Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El presidente de Ibiza cruza el ecuador de su mandato aún con pocos resultados

La pandemia y la crisis económica han condicionado la hoja de ruta que el máximo responsable del Consell trazó hace dos años. No se ha constituido la agencia insular del agua, ni se ha iniciado la revisión del PTI ni se ha cumplido la gratuidad de las ‘escoletes’

Francina Armengol y Vicent Marí al frente del grupo de políticos en el acto de inauguración de la planta de triaje de Ca na Putxa. | VICENT MARÍ

Francina Armengol y Vicent Marí al frente del grupo de políticos en el acto de inauguración de la planta de triaje de Ca na Putxa. | VICENT MARÍ

Vicent Marí se convirtió hace hoy dos años en el octavo presidente del Consell de Ibiza, con muchos asuntos en la cartera pero, como dijo entonces, «sin grandes promesas que después no se puedan cumplir». En esa calurosa tarde en la sede del Consell, además de muchas emociones, la cabeza de Marí no paraba de trazar planes. Su impaciencia le llevó incluso a convocar a todo su equipo al día siguiente, sábado, a las 9.30 horas en el Consell para empezar a trabajar.

Para nada podía imaginar que ocho meses después se iba a producir una pandemia mundial que pondría en jaque la salud del mundo entero, la amenaza del colapso hospitalario y una grave crisis económica, sobre todo en lugares como Ibiza, que depende exclusivamente del turismo. Muchos de los planes que Marí lanzaba en su primer discurso como presidente se han ido al traste por el covid. La crisis sanitaria obligó a cambiar los presupuestos y, entre otras cosas, a destinar recursos a empresarios, autónomos y familias.

La línea de 600.000 euros, con ayudas de entre 1.000 y 1.500 euros para familias vulnerables, fue un quebradero de cabeza para el Consell ante la masiva solicitud de ayudas, que desbordó las previsiones y provocó largas colas en la calle. Se tardó ocho meses en resolver y pagar, y finalmente sólo obtuvo la ayuda el 40% de los solicitantes.

Marí y su equipo, al día siguiente de la investidura. | TONI ESCOBAR

Alcanzado el ecuador del mandato, el equipo de gobierno del Consell, del PP y Ciudadanos, no ha sacado adelante los grandes asuntos de la hoja de ruta que Marí trazó en su discurso de investidura. Quedan dos años por delante, un margen ínfimo para la Administración, y con la prioridad de avanzar en la recuperación económica.

El gobierno de PP y Cs ha asumido la modificación del PTI de la izquierda y ha anunciado la revisión de la normativa territorial, pero sigue en la lista de asuntos pendientes

decoration

Compromiso incumplido de derogar la reforma del PTI

Uno de estos grandes asuntos es la revisión del Plan Territorial Insular (PTI). Una semana antes de las elecciones de mayo de 2019, el anterior gobierno de izquierdas aprobó una modificación del PTI y esa misma tarde, en plena campaña electoral, el entonces aspirante del PP a la presidencia de la institución se comprometió a «derogarla» para recuperar la versión inicial de la normativa territorial, la que aprobó el PP de Pere Palau en 2005, para desde ahí iniciar «su revisión con el máximo consenso social». Fue un compromiso que, ya sin la presión de unas elecciones, se olvidó de inmediato. El gobierno de PP y Cs ha asumido la modificación del PTI de la izquierda y ha anunciado la revisión de la normativa territorial, pero sigue en la lista de asuntos pendientes. El equipo de gobierno ha dado prioridad al reglamento de simplificación de los trámites administrativos, aprobado de forma inicial en el último pleno, y que, entre otras cosas, elimina de facto la tramitación de las cédulas de habitabilidad y abre la puerta al alquiler turístico de las casas payesas y regula las agroestancias.

Vicent Marí y Torres, en la estación de la ITV móvil. | D. I.

El control de la entrada de vehículos de alquiler y caravanas

En su primer discurso, el presidente se refirió a la necesidad de «controlar» la entrada de vehículos de alquiler ,que «llegan de forma incontrolada a Ibiza sin pagar impuestos y sin contribuir a paliar los efectos de la saturación que provocan». Unos meses después, en una entrevista con este diario, Marí apuntaba que había que seguir «el modelo de Formentera» en cuanto a la regulación de las flotas de rent a car y también de las autocaravanas, y apuntaba incluso su intención de que en 2020 su gobierno pusiera ya sobre la mesa «una fórmula legal» para hacerlo. Eso fue antes del covid. Sin embargo, el Consell de Menorca, afectado también por la pandemia, ya cuenta con una propuesta para regular la entrada de vehículos en la isla a través de la ley de Reserva de la Biosfera. En el caso de Ibiza, el diagnóstico territorial previo al PTI advierte de que «la excesiva dependencia del vehículo particular se convertirá en una dinámica insostenible en muy poco tiempo».

El equipo de gobierno optó por modificar el plan insular de transportes que proyectó el anterior gobierno de izquierdas

decoration

A la espera de las nuevas concesiones de las líneas de bus

Pese a que el presidente manifestó que en 2020 quería hallar una vía legal para restringir la entrada de vehículos en la isla, el vicepresidente segundo, Javier Torres, aseguraba el 4 de marzo del año pasado, en respuesta a la advertencia del diagnóstico del PTI, que antes de «cortar por lo sano» había que optar por «medidas correctoras»: las obras de la carretera de Santa Eulària, la mejora y ampliación de aparcamientos y, sobre todo, la mejora del transporte público.

