Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

Los hoteleros de Ibiza esperan que la luz verde al turismo holandés contagie al resto de mercados

El Gobierno británico estudiará el caso de las islas en la próxima revisión del semáforo de viajes, anuncia el embajador Hugh Elliott

Turistas británicosel verano pasadoen Sant Antoni.

Turistas británicosel verano pasadoen Sant Antoni. Zowy Voeten

Por fin una buena noticia. El gobierno de Países Bajos ha decidido incluir a Balears y a Canarias entre sus destinos seguros para viajar y deja fuera al resto de España. Así, su ‘semáforo’ covid, a diferencia del Reino Unido, tiene en cuenta la incidencia de casos de coronavirus por zonas, no por países.

La Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (Fehif) espera que el movimiento de Países Bajos «contagie al resto de mercados» emisores de turistas, principalmente al británico. «Es una gran noticia», apuntan desde esta patronal con respecto a la decisión de Países Bajos, sobre todo teniendo en cuenta que este mercado es el cuarto en importancia para Ibiza y Formentera.

Para el gerente de la Fehif, Manuel Sendino, la apertura de este mercado permitirá «mejorar y planificar a las compañías aéreas» más vuelos hacia Ibiza, aunque insiste en que esperan que Países Bajos cree «tendencia» entre el resto de estados europeos. «Esta decisión tiene que abrir más mercados», considera Sendino.

En cuanto a la decisión del gobierno británico de revisar la situación de las islas de manera independiente del resto de España, fue anunciada por el embajador del Reino Unido, Hugh Elliott, quien ayer señaló que «en principio» se estudiará a Canarias y Balears por separado para la próxima revisión del semáforo covid-19, que se baraja que podría ser el 24 o el 28 de junio.

En una entrevista a Europa Press Televisión, Elliott indica que «en principio» se va a atender a la solicitud de los gobiernos, tanto de España como de los archipiélagos, con los que tienen una «comunicación muy buena», para catalogar a las islas por separado, pero que «en la práctica habrá que ver la situación sobre el terreno con los científicos».

Cuarentena, dos PCR...

Toda España se mantiene en color ámbar dentro del semáforo británico, lo que supone que los turistas deberán someterse a una cuarentena de diez días a su regreso al Reino Unido, a pesar de que, desde el pasado 24 de mayo, España les permite la entrada sin ningún requisito.

El embajador recalca que, por el momento, solo se ha aplicado el semáforo a nivel país, pero se han abierto a estudiar a las islas por separado debido a «su situación geográfica» y por tener «vuelos directos a Reino Unido». Elliott ya adelantó el pasado viernes ,a través de un vídeo en Twitter tras la consternación que provocó el veto a los viajes a los archipiélagos el día antes, que los casos balear y canario se habían considerado aparte sin que «su situación» les permitiera todavía estar en la lista verde.

Reconoce que es «frustrante» no poder recibir turistas británicos, pero, «desgraciadamente, por la fluidez que hay en las fronteras entre regiones, no es posible hacer segregación dentro de la España peninsular».

Sobre el nivel de vacunación, uno de los factores que se mide en el semáforo, dice que «va avanzando bien» en España pero que «tiene camino por recorrer».

Respecto a si España podría entrar en la próxima revisión, considera que «sí», puesto que se está revisando la situación cada tres semanas para que la lista «esté lo más actualizada posible».

Reino Unido actualizó su semáforo el pasado jueves, con efecto a partir del martes, día en el que Portugal pasó del color verde al ámbar, lo que provocó que miles de turistas británicos abandonaran el país de manera anticipada.

Sobre ello, Elliott dice que «es complicado» y que son conscientes de que «moverse a nivel internacional en tiempos de pandemia es difícil», argumentando que la prioridad de los gobiernos es la salud pública, lo que «significa tomar decisiones que en algunos momentos son inconvenientes».

La protección de la salud

«Lo sentimos mucho», continúa, y añade que el único factor que se está teniendo en cuenta es «la protección de la salud pública» y que esta es la «realidad de convivir con la pandemia».

Ante las críticas del sector turístico británico por la «falta de transparencia» del ejecutivo de Boris Johnson sobre sus decisiones en las restricciones a los viajes internacionales, el embajador de Reino Unido defiende que hay «una transparencia ejemplar», pero que no se pueden «anticipar a los hechos y a la realidad de la pandemia» ni tener «una respuesta perfecta».

El holandés se confirma como el quinto mercado para las Pitiusas

De enero a agosto de 2019 llegaron a Eivissa 37.855 pasajeros desde Países Bajos

El turismo procedente de Países Bajos ha registrado en los últimos años un crecimiento poco usual, desbancando a mercados tan tradicionales como el francés hasta posicionarse como el quinto más importante para las Pitiusas.

Los datos sobre tráfico de pasajeros de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) confirman este despegue del turismo holandés en las islas. Así, y según la estadística del gestor aeroportuario, de enero a agosto de 2019, último año comparable antes de la pandemia del coronavirus, la terminal registró 37.855 viajeros de Países Bajos, por encima de los turismos francés (31.879 pasajeros), suizo (12.756) y belga (10.168).

De ahí la importancia de la decisión del gobierno holandés, sobre todo ante el bloqueo al que tiene sometida a las islas el británico a la espera de una nueva revisión de las medidas restrictivas hacia España y las islas.

En importancia para Eivissa y Formentera, por delante de los holandeses se situaban hace dos años los alemanes, de los que se contaron hasta agosto 53.382 viajeros. Mientras tanto, el mercado italiano contabilizó 101.071 turistas en la terminal de es Codolar en los mismos ocho meses, en una lista que lideraban los españoles, con 215.243 pasajeros, y los británicos con un total de 184.172.

Compartir el artículo

stats