Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE afirma que el uso turístico de las casas payesas de Ibiza llega 25 años tarde

El pleno del Consell aprueba de forma inicial el reglamento de medidas de simplificación administrativa con el voto en contra de los socialistas, que ponen en duda su legalidad, y UnidasPodemos. El PP defiende que la explotación de las viviendas antiguas «vale oro»

Mariano Juan, durante su intervención a través de la pantalla, en el pleno del Consell. | C.E.

Mariano Juan, durante su intervención a través de la pantalla, en el pleno del Consell. | C.E.

El pleno del Consell de Ibiza aprobó ayer de forma inicial el reglamento de simplificación de diversos trámites urbanísticos y que regula la explotación turística de las casas payesas y las agroestancias, pese al voto en contra de los grupos PSOE y Unidas Podemos. El portavoz del PSOE, Vicent Torres, que no entró en el fondo del reglamento, justificó su oposición por un lado por «las formas» (el escaso margen para analizar su contenido) y, por otro, por cómo puede afectar a normativas autonómicas y a las competencias municipales.

De hecho, Torres advirtió de que tenía «serias dudas» de la legalidad del reglamento. Después de recordar que su grupo ya planteó al principio de este mandato la supresión del trámite de las cédulas de primera ocupación de la vivienda, el portavoz socialista dijo: «Creo que engañan. El objetivo no es simplificar [la burocracia] sino borrar a este Consell de controlar la legalidad en ámbitos muy importantes como urbanismo, turismo, medio ambiente y el patrimonio. En verdad, lo que quieren hacer es dejar hacer».

Dicho esto, y después de pedir que se pospusiera la aprobación inicial del reglamento para consensuarlo antes con la oposición, Torres dijo que «hace 25 años» cuando se regularon los hoteles rurales «quizá» se debería haber aprobado la opción prevista ahora para que los propietarios de casas payesas pudieran alquilar a turistas hasta tres habitaciones (seis plazas). «Estas seis plazas no me estorban y estoy seguro de que tampoco a los hoteles. Se debería haber hecho mucho antes, y entonces sí que hubiésemos pensado en los payeses», resaltó.

El portavoz de Unidas Podemos, Antonio Saucedo, se limitó a justificar su voto en contra por la falta de «garantías» en algunos puntos del reglamento, lo cual, agregó acto seguido, «no quiere decir que en la aprobación final pueda cambiar el sentido del voto».

La institución ofrecerá al Ibavi un solar junto a la avenida Vuit d’Agost para construir unas 30 viviendas públicas

decoration

Tras la aprobación inicial, se abre un periodo de exposición pública para la recogida de alegaciones de los ciudadanos, según explicó el vicepresidente primero, Mariano Juan, que destacó que la explotación turística de las casas payesas y las agroestancias, vinculadas a la actividad agraria, tendrá «un impacto cero sobre el territorio». «Queremos proteger sin prohibir para que les convenga a los ibicencos mantener sus casas payesas y cultiven la tierra», agregó en referencia a la obligación de presentar una memoria anual en la que «se certifiquen» las inversiones acometidas para conservar las casas y los elementos etnológicos, así como la producción agrícola y el mantenimiento de las fincas ( las agroestancias).

Juan defendió que la explotación de las casas payesas y las agroestancias «vale oro». «Será un producto turístico de altísimo nivel», destacó, al tiempo que señaló que este reglamento no sólo perdurará en el tiempo sino que «el resto de las islas lo imitarán».

A propuesta del PSOE, el pleno acordó por unanimidad una moción para promover la política de vivienda pública con la cesión de terrenos al Institut Balear de la Vivenda (Ibavi) para que construya promociones de VPO. Mariano Juan anunció que la institución ofrecerá al Ibavi un terreno de 1.200 metros cuadrados situado junto a la Avinguda Vuit d’Agost de Vila, donde se podrían construir unas 30 viviendas. Mariano Juan explicó que se llevó «una sorpresa» cuando descubrió la existencia de este solar propiedad del Consell y que el anterior gobierno de izquierdas, «cuando es tan importante la política de vivienda», no lo hubiera cedido al Ibavi. «Ya estarían construidas», dijo.

Botón del pánico

Asimismo, el pleno aprobó también por unanimidad una moción de Unidas Podemos para animar a los ayuntamientos de la isla a que se adhieran a alguna de las plataformas existentes para proteger a las mujeres que sufren una agresión sexual. Se trata de un botón de pánico que conecta con la Policía Local y permite una intervención rápida.

En el turno de preguntas, la consellera insular de Bienestar Social, Carolina Escandell, explicó que ya se ha terminado la valoración del millar de solicitudes de ayudas covid para familias vulnerables y ya se están dictando las resoluciones para culminar la tramitación. Sobre la nueva convocatoria, que el pleno acordó que se haría de forma urgente, la consellera señaló que una vez cerrada la de 2020, «se iniciarán los trabajos para sacarla».

Nuevo encontronazo entre PP y Cs con la izquierda por las restricciones covid

El Consell solicita que se revise el protocolo de las medidas y el semáforo que regula el nivel de incidencia. A propuesta de PP y Ciudadanos, el pleno aprobó, con la oposición de PSOE y Unidas Podemos, instar al Govern balear a que actualice los protocolos para evitar la propagación del covid dadas «las nuevas evidencias científicas» y «el impacto de los dispositivos de purificación y reciclaje del aire en espacios interiores», así como la aprobación de un nuevo semáforo que regule los niveles de restricciones según la incidencia de casos.

El debate de la propuesta provocó un nuevo encontronazo entre el centroderecha y la izquierda. El vicepresidente segundo, Javier Torres, de Ciudadanos, indicó que los ciudadanos no saben a qué atenerse cuando cada dos semanas se modifican las medidas y desde hace meses ya no se tiene en cuenta el semáforo aprobado por el Govern balear. 

El vicepresidente primero, Mariano Juan, del PP, criticó que Eivissa reciba «un trato peor» que las otras islas. «Sólo pedimos el mismo trato que Menorca. Nos dicen que Eivissa es diferente, que tiene más habitantes, más densidad de población, más viajeros. No sé si somos más hippies y no sé si tontitos», dijo.

El conseller del PSOE Víctor Torres cuestionó al equipo de gobierno sobre si piensa que «las medidas que se toman son para perjudicar a Eivissa». Utilizan de nuevo la institución como punta de lanza para hacer oposición al Govern y lo hacen de la peor manera: usando una pandemia y el agotamiento de la gente con unas medidas restrictivas necesarias para luchar contra el covid», dijo Torres, que recordó que mientras critican las medidas, hace poco más de una semana, el PP se paseaba por Fitur diciendo que la isla es «un destino seguro gracias a las medidas adoptadas».

En este sentido, el portavoz de Unidas Podemos, Antonio Saucedo, reconoció que las medidas son «más estrictas» de lo que le gustaría, pero que son necesarias para que pueda haber temporada turística.

Compartir el artículo

stats