Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siguen sin hallar la forma legal de parar la llegada de olivos a Ibiza

Los grandes ejemplares de tipo ornamental son los que traen las serpientes invasoras que exterminan las lagartijas, pero las administraciones implicadas aluden a una indefinición legal para imponer cuarentena o restricciones

Olivos de tipo ornamental almacenados en un vivero de Ibiza

Olivos de tipo ornamental almacenados en un vivero de Ibiza Vicent Marí

El conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig, afirma que tanto el Govern balear como el Consell de Ibiza están «totalmente de acuerdo» en la estrategia que hay que seguir respecto a la llegada de olivos a la isla.

De hecho, en la reunión mantenida el pasado día 21 por todas las administraciones sobre este tema, Roig confiaba en que el Ministerio de Transición Ecológica aceptara una propuesta concreta que planteó el Consell para atajar la llegada de árboles, pero el director general eludió cualquier compromiso concreto y lo dejó pendiente de estudios jurídicos.

«Lo que se decidió fue examinar jurídicamente hasta qué punto puede actuar una Comunidad Autónoma o una isla en concreto, buscando el ámbito competencial de cada uno para ver qué se puede hacer en la materia», indicó el conseller. La posibilidad de imponer cuarentenas a los árboles es otra de las fórmulas que se estudian.

Roig informó de que desde las islas se solicitará a alguna empresa externa la redacción de un informe jurídico sobre el margen de actuación que tiene cada administración para actuar al respecto. El Impuesto de Turismo Sostenible, que ha financiado la compra de jaulas contra las serpientes, también incluye una partida para este informe, que será encargado en breve, añadió.

El Govern balear ha logrado erradicar de la isla de Mallorca la plaga invasora de la avispa asiática, y dicha isla es el primer territorio de la Unión Europea donde se logra tan importante hito. Sin embargo, el director general de Biodiversidad explicó que la situación de las serpientes y las lagartijas «es diferente» y requiere de actuaciones más complejas.

Nunca como ahora había habido en la isla tantas trampas instaladas para capturar las serpientes que amenazan con exterminar a la endémica lagartija ibicenca, especie de valor mundial. Tal despliegue hace concebir esperanzas a los expertos para llegar a controlar la situación. Sin embargo, la ‘autopista’ por la que llegan las serpientes a Ibiza (los olivos ornamentales procedentes de la Península) sigue con las puertas abiertas de par en par.

El problema lo constituyen los olivos ornamentales (los de gran tamaño), puesto que los dedicados a cultivo suelen ser plantones de escaso tamaño, incapaces de albergar serpientes. A pesar de que estos árboles ornamentales no cumplen ninguna función social más allá de decorar las fincas de acaudalados propietarios, las administraciones responsables siguen siendo incapaces de decretar la prohibición de su entrada en la isla. El grifo de la serpientes, por tanto, sigue abierto.

El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad del Govern balear, Llorenç Mas, afirma que su departamento (oficialmente encargado de luchar contra esta especie invasora) tiene a nueve personas y seis vehículos en Ibiza y Formentera para combatir esta plaga, y ha destinado 850.000 euros de la ecotasa a la instalación de trampas. «En cuanto a personal, es la actuación más importante de las que se llevan a cabo en todo el Estado», asegura Mas.

Sin embargo, el otro frente de lucha (parar la entrada de los olivos) escapa a las competencias autonómicas, afirma. «Del trabajo in situ nos ocupamos nosotros, pero para parar nuevas entradas de olivos necesitamos la colaboración del Ministerio de Transición Ecológica y lo que hemos de hacer es buscar el real decreto adecuado para detener nuevas entradas», señaló.

«Tendremos que estar un tiempo investigando qué normativa necesitamos», añadió Mas, quien admitió: «Lo que necesitamos ahora es hacer una normativa nueva», de tipo específico, para impedir la llegada de estos árboles. De este modo, daba a entender que tal norma no existe aún.

La Autoridad Portuaria de Balears (APB) «necesita una norma supraautonómica para actuar», agregó el director general.

Está previsto que, «seguramente antes de agosto», haya una reunión con el Ministerio. En realidad, y pese a que ninguna administración informó de ello, el pasado día 21 ya hubo una reunión entre Ministerio, Guardia Civil, Autoridad Portuaria, Govern, Consells de Ibiza y de Formentera y otros organismos sobre el asunto de las serpientes. En dicho encuentro no llegó a concretarse una solución a la entrada de olivos, pese a que el tema fue uno de los asuntos principales que se trataron.

Por las mismas razones, Llorenç Mas confirma que en la actualidad no se están revisando los cargamentos de olivos que llegan al puerto de Ibiza procedentes del exterior para comprobar al menos si llevan serpientes. Tampoco el Consell de Ibiza lleva a cabo ningún tipo de inspección. «No tenemos absolutamente ninguna competencia para ir al puerto a realizar esta vigilancia», señala el conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig.

Consell: «Todos estamos de acuerdo en frenar la entrada»

Roig afirma que se invertirá dinero de la ecotasa en un informe jurídico sobre competencias

El conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig, afirma que tanto el Govern balear como el Consell de Eivissa están «totalmente de acuerdo» en la estrategia que hay que seguir respecto a la llegada de olivos a la isla. 

De hecho, en la reunión mantenida el pasado día 21 por todas las administraciones sobre este tema, Roig confiaba en que el Ministerio de Transición Ecológica aceptara una propuesta concreta que planteó el Consell para atajar la llegada de árboles, pero el director general eludió cualquier compromiso concreto y lo dejó pendiente de estudios jurídicos.

«Lo que se decidió fue examinar jurídicamente hasta qué punto puede actuar una Comunidad Autónoma o una isla en concreto, buscando el ámbito competencial de cada uno para ver qué se puede hacer en la materia», indicó el conseller. La posibilidad de imponer cuarentenas a los árboles es otra de las fórmulas que se estudian.

De momento, el Ministerio solo se ha comprometido a estudiar «el ámbito competencial»

decoration

Roig informó de que desde las islas se solicitará a alguna empresa externa la redacción de un informe jurídico sobre el margen de actuación que tiene cada administración para actuar al respecto. El Impuesto de Turismo Sostenible, que ha financiado la compra de jaulas contra las serpientes, también incluye una partida para este informe, que será encargado en breve, añadió.

El Govern balear ha logrado erradicar de la isla de Mallorca la plaga invasora de la avispa asiática, y dicha isla es el primer territorio de la Unión Europea donde se logra tan importante hito. Sin embargo, el director general de Biodiversidad explicó que la situación de las serpientes y las lagartijas «es diferente» y requiere de actuaciones más complejas.

Compartir el artículo

stats