Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La promotora del ‘parking’ de pago de Cala d’Hort en Ibiza espera abrir en 2022

Con capacidad para 188 plazas, el aparcamiento se ubicaría junto a la explanada en la que ahora estacionan vehículos sin ninguna autorización | El Consell tramita la declaración de interés general

Terreno del ‘parking’ proyectado, justo en el límite de la zona en la que ahora se aparca.

Terreno del ‘parking’ proyectado, justo en el límite de la zona en la que ahora se aparca.

La promotora del aparcamiento de pago de Cala d’Hort espera obtener el visto bueno de la Administración para explotarlo a partir del «verano de 2022». El expediente se encuentra actualmente en exposición pública en la sede del Consell de Eivissa, la institución que debe aprobar el interés general del proyecto. El Ayuntamiento de Sant Josep emitió previamente un informe favorable.

Valle de la Riba, propietaria del terreno y promotora del parking, destaca que en 2016, cuando presentó el proyecto en el Consistorio, no sólo les parecía bien sino que «lo estaban deseando». «Espero que sigan pensando lo mismo», indica De la Riba, propietaria también de la casa payesa de la finca de Can Sorà, junto al observatorio astronómico, que no obtuvo la declaración de interés general por parte del Consell, pese a que el Consistorio inicialmente había informado a favor, para reconvertirla en un hotel rural y un restaurante.

Con una capacidad para 188 vehículos (171 coches, siete para personas discapacitadas, y 17 motos, además de tres autobuses), el proyecto prevé que el aparcamiento ocupe una superficie de casi 7.000 metros cuadrados junto a la explanada que desde hace algunos años se utiliza como parking aunque sin permiso de la propiedad y de forma ilegal.

El proyecto contempla que el aparcamiento ocupe tres bancales. | J. A. RIERA

Se ubica en la parte alta de la rampa de llegada a la playa de Cala d’Hort. Toda la zona está clasificada como Área de Alto Nivel de Protección y se integra en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) Cap Llentrisca-Sa Talaia, por lo que se precisa la obtención de la declaración de interés general y una evaluación de impacto ambiental favorable.

Valle de la Riba explica que, inicialmente, pretendía ocupar el espacio que ahora se utiliza, sin su consentimiento, como parking y que coincide con la parte de la finca más degradada por el tráfico de los coches, pero no puede porque se encuentra en la franja de 100 metros de protección de Costas. «Tuve que retranquear el aparcamiento para que el proyecto fuera impoluto y no me lo echaran para atrás», asegura De la Riba.

Paralelamente se tramita la segregación de la parcela, de más de 750.000 metros cuadrados. El espacio que ocuparía el aparcamiento se encuentra delimitado por la franja de protección de costas y por el área de prevención de incendios. Hay tres bancales de tierra separados por pared seca donde se han formado líneas de vegetación de sabina, mata y pino.

Evaluación ambiental

La evaluación de impacto ambiental encargada por la promotora que se expone ahora al público concluye que el proyecto del aparcamiento «no sólo es ambientalmente viable, sino que resulta oportuno y conveniente para la solución de los intensos problemas de movilidad y seguridad en el ámbito de la playa de Cala d’Hort. La Comisión de Medio Ambiente de les Illes Balears debe dar el visto bueno a la tramitación ambiental».

La promotora intentó reconvertir la casa payesa de la finca de Can Sorà en un hotel rural y restaurante

decoration

El proyecto prevé mantener los bancales y la vegetación existente. No se prevén desmontes del terreno y se instalarán rampas para acceder de un bancal a otro. Las plazas de aparcamiento se delimitarán con tablones o traviesas de madera sobre el terreno. Además, los límites del terreno se delimitarán con una valla de madera y se instalará una taquilla, de casi nueve metros cuadrados, para la persona que se encargará del control y el cobro de los tiques. También se prevé una marquesina, de 6,75 metros cuadrados, para el servicio de un minibús lanzadera que se proyecta ofrecer a los clientes del parking para ir hasta la playa. Precisamente, el coste del uso del aparcamiento, que aún no se ha definido, dependerá según su promotora de si se autoriza la prestación de este servicio de bus.

La promotora también ha presentado un proyecto de integración paisajística que prevé la instalación de una pantalla vegetal, en un tramo de 118 metros, en el lado más visible desde la carretera.

Entre otras cosas, este plan también contempla la recuperación de cultivos y la reparación de paredes secas en un área de casi 16.000 metros cuadrados. Precisamente, se prevé cerrar la explanada que ahora se utiliza sin autorización como aparcamiento y se descompactará su superficie para su regeneración natural. También se crearían refugios con piedras para lagartijas y se instalarían cajas para nidos de murciélagos y autillos, según especifica el plan.

Compartir el artículo

stats