Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria y ocio nocturno

El West End abrirá con las mismas condiciones que el resto de bares de copas de la isla

El alcalde de Sant Antoni considera que «mucha gente no abrirá» y algunos empresarios lo corroboran y apuntan que es «inviable» al tener que cerrar a las 2

Turistas en el West End en una imagen de archivo antes de la pandemia del covid. | J. A. RIERA

Los bares de copas del West End, en Sant Antoni, podrán iniciar la desescalada y retomar la actividad a partir de esta noche con las mismas condiciones del resto de locales de ocio nocturno similares de la isla: en esta primera fase deberán cerrar a las 2 de la madrugada, servir comida y bebida sólo en mesas de hasta seis personas en el interior y 10 en el exterior, y se prohíbe el baile. Además, los clientes deberán llevar la mascarilla mientras no consuman, según el acuerdo adoptado ayer en una reunión extraordinaria del Consell de Govern. Las terrazas de los locales del West End podrán estar abiertas también hasta las 2 de la madrugada después de que en este mandato el actual gobierno municipal de centro derecha modificara la ordenanza y ampliara el horario.

Inicialmente, tal como ya se hizo el verano pasado, el Ejecutivo autónomo barajaba la posibilidad de imponer más restricciones a las zonas afectadas por el decreto de turismo de excesos aprobado en febrero del año pasado (el West End y Magaluf y la Platja de Palma, en Mallorca), pero, en este caso, ha decidido que los locales de ocio nocturno de la zona turística del centro de Sant Antoni sigan el mismo proceso de desescalada que los del resto de la isla, sin distinciones.

El West, prácticamente vacío una noche del verano de 2020. Zowy Voeten

Sí se imponen más restricciones en la Platja de Palma, donde todos los establecimientos, ya sean locales de ocio nocturno, restaurantes, bares o cafeterías, tendrán la obligación de que en las mesas de los interiores sólo haya seis personas como máximo y 10 en el exterior, cuando en el resto de establecimientos hosteleros de Mallorca y las islas se permiten hasta 12 personas en el exterior. Además, en los locales de ocio y restauración de Platja de Palma sólo podrá haber un máximo de 100 personas en el interior y 200 en el exterior. El Govern justifica estas medidas más restrictivas en la Platja de Palma, y no en Sant Antoni, en el hecho de que los informes policiales y de los inspectores apuntan que «la mayoría de los incumplimientos de la normativa covid» se produce en esta zona turística de Mallorca.

Medidas del turismo de excesos

En todo caso, en la zona del West End se mantienen las mismas prohibiciones que marca el decreto de turismo de excesos, como las ofertas de happy hour, las rutas etílicas (pub crawling) o la publicidad que incentive el consumo de alcohol, entre otras medidas recogidas en esta norma.

El alcalde de Sant Antoni, Marcos Serra, celebra que el Govern no haya impuesto más restricciones a los locales del West End y asegura, en este sentido, que «las medidas para evitar la pandemia y el turismo de excesos son cosas totalmente distintas».

Un empresario de la zona asegura que con el horario aprobado «no es viable» bajar la persiana

decoration

De todos modos, Serra cree que «mucha gente no abrirá» sus locales debido a las condiciones acordadas. En este sentido, un empresario de la zona asegura que con el horario aprobado «no es viable» bajar la persiana. «En verano la gente sale a partir de las 23.30 o la medianoche. Y a partir de las 1.30 horas ya tienes que empezar a avisar a la gente del cierre, no se puede trabajar», apunta. Otros empresarios, como Josep Colomar, aseguran que sí abrirán, aunque no llega a tiempo para hacerlo mañana. Al menos, sacará ya trabajadores del ERTE para hacer los preparativos, explica. Considera «positivo» este paso y destaca la importancia de «vigilar que se cumplan las normas». En este sentido, destaca la falta de control en las fiestas en villas.

A partir de hoy, cuando el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB) publique las nuevas medidas, y hasta el 3 de julio, cuando se hará la próxima revisión, el sector de la hostelería amplía su horario hasta las 2 de la madrugada siempre y cuando así lo permitan las ordenanzas de cada municipio. Se amplía además a 12 el número máximo de personas que se pueden sentar en una mesa en las terrazas y se mantienen las seis en los interiores de los establecimientos. La ocupación no puede superar el 50% del aforo autorizado. Además, se permite otra vez consumir en las barras, pero los clientes deben estar sentados y en grupos de dos personas como máximo y con una distancia de un metro y medio con respecto a otros grupos.

Piden fondos de  Europa para variar la oferta del West

El presidente del Consell, Vicent Marí, reclamó esta semana a su homóloga en el Govern, Francina Armengol, fondos europeos para invertir en la reconversión del West End. A raíz de esta conversación y a petición del Govern, el Ayuntamiento ha entregado esta semana dos informes en los que se recogen una serie de actuaciones, sin cuantificar su coste, que podrían ser financiadas por Europa. El alcalde, Marcos Serra, explica que se solicitan fondos para la reforma urbanística de la zona y la rehabilitación de las fachadas y, por otra parte, subvenciones para facilitar a los empresarios la reconversión de locales de ocio en restaurantes o tiendas al objeto de «diversificar la oferta» y evitar «la masificación de bares de copas».

La gran novedad de esta nueva etapa de la desescalada es la apertura de los bares de copas y locales con licencia de café concierto, también hasta las 2 horas. El consumo de comida y bebida debe hacerse sentado en mesas de seis personas como máximo en el interior de los establecimientos y de 10 en el exterior. Los clientes están obligados a llevar mascarilla cuando no estén consumiendo. No se permite bailar ni dentro ni fuera del local, según las condiciones que se publicarán hoy en el BOIB.

También se amplía el horario de los parques infantiles y espacios de uso público, así como las playas, que pasarán a partir de hoy a estar abiertas entre las 6 y la medianoche. En todo caso, los ayuntamientos tienen la potestad de cerrar antes estos lugares.

La capacidad permitida en las ceremonias religiosas y civiles (bodas, bautizos, comuniones, enterramientos...) pasa a 120 personas en el exterior y a 50 en el interior. En el caso de que los asistentes estén vacunados o hayan pasado el covid, el aforo se amplía a 200 asistentes fuera y 100 dentro. Se permite bailar, con mascarilla, y las actividades de restauración siempre que se ajusten a las medidas que se aplican a este sector.

En las iglesias y lugares de culto se permite la plena ocupación del recinto si se puede mantener un metro y medio entre las personas no convivientes.

Compartir el artículo

stats