Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico bajó en 2020 casi a la mitad en las carreteras de Ibiza por el covid

El informe anual que encarga el Consell cifra en un 34,4% la bajada media de la circulación en toda la red viaria | El tramo con mayor presión, el que une Can Sifre con Can Misses, registró una media de 31.348 vehículos al día

Retención de tráfico en la salida del túnel de Can Sifre en dirección hacia el aeropuerto, en una imagen de archivo.

Retención de tráfico en la salida del túnel de Can Sifre en dirección hacia el aeropuerto, en una imagen de archivo.

La crisis sanitaria y, sobre todo, el confinamiento de la población entre marzo y mayo provocaron el año pasado una caída del tráfico en las carreteras de la isla de hasta casi el 50% en alguno de los tramos más transitados de la red viaria. Hasta que llegó el covid, en los últimos años, la crisis económica anterior a la de la pandemia no frenó el crecimiento anual de la circulación de vehículos en las carreteras.

El tramo de la red viaria más transitado el año pasado, el que une la rotonda de Can Sifre con el enlace de Can Misses (la intersección entre el segundo cinturón de ronda y la autovía del aeropuerto), soportó una Intensidad Media Diaria (IMD) de tráfico de 34.412 vehículos en los días laborales (de lunes a viernes), lo que supone un 36% menos que en 2019 (53.759). La media diaria de vehículos que en 2020 (incluidos los fines de semana) circularon por esta parte de la autovía del aeropuerto fue de 31.348 vehículos.

El avance del informe anual que encarga el Consell de Ibiza sobre la presión de la red viaria destaca que el año pasado en el conjunto de todas las carreteras (195 kilómetros) la IMD del tráfico fue de 6.768 vehículos, un 34,4% menos que en 2019 (10.315).

En el segundo tramo de la red viaria más transitado en 2020, entre el enlace de Can Misses y el de sa Blancadona, en el segundo cinturón de ronda, la caída del tráfico alcanzó el 38,5%. El año pasado se registró una media de 27.206 vehículos al día en este tramo, cuando en 2019 hubo 44.252. La fuerte bajada fue la misma tanto para vehículos ligeros como pesados (camiones), aunque no los domingos, con una bajada media del 47,4% (ligeros) y el 72,6% (camiones).

La mayor bajada registrada

Mayor fue el descenso registrado en la que hace dos años era la segunda sección de carretera con mayor presión circulatoria de la isla: el tramo entre la rotonda de Can Sifre y el enlace de Platja d’en Bossa en la autovía del aeropuerto, con una caída en 2020 del 45,3%, al pasar de 46.464 vehículos de media al día en 2019 a 25.412 el año pasado. Este tramo pasó de ser el segundo más transitado en 2019 al cuarto en 2020.

6.768 Vehículos de media al día en las carreteras de la isla

La red viaria de la isla registró el año pasado una circulación media diaria de 6.768 vehículos, un 34,4% menos que en 2019.


88,5% Descenso en la autovía  del aeropuerto en abril 

En el tramo de la autovía del aeropuerto entre el enlace de Platja d’en Bossa y el de ses Salines en abril del año pasado se registró una bajada del tráfico del 88,5%.


53% Bajada de la emisión de dióxido de nitrógeno

Durante el confinamiento, según IbizaPreservation en Eivissa se redujo un 53% la contaminación por el tráfico.

La siguiente sección de esta carretera, entre el enlace de Platja d’en Bossa y el de la carretera de ses Salines, sufrió una caída del 49% en la intensidad media de tráfico diario. Durante 2019, la IMD fue de 31.908 vehículos, mientras que el año pasado se redujo a 16.316. Los fines de semana el descenso fue aún mas acusado, con un 53,6% y 54,5% los sábados y domingos, según el avance del informe de 2020 del Consell.

En una carretera con una menor presión de tráfico habitual, como la que enlaza el aeropuerto con la vía de Sant Josep (EI-700), el descenso del tráfico registrado el año pasado fue del 33%, al pasar de 12.902 vehículos de media en 2019 a 8.654 en 2020.

Analizando la evolución del tráfico por meses, en el caso del tramo entre el enlace de Can Misses y el de sa Blancadona en enero del año pasado se registró una bajada del 6,4% de la circulación con respecto a 2019, y en febrero, justo antes del inicio de la pandemia, una subida del 1,7%.

La crisis económica anterior a la pandemia no había frenado en los últimos años el crecimiento anual del tráfico en las carreteras de la isla

decoration

En marzo, cuando arrancó (en la segunda semana del mes) la crisis sanitaria y el confinamiento, se registró una caída de casi el 40%. Pero en abril (todo el mes la población estuvo obligada a quedarse en casa salvo los trabajadores esenciales) se produjo el desplome, con una bajada del 81% con respecto a 2019. En mayo, el descenso se situaba en el 64,6% y a partir de entonces se produjo una curva ascendente pero con bajadas del 56%, el 36,6% y el 34,1% en junio, julio y agosto, respectivamente. A finales de año se suavizó aún más la bajada, con un 19% y un 5% de descenso en noviembre y diciembre.

Reducción de la contaminación

La caída drástica en el tráfico de las carreteras incidió, obviamente, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El observatorio de sostenibilidad de la fundación IbizaPreservation informó de que durante el confinamiento, entre el 15 de marzo y el 10 de mayo del año pasado, se redujo en un 53% la contaminación de dióxido de nitrógeno, que emiten principalmente los vehículos.

En la estación situada en Can Misses se registró en marzo del año pasado un descenso del 88,8% de este gas con respecto al mes anterior, antes de la llegada de la pandemia a la isla.

Durante el confinamiento solo en la estación de Can Misses se superaron en tres momentos puntuales el umbral medio de la concentración de dióxido de nitrógeno máxima que permite la UE.

Compartir el artículo

stats