Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

Guerra abierta entre los cargos de Ciudadanos en las islas

El sector oficial de Patricia Guasp asegura que los críticos están preparando su fuga al PP, mientras el ibicenco Maxo Benalal lo niega: «Es una patraña de Guasp y Madrid para desprestigiarnos»

Maxo Benalal y Javier Torres, durante la última noche electoral en Ibiza

Maxo Benalal y Javier Torres, durante la última noche electoral en Ibiza

La crisis que vive Ciudadanos a nivel nacional tras los batacazos electorales en Cataluña y Madrid y la fallida moción de censura en Murcia ha abierto una brecha que parece insalvable en el partido en Baleares. Ayer, fuentes de esta formación aseguraron que el sector crítico, que comanda Marc Pérez Ribas y al que pertenecen el ibicenco Maxo Benalal y el menorquín Juan Méndez, se está acercando al PP. Mientras que el propio Benalal lo negó categóricamente: «Es todo una patraña. Una jugada de Patricia Guasp -la actual portavoz naranja en el Parlament balear- y de Madrid para desprestigiarnos», aseguró el diputado ibicenco.

Los críticos impulsaron la pasada semana un golpe de mano contra Patricia Guasp para arrebatarle la portavocía del grupo en favor de Pérez Ribas, una decisión que tiene un difícil encaje jurídico y los letrados de la Cámara Autonómica están estudiando con detenimiento. Según el reglamento, el portavoz se elige a principio de legislatura con la firma de todos los diputados de su grupo y, a partir de ahí, cualquier cambio o interlocución ante la Mesa del Parlament debe hacerla siempre el portavoz, Patricia Guasp. Así, el escrito de los críticos no tendría validez y la autoproclamación de Pérez-Ribas quedaría en papel mojado.

Maxo Benalal y Javier Torre siguen los resultados de las últimas elecciones en Ibiza. Toni Escobar

En el caso de que el Parlament decida que el golpe de mano de los críticos no tiene recorrido, el traspaso al PP de un número significativo de dirigentes y afiliados podría ser un hecho, según el sector de Guasp, que tiene el respaldo de la dirección nacional y de la propia Inés Arrimadas. De todas formas, los populares les han hecho llegar a los naranjas críticos que el PP «es la casa común del centro derecha». Por consiguiente, serían bien recibidos en el caso de que decidan abandonar Ciudadanos.

Puentes al PP

En el bando oficialista solo quedan la citadaPatricia Guasp y el diputado Juan Manuel Gómez. Curiosamente estos dos últimos ya pertenecieron al PP en el pasado. Fuentes de Ciudadanos deslizaron que son los propios críticos de su partido los que se han encargado de tender los puentes con el PP y que ha habido contactos y todo está a expensas de lo que ocurra con el informe jurídico del Parlament. Guasp arremetió ayer contra sus compañeros que han impulsado el golpe de mano contra ella: «No es el momento de aventuras personales ni de personalismos, es el momento de la unidad», indicó ayer Guasp visiblemente enfadada por la crisis del partido.

Ciudadanos de Balears anunció el pasado viernes que abriría un expediente contra los tres diputados díscolos que impulsaron la rebelión. No obstante, ellos niegan que la dirección nacional de los naranjas haya iniciado la apertura de dicho expediente.


En noviembre ya hubo fugas naranjas a los populares

Destacados afiliados de Ciudadanos se inscribieron como nuevos militantes del Partido Popular de las islas el pasado mes de noviembre. Fueron las primeras fugas desde las filas naranjas que aterrizan en el PP de Biel Company. Se trata de Pedro Miró, que fue coordinador de Cs de Palma, y de Miguel Busquets, exmiembro del comité nacional junto a Albert Rivera. En el PP de Balears ya advirtieron de que Miró y Busquets no serían los últimos.

El diputado ibicenco Maxo Benalal negó la mayor respecto a la apertura del expediente informativo: «A día de hoy [por ayer] el partido a nivel nacional no nos ha abierto absolutamente nada. Eso lo dirá Patricia Guasp pero no es la realidad», manifestó. Además negó que haya habido contactos con el PP: «Ninguno de nosotros ha hablado con Company. Si nos quisiéramos ir no tendría sentido todo esto. Nos iríamos y punto. Pero ni tenemos intención de irnos ni nadie nos ha hecho propuestas. Yo no soy un político profesional y, cuando deje la política, quiero poder seguir mirando a la cara a mis votantes. No sé si Patricia Guasp, que ya ha saltado de un partido a otro, puede decir lo mismo», aseguró un enojado Benalal.

«Me tenían ninguneado»

El diputado explicó que los motivos que les han llevado a tomar la decisión de relevar a Guasp nada tienen que ver con la situación de su partido tras las elecciones de la comunidad de Madrid, sino que se arrastra desde antes: «El motivo de la presentación de esta proposición es solucionar una disfunción que tenía el grupo parlamentario que cambió a Marc Pérez Ribas, hace seis meses, por Patricia Guasp». A su juicio «el partido iba muy bien hasta que se hizo el cambio y dejó de funcionar, con problemas entre los propios diputados». Como diputado de Ibiza aseguró: «la portavocía me tenía absolutamente ninguneado, además el grupo funcionaba antes, ahora ya no, tenemos un problema y la solución es volver a la portavocía anterior y que Patricia se quede gestionando el resto de responsabilidades», subrayó.

Por su parte, el coordinador de la formación en Ibiza y Formentera y vicepresidente del Consell de Ibiza, Javier Torres, se alineó con los postulados de Guasp: «Esto es algo particular del grupo parlamentario y todos lamentamos y sabemos que el partido marcó una directriz con Patricia Guasp y creo que aunque haya un problema, hablando y negociando se puede llegar a un entendimiento, a una solución consensuada».

Javier Torres: «Hay que hacer autocrítica y corregir el rumbo»

El coordinador de Ciudadanos en las Pitiüses y vicepresidente del Consell de Eivissa, Javier Torres, señaló ayer que el problema que tienen en el grupo parlamentario en Balears «se viene arrastrando desde antes de lo de Madrid y lo de Murcia, insisto que no tiene nada que ver con eso», dijo.Respecto a la situación en la su formación tras esos fracasos electorales, Torres manifestó: «Lo de Madrid es un mal resultado y esto [la crisis balear] no es culpa de la estrategia de Madrid, sin embargo hay que hacer autocrítica, tomar decisiones y corregir el rumbo para no volver a cometer esos errores». 

«La gente es libre de irse donde quiera, pero tengo un compromiso con el partido y pienso mantenerlo»

decoration

En relación a la posibilidad de que se produzca una fuga de cargos y afiliados de Ciudadanos al PP, dijo: «Hace dos días eran otros los que llamaban a la puerta de Ciudadanos y ahora la situación no se presta a que eso ocurra, quedan dos años de legislatura y nosotros vamos a seguir y luego la ciudadanía decidirá en las urnas». 

Javier Torres, que gobierna en Eivissa junto al PP, fue concluyente: «No vamos a bajar los brazos, hablo por mí y mi equipo cercano, vamos a seguir al pie del cañón». «La gente es libre de irse donde quiera, pero yo tengo un compromiso adquirido con el partido y pienso mantenerlo», aseguró.

Compartir el artículo

stats