Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desescalada en Ibiza

Restauración de Ibiza: «Nos sacrifican para que en verano puedan abrir las grandes empresas»

Representantes del sector de la hostelería califican de «desproporcionadas, incongruentes e injustas» las restricciones que se mantienen en Ibiza pese a la buena situación epidemiológica

Una terraza de un bar en la plaza del Parque de la ciudad de Eivissa. | VICENT MARÍ

Una terraza de un bar en la plaza del Parque de la ciudad de Eivissa. | VICENT MARÍ

Los representantes de las patronales de la hostelería de Ibiza califican de «desproporcionadas, incoherentes e injustas» las restricciones que se mantienen en la isla en este nuevo paso en el proceso de desescalada «lento» que se inicia hoy y se prolongará durante al menos las dos próximas semanas.

El Consell de Govern acordó ayer, en una reunión extraordinaria, las medidas anunciadas el jueves sin cambio alguno a pesar de la reclamación unánime de las instituciones de Ibiza (el Consell y los cinco ayuntamientos).

« Mucha gente no abrirá de 20 a 22.30 horas, no incentivará la actividad»

VERÓNICA JUAN - PIMEEF

decoration

El conseller balear de Movilidad y Vivienda, Josep Marí Ribas, se comprometió el jueves con los alcaldes y el presidente del Consell, Vicent Marí, a trasladar sus demandas a la reunión de ayer del Ejecutivo autónomo, aunque ya adelantó que el asunto estaba «muy cerrado» y que, si acaso, se tomaba nota para «un futuro próximo», en referencia a la próxima revisión de las medidas prevista a finales de la primera semana de mayo.

«Las medidas son desproporcionadas con la situación sanitaria que vivimos. Parece que ahora no cuentan los contagios sino las medidas económicas para proteger a las grandes empresas y que puedan abrir en verano. Para ello sacrifican directamente a las pequeñas y medianas empresas», asegura el portavoz de la Asociación de Bares y Restaurantes de Ibiza (ABRE), Juan Olmos.

« Hay un ocio descontroladofuera de la hostelería, deberían usarnos como herramienta de control»

JUAN OLMOS - PORTAVOZ DE ABRE

decoration

«Todo esto me parece un despropósito. Esto no es avanzar... falta una hoja de ruta clara», indica, por su parte, la presidenta de la Asociación de Bares, Restaurantes y Cafeterías de la Pimeef, Verónica Juan, que asegura que «muchos empresarios» no abrirán el nuevo turno de tarde-noche (de 20 a22.30 horas), sobre todo de bares y cafeterías. «Dependerá del perfil de cada local, de la superficie de la terraza, del personal... No es una medida que incentive la actividad económica. ¿Quién queda con alguien a las 20 horas en una cafetería para tomar un café?», se pregunta Juan.

Juan Olmos también opina que «incluso para muchos restaurantes, por lo que cuesta sacar personal [de los ERTE], este horario es irrealizable». El representante de ABRE también apunta que concentrar por la tarde-noche la actividad en sólo dos horas y media (de lunes a jueves) provoca «una mayor concentración de gente, cuando es precisamente lo que se debería tratar de evitar».

«El Govern está dando palos de ciego»

JOSÉ ANTONIO ROSELLÓ - CAEB

decoration

El vicepresidente ibicenco de la CAEB, José Antonio Roselló, sostiene que el Govern está dando «palos de ciego» y que una muestra de ello es que a partir de ahora se pueda utilizar el cien por cien del aforo de las terrazas. «Es una prebenda que no lo es en realidad porque si se ha de mantener la distancia de seguridad, en verdad el porcentaje de ocupación debe bajar», resalta, al tiempo que indica que las medidas son «incongruentes e injustas para el sector». Hace tiempo que dejamos de creer en los supuestos expertos sanitarios», agrega Roselló.

La representante de la Pimeef también resalta que la ocupación del 100% de las terrazas es «una incoherencia» con la obligación de mantener la distancia de seguridad. Verónica Juan critica que se impida los fines de semana, a partir del viernes, la misma actividad que el resto de días de la semana. «Si una medida es segura el lunes, también lo es el sábado. De lo contrario, habría que cambiar también la del lunes», apunta.

