Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Petit medieval | Segunda jornada

Viaje didáctico al pasado para descubrir las murallas medievales de Ibiza

Con motivo del Petit Medieval, el Centre d’Interpretació Madina Yabisa ofrece a residentes y turistas un itinerario por Dalt Vila para conocer algunas pinceladas de la historia y el trazado del recinto fortificado en el Medievo. La iniciativa se prolongará hasta principios de junio

63

Eivissa Medieval 2021 Vicent Marí

Apenas hay vida en Dalt Vila poco antes de las diez de la mañana, algún vecino de la zona, un par de deportistas y las ocho personas que se han apuntado al primer turno del itinerario sobre las murallas medievales que ha organizado el Centre d’Interpretació Madina Yabisa con motivo del Petit Medieval. Lara Martínez y su hija, Gisela Roig, de diez años, han decidido madrugar un poco más para dar un paseo por el casco antiguo antes de comenzar la actividad. «Cuando había Mercado Medieval veníamos aquí casi cada día», comentan estas vecinas de Puig d’en Valls. Se han apuntado a la visita guiada porque a ambas les gustan mucho «los museos y la historia», y aunque aseguran que la de Ibiza se la conocen bien, confían en aprender cosas nuevas.

Espectáculo musical medieval de Davinia Van Praag Dance Academy. VICENT MARÍ

Carmen y Marco, que viven en Roca Llisa, se apuntaron al itinerario «por hacer algo diferente» el mismo día que el Ayuntamiento de Ibiza anunció la celebración del Petit Medieval. Nunca antes habían realizado una visita guiada por Dalt Vila, al igual que Fernando y Sonia, que junto a su pequeña Eva, de cuatro años, se han desplazado desde Cala de Bou, donde viven, para asistir a esta actividad. Todavía llega de más lejos Maria José Florido, en concreto, de Formentera. A pesar de que todavía arrastra las secuelas de una caída y de que hoy (por ayer) es el primer día que se ha liberado de la muleta, no ha dudado en participar en esta pequeña excursión por el casco antiguo. Todos los años tenía la costumbre de visitar la feria medieval «los sábados» y no ha querido romper la tradición.

Àngels Martínez, durante el cuentacuentos. VICENT MARÍ

La guía de este primer itinerario, que forma parte del personal del Centre d’Interpretació Madina Yabisa, ofrece a todos los participantes como obsequio un ejemplar del libro ‘De la fortificación de Yviça’, del arquitecto Fernando Cobos y la profesora de Historia del Arte, Alicia Cámara. Algunos de los materiales cartográficos que contiene esta publicación van a ser de utilidad durante el recorrido para que los asistentes puedan hacerse una idea clara de cómo era el recinto amurallado en el Medievo, tanto en época musulmana como tras la conquista cristiana en 1235. «El cambio de la tecnología militar, al empezar a usar armas de fuego y artillería pesada, es lo que obliga en el siglo XVI a construir las murallas renacentistas», explica la guía, que también lleva consigo el libro ‘La triple murada de l’Ibiza àrab’, «el primer estudio exhaustivo que se hizo sobre las murallas medievales», escrito por el ibicenco Antoni Costa Ramon en los años 60 del siglo XX.

El público, en el parque Reina Sofía. Vicent Marí

El recorrido comienza en la plaza de la Catedral. La guía describe el aspecto que tenía esta zona en la Edad Media tras la conquista de las tropas catalanas de la Corona de Aragón. En aquellos tiempos el Castillo y la Almudaina conformaban una fortaleza que contaba con doce torres, según algunos documentos. Donde se levanta la catedral antes había una iglesia más pequeña. El Museo Arqueológico era el edificio de la Universitat, es decir, la sede del gobierno de la isla, y junto a él estaba la Capilla del Salvador. Habla también de la Casa de la Cúria, que, explica, era la sede de la administración judicial en la isla en tiempos medievales, y señala hacia el mirador, donde entonces había una lonja.

El itinerario continúa haciendo una breve visita a Madina Yabisa. «Todas las casas que están ubicadas en el lado derecho de la calle Mayor están construidas sobre la muralla medieval árabe. La torre Balançat y la del Canónigo flanquean la Portella, la única puerta que se conserva del recinto fortificado medieval», explica.

Uno de los números del musical. Vicent Marí

En el interior del centro de interpretación muestra la única sección de muralla árabe que se conserva. Hay en la parte inferior una lápida de época romana que, explica, «se utilizó en la base de la torre».

La visita continúa por la Ronda Calvi con paradas en el baluarte de Sant Bernat para contemplar primero la Torre del Homenaje y luego los restos que asoman entre la maleza de la Torre 25 de la muralla medieval, en los que se observa la utilización del «sistema tapial, una técnica que introdujeron los árabes». En las calles Sant Josep y Santa Faç, el grupo se detiene para observar una de las torres medievales que se conservan y en la Plaça de Vila la guía señala Sa Torreta, de planta circular, y muestra dónde se ubicaría el acceso principal al recinto fortificado en época medieval.

El itinerario concluye en el baluarte de Sant Joan, desde donde se puede admirar una visual de lo que era la ciudad de Ibiza en sus tiempos de villa medieval.

Cuentacuentos, danzas orientales y más visitas guiadas

El Petit Medieval concluye hoy en el parque Reina Sofía con un cuentacuentos a las 11.30 horas a cargo de Àngels Martínez y el espectáculo de danzas orientales ‘Harem’, del grupo Nur Banu, programado a las 19 horas. Entre las 10 y las 14 horas, como ayer, el Centre d’Interpretació Madina Yabisa hará itinerarios por Dalt Vila sobre las murallas medievales. Ha sido tan buena la acogida que la actividad se repetirá todos los sábados y domingos hasta la primera semana de junio.

Compartir el artículo

stats