En este sentido, el equipo de gobierno optó por modificar el plan insular de transportes que proyectó el anterior gobierno de izquierdas. En octubre del año pasado de aprobó el nuevo plan de manera definitiva, pero aún queda la aprobación del proyecto de líneas y la licitación de la nueva concesión de las líneas de autobuses, la gran asignatura pendiente de la institución desde hace años.

El presidente del Consell, Vicent Marí, recibe el aplauso de los consellers del PP en el acto de investidura del 5 de julio de 2019. | TONI ESCOBAR

En carreteras, se han culminado las obras de ampliación de la carretera de Santa Eulària, en el tramo de Ca na Negreta, y la variante de Jesús y se ha construido las rotondas de ses Païsses, entre otras actuaciones viarias por valor de más de 15 millones durante 2020.

Fin a la espera de meses para pasar la ITV

Una de las cuestiones de las que este equipo de gobierno puede presumir es la reducción de la lista de espera de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que, gracias a la habilitación de dos líneas móviles en el Recinto Ferial, ha logrado que se den citas en sólo 24 ó 48 horas cuando en el anterior mandato había que esperar entre cuatro y seis meses. Queda pendiente la construcción de una segunda estación de ITV fija, tal como se comprometió el gobierno de centroderecha, pero aún se tiene que buscar un terreno adecuado para estar infraestructura, por lo que este proyecto va para largo.

El problema de la vivienda sigue enquistado

El problema de la vivienda sigue igual de mal que en los últimos años, pese al anuncio del refuerzo de las inspecciones y el precinto de pisos turísticos. De hecho, el equipo de gobierno sostiene que sin una modificación legislativa no se pueden llevar a cabo dichos precintos. Se ha creado una oficina contra el intrusismo que se ha centrado en la retirada de anuncios de pisos turísticos ilegales (165 de los 185 detectados en 2020). Se están tramitando expedientes de sanción por valor de un millón de euros. La parte más visible del trabajo de esta oficina es el desmantelamiento de casi un centenar de vallas publicitarias.

El traspaso de la gestión del agua no se espera por ahora

El traspaso de la gestión de los recursos hídricos también ha quedado aparcado por la pandemia. El Consell ha pedido a la Comunitat Autònoma que, en una primera fase, le traspase la competencia en la limpieza y mantenimiento de los torrentes. En todo caso, la conselleria balear de Medio Ambiente ofreció al presidente la posibilidad de asumir, a partir de octubre del año pasado, la gestión de las depuradoras de la isla coincidiendo con la finalización de los convenios suscritos con los ayuntamientos, pero ahí se quedó. Sobre la creación de la agencia ibicenca del agua para la futura gestión de los recursos hídricos, se está en proceso de redacción de sus estatutos, según informa la institución.

La planta de triaje se pone en marcha y el Consell asume el sobrecoste en 2021

Se ha aprobado el plan insular de gestión de residuos y se ha puesto en marcha, al fin, la planta de triaje de residuos de Ca na Putxa. El Consell destina algo más cuatro millones de euros este año para compensar el sobrecoste de este servicio y evitar que se encarezca el recibo de la basura que pagan los ciudadanos.

El servicio de las ‘escoletes’ del Consell aún no es gratuito

Sobre servicios sociales, en su discurso de investidura, Marí anunció la creación de un instituto público para su gestión. Al igual que con la agencia insular del agua, también se está trabajando aún en la redacción de sus estatutos. Tampoco se ha cerrado la anunciada ampliación de la cartera de servicios sociales. Otro de los anuncios estrella, que amplía la lista de compromisos pendientes, fue el de la «gratuidad» de las escoletes del Consell según el nivel de renta.

Ante los problemas surgidos para construir el nuevo centro de baja exigencia de es Gorg, el equipo de gobierno decidió levantar un centro provisional junto al Recinto Ferial. Inicialmente, las obras debían estar listas en marzo, pero ahora previsión es que este nuevo centro esté a finales de este mes.

Tampoco se sabe nada del síndic de greuges, previsto en el reglamento del Consell para recoger las quejas de los ciudadanos, que hace un año anunció el presidente.

La promoción turística de emergencia y la bronca a la interventora

El gobierno pretende regularizar el plus de productividad que se cobra sin justificar. El equipo de gobierno contrató a mediados del año pasado una campaña extraordinaria de promoción turística (‘La vida islados’) por la vía de emergencia (sin concurso público) a causa de la pandemia. La viceinterventora informó en contra del pago de una factura de 164.275 euros a Fuera de Escena Ibiza SL por la producción y el rodaje de la campaña publicitaria porque se habían omitido los trámites previos de fiscalización y al entender que una campaña de promoción no se hallaba entre las medidas de protección a las personas ni el resto de las adoptadas por el Consejo de Ministros por la pandemia.

El presidente, Vicent Marí, estalló en el pleno del pasado mes de septiembre y, sin mencionar a la viceinterventora, cargó contra ella por este informe. Marí arremetió contra «determinados funcionarios» que, «con un buen sueldo y desde la tranquilidad de su despacho» dudan de que Ibiza esté «en emergencia». Poco después la viceinterventora dejó el Consell.

El equipo de gobierno se ha propuesto regularizar antes del 31 de agosto el complemento de productividad que cobran los funcionarios de la institución (al menos 252 euros fijos) sin una justificación concreta. Tampoco se ha iniciado aún la elaboración de la nueva Relación de Puestos de Trabajo. Crítico con el funcionamiento e incluso con la utilidad del Consell cuando era alcalde de Santa Eulària, Vicent Marí dijo, al anunciar su candidatura a la presidencia Consell, que para cambiarlo había que estar dentro.

Compartir el artículo

stats