Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza ya tiene 64 solicitudes para escalas de cruceros

De momento ningún barco turístico dispone de autorización para atracar en la isla, permiso que Ports de Balears concederá cuando compruebe que las navieras cumplen el protocolo establecido por Sanidad

Una imagen de archivo de uno de los cruceros atracados en el puerto de Ibiza.

La Autoridad Portuaria de Baleares ya tiene 64 solicitudes de escalas de cruceros en el puerto de Ibiza y ocho en el de la Savina (Formentera) para esta temporada, si bien ninguna dispone hasta el momento de autorización.

Son un 61% menos que las 163 escalas que se registraron en 2019, el último año en el que atracaron buques turísticos en estos muelles. En 2020 no vino ninguno debido al estallido de la pandemia de coronavirus.

Desde el ente portuario insisten en que las 64 escalas de cruceros en Ibiza consignadas en su página web son sólo «solicitudes, una especie de reserva que hacen los distintos consignatarios para su programación», y que, de ellas, «a día de hoy no hay autorizada ninguna en Baleares». La razón: la Autoridad Portuaria de esta Comunidad se debe reunir antes con Sanidad y con las navieras, a través de los consignatarios, para establecer el procedimiento para el cumplimiento del protocolo de Sanidad aprobado por el Govern balear la pasada semana. A medida que las compañías, a través de los consignatarios, vayan cumpliendo los procesos que marca el protocolo y Ports de Balears tenga constancia de que son implementados, «esas solicitudes se irán autorizando».

"Las navieras tienen primero que cumplir los protocolos y luego sacar al mercado esos viajes"

decoration

«Es un proceso reglado, no arbitrario», señalan desde la entidad. En esos contactos «se organizarán mesas de trabajo. A partir de ahora es una operación técnica sobre cómo se puede llevar a cabo el protocolo en las escalas, de saber si las compañías están en disposición de cumplir las medidas que exige Sanidad. Luego hay que encajarlo todo en los servicios portuarios», explican desde Ports.

«Hasta julio, nada»

Esas 64 solicitudes podrían aumentar o disminuir: «Solicitudes, pueden hacer las que quieran, pero esos barcos aún no tienen vendidos los pasajes. Las navieras tienen primero que cumplir los protocolos y luego sacar al mercado esos viajes. Y les deben salir a cuenta. No vendrá ninguno vacío». Cumplir ese estricto protocolo quizás desanime a alguna naviera. Por ejemplo, los cruceros deben pedir una autorización a la Conselleria balear de Salud al menos 20 días antes de llegar al puerto, así como presentar un plan de contingencia ante casos positivos, sospechosos o brotes surgidos a bordo. Ese aviso con casi tres semanas de antelación borra del calendario al menos a los dos primeros barcos que pidieron recalar en Ibiza, el ‘Astor’ (176 metros de eslora), con entrada prevista el 4 de junio y procedente de Marsella, y el ‘MSC Seaside’ (un monstruo de 323 metros), con llegada el 8 de junio y que parte de Barcelona.

Una temporada hasta el 29 de noviembre

Si finalmente se cumple el calendario previsto y además de recibir el visto bueno por parte de Ports las navieras mantienen sus planes iniciales, la temporada podría acabar este año el 29 de noviembre, fecha en la que arribaría el último crucero, el ‘Celebrity Infinity’, de 294 metros, procedente de Palma y con destino Valencia.

Hay solicitudes para que se produzcan hasta 30 escalas en el puerto de Ibiza de barcos que tienen más de 300 metros de eslora. De ellos, el ‘Costa Firenze’ (323 metros) lo haría cinco veces; el ‘MSC Seaside’, una decena (la primera el 15 de junio; la última, el 21 de septiembre); el ‘Mein Schiff 2’ (316 metros), siete, que iniciaría el 24 de julio y concluiría el 11 de octubre.

También hay previstas siete jornadas en las que coincidirán dos cruceros al mismo tiempo (en 2019 se llegó a cuatro) en el puerto de Vila: el 3 y 4 de agosto, el 2 y 7 de septiembre, y el 1, 12 y 14 de octubre.

En la Savina, la primera solicitud es para el 26 de junio, y la última, para el 2 de octubre. Las ocho escalas se las reparten en Formentera entre el ‘Black Watch’ (205 metros) y el ‘Europa 2’ (226 metros).

El protocolo aconseja que a bordo haya un aforo del 50% en zonas comunes y de un 30% para las actividades físicas. Los camarotes no tienen limitación si los ocupantes son convivientes, y los pasajeros deben pasar un test de antígenos antes de desembarcar o a la llegada a puerto. Además, se exige un resultado negativo en una prueba diagnóstica, tanto a pasajeros como a tripulación, antes de iniciar el crucero e independientemente del puerto de salida.

Torres duda de que sea posible que los cruceros atraquen en Ibiza antes del mes de julio

decoration

Precisamente, Pepe Torres, responsable de la consignataria Ibiza-Mar, está a la espera de conocer las fechas para poder iniciar las escalas: «De momento no tenemos ningún día asignado. Ayer [por el martes] nos enviaron el protocolo, que se puede cumplir, y lo estamos estudiando. Pero esperamos que desde Ports de Balears nos digan fechas, cuándo autorizan que empiecen a venir».

Torres duda de que sea posible que los cruceros atraquen en Ibiza antes del mes de julio. El ‘Aida’, de 253 metros de eslora y que llegaría el 7 de julio desde Barcelona (su siguiente destino es Cagliari, en Cerdeña), es el primero que solicitó esta consignataria ibicenca para esta temporada.

Compartir el artículo

stats