Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio

Tres generaciones en es Cubells

El colmado Can Reial forma parte del catálogo de comercios emblemáticos de Balears | El negocio fue fundado en 1958 por Bartomeu Marí y Maria Marí, los abuelos de las hermanas que lo dirigen actualmente, Maria Roig y Cati Roig

Cati Roig, actual trabajadora de la tienda (con delantal) y su tía, Catalina Marí, con la vieja báscula de su abuela.

Cati Roig, actual trabajadora de la tienda (con delantal) y su tía, Catalina Marí, con la vieja báscula de su abuela. J.A. RIERA

El establecimiento Can Reial y el Restaurante Es Cubells han cumplido recientemente sus 63 años de historia. Cati Roig y Catalina Marí explican a Diario de Ibiza, a partir de sus recuerdos familiares, cómo han cambiado sus negocios y el pueblo de es Cubells desde el año 1958, cuando además se consagró la pequeña iglesia de esta localidad del municipio de Sant Josep.

«Al principio, un vecino del pueblo traía los suministros con su carro porque el abuelo no tenía ni carro ni burro». Así explica Cati Roig los inicios del negocio que regenta en es Cubells, Can Reial, una pequeña tienda de comestibles con 63 años de historia. Es la actual dependienta y la nieta de los fundadores, Bartomeu Marí Ribas y Maria Marí Marí, que crearon el negocio el año 1958, el mismo en el que se consagró la iglesia del pueblo. Cada mañana, Cati Roig abre las puertas de este establecimiento con tanta historia a sus espaldas para mantener vivo el sueño de su familia.

Bartomeu Marí Ribas y Maria Marí Marí, los abuelos de las hermanas que actualmente dirigen el negocio, Cati Roig y Maria Roig, fundaron también en el mismo año el Restaurante Es Cubells. Se trata de uno de los pocos negocios del municipio en el que, más de sesenta años después, la misma familia sigue siendo la propietaria. Ahora la tiendecita forma parte del catálogo de comercios emblemáticos de Balears y ha sido declarado como uno de los cinco establecimientos más icónicos del municipio de Sant Josep.

Fachada del negocio en es Cubells. J. A. RIERA

El sueño del abuelo

El impulsor de este negocio, Bartomeu Marí, de Can Xarxo, aunque conocido como de Can Reial, era pescador y siempre había tenido la ilusión de abrir un bar o un restaurante. Cati Roig, su nieta, nos contó que persiguiendo este sueño su abuelo emigró a Argentina para reunir el dinero necesario. Se ve que era tal su ilusión que, antes de marcharse, Bartomeu ya montó una especie de bar en el salón de su casa para que los vecinos se reunieran a jugar a las cartas.

Maria Marí y Bartomeu Marí, a la izquierda, con un amigo en el restaurante familiar en una foto de los años 70. Archivo familiar

Cati Roig explicó que cuando su abuelo volvió de Argentina ya había conseguido reunir el dinero suficiente para levantar, completamente de la nada, lo que hoy en día se conoce como la tienda de Can Reial y el Restaurante Es Cubells. Bartomeu y su mujer, María Marí Marí, lograron mantener a flote los dos negocios pese a las grandes dificultades que se encontraron en esa época y pese a vivir tan alejados de la ciudad. Como por ejemplo lo complicado que era conseguir que llegaran los suministros a esta zona de Sant Josep.

Maria y Bartomeu, los fundadores del negocio, en los años 80.

Maria y Bartomeu, los fundadores del negocio, en los años 80. Archivo familiar

Roig y su tía Catalina Marí, quien se ocupó de la tienda justo antes que ella, comentaron que al principio era un negocio que sobrevivía gracias a las ventas del fin de semana. Catalina Marí recuerda que la gente solo bajaba al pueblo los domingos para ir a misa, y era justo después cuando todos aprovechaban para hacer la compra semanal.

Pero con la llegada del turismo, ambas aseguran que el cambio fue espectacular. Es Cubells poco a poco adquirió mucha fama gracias a su tranquilidad y muchas de las celebridades de la época acudían tanto al restaurante como a la tienda. Cati rememora que estrellas como Naomi Campell o Paul McCartney, entre otros, han comprado en la tienda y han desayunado en el restaurante.

« Al principio un vecino traía los suministros con su carro porque el abuelo no tenía»

Cati Roig - Propietaria de Can Reial

decoration

Pero la llegada del turismo también trajo cosas negativas. «Ahora que han abierto las grandes superficies, se ha notado la bajada de las ventas porque la gente solo va a comprar allí», lamentaba Cati Roig al explicar el cambio que han vivido los comercios de la isla en los últimos años. Por eso quiso mandar un mensaje de agradecimiento: «Está muy bien que nos den un reconocimiento a las tiendas pequeñitas que trabajamos al servicio de la gente porque no es fácil seguir, y menos ahora».

Catalina Marí, quien asumió la responsabilidad de la tienda después de los fundadores, reivindicó, finalmente: «Somos ya la tercera generación seguida dirigiendo la tienda y nunca hemos tenido ningún trabajador que no fuera de la familia».

Compartir el artículo

stats