Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

El Govern quiere que Ibiza y Formentera entren en la ‘nueva normalidad’ durante el mes de julio

Pese a la retirada de la mayoría de las restricciones se señala que el uso de la mascarilla en interiores durará meses

Patronales y sindicatos opinan que la restauración ya no debe de tener horarios límite.

Patronales y sindicatos opinan que la restauración ya no debe de tener horarios límite.

El Govern tiene la intención de entrar en la fase de ‘nueva normalidad’ durante el próximo mes, manteniendo solo algunas medidas de prudencia específicas para el interior de la restauración y los gimnasios, según se desprende de los contactos que se están manteniendo con patronales y sindicatos de las islas. El sector que ocupará el furgón de cola en este proceso va a ser el ocio nocturno, pero se señala la intención de iniciar su reapertura también a lo largo de julio.

Aunque en la desescalada que se debe de aprobar la próxima semana se anuncia ya un fuerte recorte en las limitaciones actuales sobre actividades como la restauración, se señala que la entrada en la citada ‘nueva normalidad’ podría producirse a mediados del próximo mes. Sin embargo, se apunta una advertencia adicional, y es que medidas como el uso de mascarilla en interiores se podrían prolongar durante meses.

Turistas con mascarillas en Ibiza el verano de 2020. Vicent Marí

Los agentes sociales respaldan esta estrategia. El secretario general de CC OO-Balears, José Luis García, que ha venido insistiendo en que la desescalada debía de ser muy prudente, defiende que ha llegado el momento de «arriesgar un poco más» y entrar ya en las última fases antes de volver a la normalidad, a la vista de que el objetivo que se perseguía, que es llegar al verano con una baja incidencia de la pandemia y con un elevado número de personas vacunadas, se ha conseguido.

Medidas de prudencia

En este sentido, tanto él como su homólogo en UGT de las islas, Lorenzo Navarro, apuntan su apoyo a que el Consell de Govern previsto para el día 25 suprima a partir del día siguiente cualquier restricción de horarios en la restauración (lo que permitiría a muchos abrir hasta las 2 de la madrugada), aunque manteniendo medidas de prudencia en el interior de los locales (como reducciones de aforo más moderadas y distancias), pero sin descartar incluso la petición de Restauración-CAEB de que se permita el uso de las barras para servir comidas respetando el metro y medio de distancia entre comensales. Ambos responsables sindicales coinciden en otro punto: ha llegado el momento de poner en marcha una prudente y escalonada reapertura de pubs y discotecas, algo que debe de iniciarse también durante el próximo mes, de ahí la importancia de las pruebas piloto que se preparan.

La presidenta de la patronal CAEB, Carmen Planas, reclama para el próximo día 25 la «mayor desescalada posible, pero que sea compatible con la salud», de ahí que señale que su alcance va a depender también de la responsabilidad que demuestren turistas y residentes en sus comportamientos. En cualquier caso, coincide en que ha llegado el momento de suprimir límites horarios en bares y restaurantes, y en iniciar una paulatina reapertura de discotecas y pubs, entre otras medidas.

Nuevos recortesen las restricciones la próxima semana

La presidenta del Govern, Francina Armengol, subrayó ayer que el Govern está trabajando con el sector del ocio nocturno para su reapertura, y recordó que se están planteando pruebas piloto en discotecas o conciertos. La presidenta apuntó que la revisión de las restricciones ahora en vigor se abordará el viernes de la próxima semana, y anticipó que será entonces cuando podrían anunciarse novedades.

«Hay ideas previas, pero se han de acotar», indicó. Armengol matizó que «hay espacios que son más complicados» a la hora de evitar contagios, y añadió que la apertura del ocio nocturno requerirá «protocolos específicos». Respecto a la restauración, recordó que estos locales tienen permitido permanecer abiertos hasta la medianoche, algo «que en muchos sitios era lo normal antes de la covid».

La presidenta pidió «máximo rigor» a todo el mundo.

Compartir el artículo

stats