Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

Sanidad propone medidas que harían inviable abrir las discotecas de Ibiza

El Ministerio de Carolina Darias apuesta por restringir, una vez decaiga en mayo el estado de alarma y hasta que se logre en otoño la inmunidad de rebaño, el aforo de eventos multitudinarios a un máximo de 300 clientes en espacios cerrados y a 1.000 al aire libre

Actuación de Moby en Privilege hace tres años. | VICENT MARÍ

Actuación de Moby en Privilege hace tres años. | VICENT MARÍ

La pasada semana, Ocio de Ibiza presentaba al Govern balear un extenso protocolo de medidas sanitarias con el objetivo de poder abrir con garantías de seguridad el próximo verano. Entre las propuestas, que los clientes que deseen acceder a una discoteca presenten a la entrada un pasaporte sanitario que certifique que ya están vacunados o inmunizados tras ser contagiados, o bien que garantice que han dado negativo en una PCR realizada como máximo 72 horas antes. Los representantes de la asociación salieron encantados de aquel encuentro (telemático), a la espera de que la conselleria de Modelo Económico y Turismo les conteste dentro de dos semanas si acepta ese listado o introduce cambios.

Pero tras abrir esa ventana de optimismo recibieron esta semana un jarro de agua fría: el Ministerio de Sanidad quiere restringir, a partir del momento en que decaiga el estado de alarma (próximo 9 de mayo), los eventos multitudinarios hasta que se consiga la inmunidad de rebaño (70% de la población vacunada o inmunizada), es decir, hasta finales del mes de agosto, para lo cual propone (pero no exige) a las comunidades autónomas una serie de medidas muy restrictivas.

La propuesta, presentada por la ministra Carolina Darias en la Comisión de Salud Pública, establece cuatro niveles de actuación cuya dureza depende del nivel de riesgo sanitario. El más leve, para incidencias inferiores a 50 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, establece aforos máximos del 75% en exteriores y del 60% en interiores. Pero como mucho se podría llegar a albergar a 1.000 personas al aire libre y a un máximo de 300 en espacios cerrados. Y ese es el mejor de los escenarios: en riesgo medio (de 50 a 150 casos) el límite en interiores sería de 150 personas. Ayer, la incidencia acumulada en Ibiza era de 41 casos a 14 días.

Si Sanidad impusiera ese aforo, algunas discotecas tendrían más de un empleado por cada cliente

decoration

Esa limitación de aforo es incompatible con la viabilidad de las discotecas, advierte José Luis Benítez, gerente de Ocio de Ibiza. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las grandes discotecas de la isla tienen plantillas de entre 300 y 350 trabajadores directos, según sus cálculos, de manera que en el mejor de los escenarios (contagios inferiores a los 50 a 14 días) habría un empleado por cada cliente.

«Eso y nada es lo mismo»

«Trescientos clientes y nada es lo mismo», advierte Benítez. «En Ibiza -añade-, la discoteca con menos aforo puede albergar a unas 2.500 personas. Para 300 habría que implementar todas las medidas sanitarias, de seguridad, de purificación de aire… Con 300 en el interior no hay ninguna discoteca de las grandes de la isla que pueda tener una mínima posibilidad de abrir».

El volumen mínimo para que las salas de fiestas inicien la temporada es, según calcula Benítez, el 50% real del aforo: «Para una discoteca de 6.000 personas, unas 3.000. A partir de 1.500 clientes puedes hacer un trabajo bueno y controlable, pero ojo, perdiendo dinero. Al menos, que estemos abiertos genera ilusión».

La propuesta de la ministra al menos es orientativa y esta misma semana recalcó que no tratará de imponerla a las comunidades autónomas, cuya primera reacción fue rechazar el cupo máximo de aforo en los casos de incidencias acumuladas más bajas. Las autonomías quieren regular esos aforos, para lo cual presentarán un documento que, inicialmente, será debatido la próxima semana.

Ocio de Ibiza tiene puesta la esperanza en que se revisen al alza las cantidades propuestas por Sanidad: «Nos hemos quedado sin el mes de junio, pensábamos que tal vez podríamos abrir en julio, y ahora, porque así lo dice el Ministerio de Sanidad, parece que la apertura sin condiciones se aplaza hasta finales de agosto. ¿Sólo vamos a poder trabajar esta temporada sin limitaciones en septiembre?», se pregunta el gerente de la asociación. «Desde el minuto uno hemos priorizado la salud y seguiremos así. Si nos obligan a esos aforos, habrá que estudiar si interesa abrir, cómo y cuándo», advierte.

Benítez confía en que la propuesta del Ministerio decaiga antes de la reunión que la asociación mantendrá con el Govern a principios de mayo: «Entonces veremos qué nos dicen desde la conselleria balear de Modelo Económico, Turismo y Trabajo. Estas decisiones no creo que se tomen a capricho, supongo que habrá un análisis científico detrás. Pero nosotros seguimos pensando que nuestro protocolo es bastante bueno, aunque pueda ser mejorable y revisable, por supuesto».

350 empleados de media en las grandes discotecas

Las discotecas más conocidas de la isla tienen, según Benítez, de 300 a 350 empleados directos. Si se aplicara el aforo que propone Sanidad habría más de uno por cada cliente.

7.000 aforo de algunas salas

Entre las grandes discotecas, las que menos aforo tienen rondan las 2.500 personas. Las hay de 7.000.

Compartir el artículo

stats