Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía y educación

El colegio Cervantes generará energía solar para 70 casas y diez pymes de Ibiza

El IBE instalará 1.425 metros cuadrados de placas fotovoltaicas para crear el primer centro de autoconsumo energético compartido en la isla

13

El colegio Cervantes generará energía solar para 70 casas y diez pymes de Ibiza Vicent Marí

El colegio Cervantes de Sant Antoni se convertirá en el primer centro de autoconsumo compartido que impulsa en Ibiza el Instituto Balear de la Energía (IBE), con capacidad para autoabastecerse y distribuir electricidad sobrante a un radio de 500 metros.

El proyecto tiene una presupuesto de 157.000 euros y podrá empezar a funcionar este mismo verano, según las previsiones del Govern balear.

El vicepresidente y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, presentó ayer por la tarde esta iniciativa junto al gerente del IBE, Ferran Rosa, el alcalde de Sant Antoni, Marcos Serra, y el conseller insular de Gestión Ambiental, Vicent Roig. También estuvieron presentes representantes del resto de municipios de Ibiza, a quienes Yllanes emplazó a que siguieran el ejemplo de Sant Antoni y presentaran propuestas similares.

A raíz de los contactos mantenidos por el IBE con los ayuntamientos para promover centros de de autoconsumo compartido, Sant Antoni sugirió la idoneidad del Cervantes. Las azoteas de dos bloques del colegio suman un total de 1.425 metros cuadrados para la instalación de las placas fotovoltaicas. Como valoró Vicent Roig, «no se necesitan grandes instalaciones», sino que existen muchísimos tejados para cubrir.

La intención del IBE es aprovechar el fin del curso para llevar a cabo todas las instalaciones necesarias, «un proceso rápido». Con ellas, se prevé generar 100 kW de potencia, que permitirán la autosuficiencia energética del centro y repartir la electricidad sobrante para unas 70 viviendas, 10 pymes y el propio Ayuntamiento de Sant Antoni.

Además, supondrá la reducción de emisiones contaminantes en unos 112.500 kilos de dióxido de carbono al año. La energía se podrá distribuir a un radio de hasta 500 metros, «prácticamente todo el núcleo de Sant Antoni».

Las familias con menos recursos del núcleo urbano tendrán prioridad a la hora de beneficiarse de este proyecto energético, que supondrá un ahorro de un 50% en la factura de electricidad

decoration

Trámites

El Govern prevé licitar el proyecto este mismo mes. Paralelamente, se prepararán junto a los Servicios Sociales de Sant Antoni los criterios de selección de los particulares y empresas que deseen recibir la energía, que podrán consultarse en el portal digital del IBE.

Así, las familias con necesidades económicas tendrán prioridad a la hora de beneficiarse de esta iniciativa, que supondrá un ahorro del 50% en el gasto de la electricidad, según destacó Rosa.

Además, el objetivo principal es que este centro de autoconsumo compartido sirva de ejemplo también a los particulares, sobre todo ante «el aterrizaje de los fondos europeos» para costear estos proyectos, «que se amortizan en pocos años»

«Avanzamos hacia un acceso más igualitario hacia la energía y su democratización, para que la gente pueda acceder a una electricidad más barata y limpia», valoró Yllanes.

Por su parte, el alcalde, Marcos Serra destacó que el Ayuntamiento mantiene «una apuesta decidida» por las energías renovables y recordó que ya ha impulsado actuaciones como la instalación de placas fotovoltaicas en el campo de fútbol de Sant Rafel.

Además del colegio Cervantes, el IBE promueve este año otros cinco proyectos de autoconsumo compartido en el resto de Balears, con una inversión total de 750.000 euros.

Cerrar la central térmica de Ibiza antes de 2030

El conseller de Gestión ambiental de Ibiza, Vicent Roig, destacó que ve posible clausurar la central térmica de producción eléctrica de Ibiza antes del 2030, la fecha fijada inicialmente para cumplir con este objetivo. «Somos bastante ambiciosos y ahora llegarán grandes inversiones [con los fondos de la UE] que se amortizarán por ellas mismas.

Roig destacó además la importancia del proyecto del IBE en el colegio público Cervantes «no solo por su valor ambiental y la reducción de CO2, sino también por su vertiente social».

Compartir el artículo

stats