Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restricciones

Restriccions en Ibiza | Javier Arranz: «Abrir a la desesperada nos llevaría a una mala situación»

El experto reconoce que los indicadores tras la Semana Santa están «mejor» de lo que esperaba la conselleria pero insiste en que la desescalada debe hacerse de forma más lenta que las anteriores

Terraza de la plaza del Parque hace unas semanas. | TONI ESCOBAR

Terraza de la plaza del Parque hace unas semanas. | TONI ESCOBAR

«Abrir a la desesperada nos llevaría a una mala situación», afirmó ayer, contundente, Javier Arranz, portavoz del Comité de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Balears, que insistió en la importancia de que la desescalada se haga «poco a poco» para mantener la incidencia del coronavirus lo más baja posible una vez que finalice el estado de alarma.

«Vendrá el verano y con el verano lo que todos esperamos: aumentará la economía, vendrán turistas y eso son situaciones de riesgo, no lo podemos olvidar, así que tenemos que ser prudentes y cautos», continuó el experto, que indicó que para que se relajen las restricciones en la isla, donde el Govern no ha accedido a la petición unánime del Consell de Ibiza y todos los ayuntamientos de permitir las terrazas en horario ininterrumpido, lo que se debe hacer es mantener la situación epidemiológica actual.

En estos momentos Ibiza es, después de Formentera, la isla con mejores indicadores, ya que en los últimos tres días los contagios en Menorca han aumentado de forma considerable.

Incidencia en los municipios de las Pitiüses

Incidencia en los municipios de las Pitiüses

Además, todos los municipios están por debajo de 50 casos por cien mil habitantes a dos semanas, condición a la que se refirió la directora general de Salud Pública, Antònia Font, como indispensable para aligerar las restricciones. Ibiza cuenta en estos momentos con 41,2 casos por cien mil habitantes a dos semanas, 22 menos de los que se registran en Balears. Además, la incidencia a siete días es menos de la mitad, 18,9 casos, lo que indica que los contagios siguen reduciéndose. En todos los municipios de la isla, así como en Formentera, se redujeron o mantuvieron las tasas a catorce días, lo mismo que las registradas a siete días, que cayeron en todos menos en Santa Eulària, donde pasó de 18,4 casos por cien mil habitantes a 23,7.

«Entiendo la necesidad que todos tenemos para ampliar estas medidas tan difíciles de tomar», indicó Font, que calificó de «lícitas» las peticiones de más apertura. «Todo el mundo nos está mirando», continuó Font, que insistió en la idea de que la relajación de medidas depende no sólo de los indicadores epidemiológicos sino también de la cantidad de población vacunada. Además, reconoció que las anteriores desescaladas fueron «más rápidas», pero que tras ellas también se incrementaron los casos, lo que justifica que en esta ocasión la intención sea relajar las restricciones «de forma mucho más lenta».

«Salimos de la Semana Santa con mejores cifras de las que podíamos imaginar. Y no es casualidad», apuntó Arranz, que achacó esta situación tanto al comportamiento de la sociedad como a las duras medidas de prevención de los contagios. «Y a la vigilancia exhaustiva y los controles», añadió Font, que evitó responder de forma clara a si, como han solicitado las instituciones ibicencas, se revisarán las restricciones dentro de una semana y no de dos. No dijo que ni que sí ni que no, pero reiteró que los efectos de un cambio en las medidas se constatan entre diez y catorce días después de que se hayan puesto en marcha.

La directora de Salud Pública recordó que si algo ha mostrado la pandemia son los efectos de la globalización y que igual que las personas entran y salen de las islas también lo hace el virus. De hecho, los expertos reconocieron que, en la situación en la que se encuentran ahora las islas en general y las Pitiusas en particular, en el momento en que se abran los visitantes procederán de lugares con incidencias más elevadas que las que se registran aquí.

«Ibiza lo que tiene que hacer es mantenerse como está», concluyó la responsable de la conselleria.

Compartir el artículo

stats