También coinciden en que se debería abrir ya parte del interior de los locales. «Han de dejar de tratarnos como a los causantes de los contagios y usarnos como herramientas de control, con las medidas que consideren [cuatro personas por mesa, los medidores de CO2 que nos obligaron a comprar...]. Fuera de la hostelería hay un ocio descontrolado que provoca contagios», destaca Olmos.

La Petita i Mitjana Empresa de Formentera (PIMEF) coincide con el Govern en que la desescalada debe ser «lenta», pero se queja de que las cafeterías y restaurantes tengan la obligación de cerrar dos horas durante los fines de semana porque supone «un esfuerzo organizativo para las empresas, que ya están bastante agotadas con los continuos cambios de criterio». También advierte de las pérdidas económicas que supondrá «la confusión» que causará entre los clientes los distintos horarios en función del día.

También critica que el Govern filtrase las nuevas medidas antes de sentarse a «escuchar al sector». Lo mismo denuncian los representantes de la hostelería de Ibiza. De hecho, este fue el principal motivo por el que Verónica Juan, de la Pimeef, se levantó de la reunión convocada por la directora general de Turismo del Govern esta semana. «Si me citan para hablar, y veo que las decisiones ya están tomadas, ¿para qué me citan?», justifica Juan.

El portavoz de ABRE, Juan olmos, también considera «injusto» que los locales de Formentera y Menorca puedan abrir sus interiores y, en cambio, sea «tan peligroso» hacerlo en los de Ibiza y Mallorca. «Los de Menorca llevan más de dos meses abiertos y no ha habido un incremento de contagios», destaca Olmos.

Consecuencias económicas

Verónica Juan y Juan Olmos lamentan, además, que el Govern impida a la hostelería ejercer su actividad, pero que no les compense económicamente por ello mediante «indemnizaciones». «No entro a valorar si los criterios que aplican están bien o mal. Un gobierno elegido democráticamente tiene la potestad para tomar las decisiones que considere conveniente en aras del bien común, pero también debe asumir la consecuencias. Las consecuencias económicas las están asumiendo los empresarios», afirma Juan.

El sector de Formentera se queja de cerrar dos horas durante el fin de semana

Los empresarios de Ibiza reivindican el derecho a abrir los interiores como en Formentera y Menorca

La Petita i Mitjana Empresa de Formentera (PIMEF) coincide con el Govern en que la desescalada debe ser «lenta», pero se queja de que las cafeterías y restaurantes tengan la obligación de cerrar dos horas durante los fines de semana porque supone «un esfuerzo organizativo para las empresas, que ya están bastante agotadas con los continuos cambios de criterio». También advierte de las pérdidas económicas que supondrá «la confusión» que causará entre los clientes los distintos horarios en función del día.

También critica que el Govern filtrase las nuevas medidas antes de sentarse a «escuchar al sector». Lo mismo denuncian los representantes de la hostelería de Eivissa. De hecho, este fue el principal motivo por el que Verónica Juan, de la Pimeef, se levantó de la reunión convocada por la directora general de Turismo del Govern esta semana. «Si me citan para hablar, y veo que las decisiones ya están tomadas, ¿para qué me citan?», justifica Juan.

El sector lamenta que el Govern decidiera las medidas sin escuchar e insiste en que tiene que compensar sus pérdidas

decoration

El portavoz de ABRE, Juan olmos, también considera «injusto» que los locales de Formentera y Menorca puedan abrir sus interiores y, en cambio, sea «tan peligroso» hacerlo en los de Eivissa y Mallorca. «Los de Menorca llevan más de dos meses abiertos y no ha habido un incremento de contagios», destaca Olmos. 

Consecuencias económicas

Verónica Juan y Juan Olmos lamentan, además, que el Govern impida a la hostelería ejercer su actividad, pero que no les compense económicamente por ello mediante «indemnizaciones». «No entro a valorar si los criterios que aplican están bien o mal. Un gobierno elegido democráticamente tiene la potestad para tomar las decisiones que considere conveniente en aras del bien común, pero también debe asumir la consecuencias. Las consecuencias económicas las están asumiendo los empresarios», afirma Juan.

Compartir el artículo

stats