Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adlib 2021 | Pasarela

Adlib: medio siglo sobre la pasarela de Ibiza

La mayoría de los modistos escogen el blanco para un desfile que bebe de los aspectos más característicos de Adlib

72

Adlib 2021: medio siglo sobre la pasarela de Ibiza

El blanco reinó un año más en la pasarela Adlib, que celebró ayer su 50 aniversario con un desfile en el que participaron un total de 16 creadores y al que asistió un número muy reducido de público debido a las medidas de prevención de contagio del coronavirus. El baluarte de Santa Llúcia, en Dalt Vila, fue el escenario de un evento que presentó la modelo Nieves Álvarez, en el que sonaron los acordes del ‘Cumpleaños feliz’ y en el que se rindió un pequeño homenaje al histórico Luis Ferrer.

Charo Ruiz, sentada en la muralla, observa a Ana Vide, que inaugura el pase de sus creaciones. Vicent Marí

Al final del pasillo entre piedras centenarias del baluarte de Santa Llúcia la diseñadora Charo Ruiz ríe, feliz y ya relajada, arropada por las modelos que acaban de lucir, sobre la pasarela Adlib 2021, sus creaciones (mangas abullonadas, bustiers, minifaldas con godets, transparencias, coloridos estampados y hasta un pantalón estilo pareo que se puede mover como los abanicos de Loko Mía). Malena Costa la achucha mientras la creadora, que acaba de cerrar el desfile como invitada, anima a su nieta a sumarse a las ráfagas de fotos que les disparan. Minerva Portillo, que ha desfilado sólo para ella, es la que más ríe.

Modelos lucen las propuestas de Dolors Miró, S72Hat y Espardenyes Torres. Vicent Marí

Hace sólo unos instantes que Charo, que ha seguido todos los pases lejos del público, sentada en la muralla, ha salido al escenario abrazada por Ana Vide y Portillo y los invitados, pocos (covid obliga), abandonan ya el baluarte topándose, por el camino, con algunos de los girasoles abandonados de las novias de Tony Bonet, prendas que este año ha creado al alimón con la histórica Melania Piris. Un ejército de Ceres coronadas de espigas. Capas. Cuellos que trepan por la nuca. Recogidos que juegan a ser polisones. Algún toque gris y algún toque negro en un atardecer de aniversario en el que el blanco lo fagocita prácticamente todo. Blanco. Algodón. Guipur. Voiles. Encaje. Crochet. Adlib cumple 50 reivindicando sus rasgos más característicos. La única que escapa, casi huye, a ese enraizamiento es Ariadna Ferrer, hacedora de K de Kose-Kose Privée, que llena la pasarela de divertida locura. Galeones que navegan en sombreros, capiteles jónicos que caen del cuello hasta las caderas, plumas que vencen la gravedad para convertirse en posidonia al aire, estrellas de mar flotando sobre los hombros... La línea entre complemento y vestido se difumina. Extravagancia. Crítica. Denuncia. La hipnótica belleza de lo insólito. Los invitados de primera fila disparan sin pausa sus teléfonos, buscando los detalles con la misma ansia con la que persiguen esa belleza mediterránea que es el cesto mimosa de Dolors Miró, las perlas de la veraniega boina de S72Hat y las diferentes texturas de los diseños de Espardenyes Torres. Tres firmas unidas en un único pase que cede el testigo a los delicados estampados tye-dye que tiñen las prendas de Etikology, cuya suavidad de melocotón se intuye. Sin tocarlas.

Las novias de Tony Bonet, a punto de salir a la pasarela. Vicent Marí

El azul, bueno, los azules, se enfrentan al blanco en todas y cada una de las piezas de la colección de Piluca Bayarri, que encontró la inspiración en Creta. Los estampados blanquiazules, porcelanas, se intercalan con encajes en blanco. En faldas. En tops. En vestidos. En blusones.

Modelos de Vintage Ibiza.

Modelos de Vintage Ibiza. Vicent Marí

« Adlib celebra hoy su 50 aniversario. Cumplir años no resta juventud, cumplir años da alas»

Nieves Álvarez - Presentadora

decoration
Colorida propuesta de Virginia Vald.

Colorida propuesta de Virginia Vald. Vicent Marí

«Cumplir años no resta juventud, cumplir años da alas», afirma Nieves Álvarez, presentadora, al inicio del desfile, leyendo las tarjetas que ha repasado mil veces, mirando al mar y pegada al borde de la muralla, mientras en el pasillo entre piedras centenarias las modelos aguardan ya para mostrar las últimas creaciones de Vintage Ibiza. Capitaneadas por Ana Vide, inauguran una sinfonía de vestidos (y alguna otra pieza) blancos, ligeros, vaporosos, con brillos y plumas. —«echar a volar...»—, un soplo primero y un vendaval después, en los complementos de cabaret que lucen las modelos con las que la pareja de diseñadores saluda al público justo antes de que Elisa Pomar se adueñe de la pasarela. Reinan los rombos. Y el oro. Y el color verde. Una colección que parece pensada para conjurar los buenos tiempos. Una colección de raíces profundas que juguetea convirtiendo emprendades, casi, en estructuras de corsé, esculpiendo la tela sobre el cuerpo. Exactamente lo mismo que hacen las mil y una costuras de las prendas de Monika Maxim, auténticos mosaicos de encajes, blondas y volantes.

Las joyas, en oro y verde, de Elisa Pomar.

Las joyas, en oro y verde, de Elisa Pomar. Vicent Marí

Blancas son también las piezas que acompañan las espardenyes de Estrivancus y blanco es también el color predominante en la propuesta de Ibiza Stones, acompañado de denim y de mucho negro. Mucho. Un poco sólo en el mono con capucha que a buena parte del público le recuerda los EPI y los momentos más complicados de la pandemia que impidió, de hecho, que Adlib saliera a pasear el año pasado. Los rayos más bajos del sol se reflejan en los cristales y lentejuelas que cuajan varias de las prendas de Ivanna Mestres y Virginia Vald. Más festiva, la primera, con gasas que se pegan al cuerpo. Más salvaje la segunda, con flecos y prendas que viajan hasta los salones más glamurosos del Far West.

Los diseñadores

Dieciséis creadores para medio siglo de moda

Un total de 16 diseñadores participaron ayer en la 50 edición de la pasarela Adlib: Vintage Ibiza, Elisa Pomar, K de Kose-Kose Privée, Monika Maxim, Espardenyes Torres, Dolors Miró, S72Hat, Etikology, Piluca Bayarri, Estrivancus, Ibiza Stones, Ivanna Mestres, Virginia Vald, Ibimoda, Tony Bonet y Charo Ruiz, que cerró el evento como invitada.

Ibimoda saca la parte más traviesa de Malena Costa, que, mientras aguarda para salir a la pasarela, juega con el velo de su vestido de novia. Un velo que es, en realidad, descubren los asistentes cuando la modelo se da la vuelta, una larga levita de gasa con capucha. Toñi y Lali Riera la abrazan, sonrientes, después de presentar una colección que repasa sus veinte años entre hilos y patrones. Veinte años. Unas jovencitas comparadas con el medio siglo que celebra este verano la pasarela de moda ibicenca. «50 años no son nada», asegura, en su despedida, Nieves Álvarez, mientras Charo Ruiz y sus modelos están ya al final del pasillo, entre piedras centenarias, a punto de arremolinarse para unas últimas fotos.

Compartir el artículo

stats