Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

El CES propone «limitar el aumento de la oferta turística» en las islas

Un dictamen del Consejo Económico y Social contiene 157 propuestas encaminadas a que el turismo en Baleares se convierta en «un modelo de competitividad y sostenibilidad» en todo el mundo y a lograr «la cohesión social»

Presentación del dictamen del CES al Consell y a los agentes sociales de Eivissa. | J.A.RIERA

Presentación del dictamen del CES al Consell y a los agentes sociales de Eivissa. | J.A.RIERA

Convertir la actividad turística de las islas «en un modelo de competitividad y sostenibilidad» para todo el mundo. Ese es el objetivo principal del ‘Dictamen número 5 sobre la prospectiva económica, social y medioambiental de las sociedades de las islas Balears en el horizonte 2030’, un largo título para un estudio elaborado por el Consejo Económico y Social (CES) a petición del Govern en el año 2017 y que ayer fue presentado al Consell de Ibiza, a los sindicatos UGT y CCOO, y a los representantes de Pimeef y CAEB.

El conseller ibicenco de Hacienda y Gestión Económica, Salvador Losa, aplaudió el documento presentado, «que indica hacia dónde debemos dirigirnos hasta el año 2030», y dijo que la institución recoge el guante que le corresponde para desarrollar y articular las 157 propuestas que incluye.

El dictamen da por hecho que el turismo «seguirá siendo el sector mayoritario del crecimiento» en estas islas hasta 2030, por lo que aboga por «poner límites al aumento de la oferta, incentivar el incremento de los segmentos que aportan más valor añadido, mejorar los equipamientos de infraestructuras públicas, facilitar la mejora de la oferta complementaria y eliminar las ofertas banalizadas». Para lograrlo serán necesarias «buenas dosis de innovación e investigación», especialmente para las ramas de los servicios avanzados y de alto valor añadido.

«La gran misión de Balears tendría que ser convertirse en un referente como islas sostenibles»

decoration

«La gran misión de Balears -se subraya en el documento- tendría que ser convertirse en un referente como islas sostenibles del Mediterráneo, valorando la sostenibilidad medioambiental, el paisaje, el patrimonio y la cultura como rasgo diferencial». Para ello será preciso que la sociedad, no sólo las administraciones -recalcaron tanto el presidente del CES, Rafel Ballester, como su secretario general, Josep Valero-, alcancen diversos acuerdos, como «introducir medidas para evitar situaciones de saturación en verano en playas, carreteras, espacios singulares y espacios naturales», elaborar un plan específico «para la mejora de la calidad de las aguas marinas», reconvertir las zonas obsoletas y dar prioridad a las políticas de desestacionalización.

Ese consenso social es, según Valero, prioritario, pues el fin último es tener «un proyecto de país». De ahí que incluso se haga referencia a la «defensa y promoción de la lengua y cultura propia como elemento de cohesión social». Los autores proponen, por ejemplo, «fomentar la valoración social del uso de la lengua catalana» y las industrias culturales de Balears «en catalán». Cada entidad debe «pensar» cómo «colaborar e impulsarlo», recalcó.

También apunta a la necesidad de analizar la capacidad de carga y las infraestructuras para asegurar «la sostenibilidad y la competitividad del sector turístico». Por eso insta a fomentar «el uso del agua regenerada mediante la elaboración de un plan de reutilización de los efluentes de depuradora», alcanzar «un alto grado de interconexión y mallado de la red eléctrica para desarrollar un modelo basado en energías renovables», garantizar la capacidad de recogida selectiva de todos los municipios, conseguir que los residuos procedentes de los emisarios de las depuradoras no deterioren el medio litoral y marino, y frenar la contaminación con plásticos del mar.

El dictamen destaca la necesidad concreta de Ibiza de disponer de un plan hidrológico específico «debido a su singularidad».

«El parque de vivienda pública es insignificante y no siempre equitativo»

El dictamen aborda los problemas existentes en Baleares desde todos los ámbitos. Por ejemplo, desde el energético: establece que el porcentaje de producción de energía renovable de aquí a 2030 debería situarse, «como mínimo, alrededor del 35%».

En el ámbito laboral, destaca la importancia de la negociación colectiva en el reparto de la riqueza generada por el turismo: «Los convenios colectivos son y deben seguir siendo el punto de partida para cualquier convenio de empresa. No se pueden firmar acuerdos a la baja de los convenios de sector, ni se pueden tolerar prácticas de dumping social si se pretende conseguir una comunidad con aspiraciones de cohesión social», se advierte en el estudio del CES, que además pide «estudiar la adecuación de la figura del fijo discontinuo a las nuevas necesidades laborales y sociales».

Una carta a los Reyes Magos

En esta especie de carta a los Reyes Magos, que contiene propuestas formuladas no pocas veces pero que nunca se han conseguido implementar, también se insta a «llevar a cabo una política específica para hacer aflorar la economía sumergida», así como a crear una conselleria de investigación, innovación y empresa «con posible rango de vicepresidencia y con ámbitos competenciales claros sobre política científica y tecnológica; políticas de innovación y transferencia de conocimiento, clusterización, emprendimiento, internacionalización y políticas europeas de innovación».

En agricultura y pesca propone potenciar «estrategias de mayor soberanía alimentaria», estudiar un sistema de gestión de bancos de tierras que permita incrementar la gestión y la productividad de las explotaciones agrarias, y fomentar la producción local y el mercado interno.

En vivienda, el dictamen admite la precariedad que hay en las islas y es muy crítico con la actual situación: «Es una necesidad social de primer orden y, a la vez, un mercado económico con una fuerte presión especulativa. Los fondos financieros internacionales buscan invertir hacia el sector de lujo y residencias de compradores extranjeros con fuerte poder adquisitivo. El parque de vivienda pública es insignificante, desigual y no siempre equitativo».



Compartir el artículo

stats