Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La explotación turística de casas payesas afectará a más de 6.200 plazas en Ibiza

El Consell de Ibiza cree que muchas casas no superarán el filtro por haber hecho obras ilegales

El Consell permite que los propietarios de casas payesas alquilen habitaciones a turistas.

El Consell permite que los propietarios de casas payesas alquilen habitaciones a turistas. J. A. Riera

El alquiler de habitaciones en casas payesas a turistas, tal y como prevé el nuevo reglamento impulsado por el Consell de Ibiza, junto con la futura reforma del Plan Territorial, podría llegar a suponer un máximo de 6.000 plazas turísticas en este tipo de viviendas, siempre que todas y cada una de ellas cumplieran con los requisitos exigidos para poder prestar este tipo de servicio.

En la actualidad, en Ibiza existen unas 1.040 casas payesas (entendiendo como tales las viviendas rurales construidas con anterioridad a 1956). De ellas, las que están en suelo rústico podrán beneficiarse ya del reglamento aprobado inicialmente por el pleno del Consell, que permite alquilar tres de sus habitaciones (con dos plazas en cada una) durante dos meses como máximo cada año. Sin embargo, las que están en suelo protegido (sobre todo están en Área Rural de Interés Paisajístico, ARIP), tendrán que esperar a una futura reforma del PTI para poder hacer lo mismo, hecho que ya ha anunciado el equipo de gobierno insular.

De este modo, cuando una norma y otra sean aprobadas, serán más de 6.000 las plazas de alojamiento turístico que pasarán a estar teóricamente disponibles en el campo ibicenco, tanto si es suelo rústico como suelo protegido.

A ellas, además, habrá que añadir otras 40 casas de campo que, sin ser siquiera casas payesas, reúnen la superficie de cultivo requerida para poder alojar a turistas no solo durante dos meses, sino durante todo el año. Son las llamadas explotaciones agrarias preferentes, que podrán aspirar a una situación no muy diferente de la de un agroturismo. En este caso, si todas estas casas se acogieran a esta posibilidad, sumarían 120 habitaciones o 240 turistas en total.

En la actualidad, en Ibiza existen unas 1.040 casas payesas, entendiendo como tales las viviendas rurales construidas con anterioridad a 1956.

decoration

El conseller de Urbanismo y Territorio, Mariano Juan, recordó sin embargo que difícilmente todas las casas payesas podrán acogerse al reglamento aprobado ya de forma inicial. Ello es así, indicó, porque una de las condiciones es que en la vivienda no se hayan realizado obras ilegales, como ampliaciones o añadidos sin licencia. Mariano Juan considera que muchas casas no superarán este filtro.

A la pregunta de si esta medida no supondrá inundar de oferta turística el campo ibicenco, afirmó que, en realidad, «no se crean plazas nuevas», puesto que estas 6.000 que supondrán las casas payesas «proceden de la bolsa general de plazas turísticas previstas para el conjunto de la isla»,y que suponen algo más de 100.000, incluyendo todo tipo de oferta.

Dado que en la actualidad aún quedan disponibles unas 9.000 plazas de alojamiento turístico pendientes de materializar, según dicha bolsa, las 6.000 que generarían las casas payesas no llegarían a agotar ese cupo. «No se aumenta el número de plazas turísticas que habrá en Ibiza. Está todo incluido dentro de los topes legalmente establecidos», recalcó.

Por otra parte, el conseller responsable de esta normativa indicó que en la actualidad «ya es posible alquilar casas payesas a los turistas, pero se ha de hacer con la casa entera, mientras que ahora se podrán alquiler habitaciones sueltas; es la única diferencia».

El Consell quiere abrir el debate sobre el total de plazas

La modificación del Plan Territorial Insular (PTI) que prepara el equipo de gobierno del Consell «será básicamente técnica», según el conseller de Territorio, y entre otras cuestiones permitirá la explotación de habitaciones en casas payesas también en suelos protegidos.

Sin embargo, el Consell está dispuesto a aprovechar esa modificación para abrir el debate sobre la bolsa de plazas turísticas que tiene ahora legalmente asignada la isla, y que son algo más de 100.000 en todas las modalidades posibles. Todavía quedan 9.000 disponibles.

«Tendremos que ver si damos por buena esa bolsa, si la fragmentamos por tipo de plazas, si la aumentamos o si la reducimos», explicó. «Es un debate que habrá que tener», dijo el conseller, quien de este modo no descartaba la posibilidad de aumentar el número de turistas que sería posible alojar en la isla.

Otra de las cuestiones que abordará esa revisión del PTI será la situación en que quedan los núcleos rurales dispersos por el campo ibicenco y que han surgido casi siempre de forma ilegal. Clarificar su situación será otra de las prioridades del equipo de gobierno.

También es posible que la bolsa actual se divida en categorías, según el tipo de alojamiento de que se trate

decoration

En cambio, no se prevé que las zonas protegidas (ANEI, ARIP y Red Natura 2000) vuelvan a ser edificables, si bien ello será debido a que «la ley autonómica no lo permite».

El margen de maniobra que tiene el Consell en este aspecto se limitaría a permitir que los terrenos protegidos computen a efectos edificatorios en los solares vecinos de suelo rústico, cosa que ahora no se permite para evitar anillos de construcciones al pie de montañas y bosques.

Compartir el artículo

stats