa transición con nosotras» y no con otra figura, la del Profesor Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC), defiende Maria Escrivà, educadora del instituto Algarb.

Bolsín y no máster

Las educadoras también quieren aclarar que durante todo el curso 2020-21 no se les informó de la necesidad de cursar el máster de profesorado para poder mantener su puesto de trabajo. Además, recuerdan que en Educación existen otras figuras no docentes, con plazas estructuradas a las que no se les exige máster, como los fisioterapeutas o los Auxiliares Técnicos Educativos (ATE). «¿Por qué a los educadores sí se nos pide el master, cuando nosotros no somos docentes? Ese no es nuestro trabajo. ¿Por qué no han pensado en hacer un bolsín de educadores sociales como personal no docente?», denuncia Escrivà.

Por otra parte, las educadoras que ya han trabajado durante estos cuatro años piden que se les compute la experiencia que ya tienen. Vanesa Planells, educadora del instituto Santa Maria añade: «También pedimos que, de alguna manera, se reconozca nuestra experiencia por si alguna de nosotras, el día de mañana, quiere sacarse el máster para optar a plazas de PTSC, para que no entremos desde cero en las listas».

La directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa, Amanda Fernández, comunicó que se sustituiría la figura del educador por la del Profesor Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC) para que la figura sea «estructural y gestionada directamente desde Educación». Y las educadoras se preguntan: «¿Por qué la transición a la nueva ley se hace con profesores técnicos y no con las educadoras sociales, cuando se ha demostrado que el proyecto funciona y los resultados así lo avalan?».

«Hablan de una transición en la que nosotras no tenemos cabida, pese a que empezó siendo nuestro proyecto», lamenta Vanesa Planells.

Compartir el artículo

stats