Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell de Alcaldes acuerda buscar suelo para ampliar los polígonos industriales de la isla

Se elaborará un mapa con las zonas industriales que puedan crecer

El Consell de Alcaldes de
ayer en Sant Josep, con
el conseller Marí Ribas. V.M.

El Consell de Alcaldes de ayer en Sant Josep, con el conseller Marí Ribas. V.M.

El Consell de Alcaldes acordó ayer la elaboración de un mapa de polígonos industriales de la isla que se puedan ampliar. El presidente del Consell, Vicent Marí, explicó que se trata de una cuestión que «preocupa» y que responde a «una reclamación histórica». Marí destacó que el suelo industrial es «insuficiente y muy caro, lo cual resta competitividad a las empresas de la isla».

Los alcaldes se comprometieron a estudiar la posible ampliación de los polígonos industriales de sus municipios y a iniciar, con la ayuda del Consell, modificaciones puntuales de sus planeamientos urbanísticos al objeto de regular estos crecimientos. En este sentido, el presidente indicó que este crecimiento «no implica el aumento de población» y, además, servirá para «reducir la presión sobre el suelo rústico».

Vicent Marí recordó que la Petita i Mitjana Empresa d’Ibiza i Formentera (Pimeef) ha solicitado a todos los ayuntamientos que se amplíe el suelo industrial. De hecho, la patronal presentó recientemente un estudio que apunta que el crecimiento de la población y de la actividad económica que ha experimentado la isla en la última década no ha ido «acompañado de una ordenación de estos usos sobre el territorio tal y como establece el planeamiento urbanístico, o de las infraestructuras necesarias».

El Consell firmará un convenio con los ayuntamientos para dar 220.000 euros a las agrupaciones locales de Protección Civil para la mejora de sus medios

decoration

«Ibiza sigue teniendo el mismo suelo industrial con las mismas carencias, agravado por el hecho de que con el paso del tiempo están más obsoletos», señala el estudio de la Pimeef. Esto ha provocado la «dispersión de empresas», diseminadas sobre todo el territorio de la isla, incluso en suelo no calificado para el uso industrial, con carencias en las infraestructuras «más básicas y necesarias».

En este estudio se identifican 34 zonas industriales diseminadas por los municipios de la isla, 13 en Santa Eulària, ocho en Sant Antoni, otras ocho en Sant Josep y cinco más en el reducido territorio de la ciudad de Ibiza, además de la proyectada en Sant Joan. Muchas de ellas con un crecimiento fuera de ordenación y que por lo tanto complica la posibilidad de atender a la eficiencia energética, sanitaria o de prevención de riesgos laborales que se exige a las empresas.

Por otra parte, el Consell de Alcaldes acordó la firma de un convenio con los ayuntameintos para aportar 220.000 euros a las agrupaciones de Protección Civil de cada municipio para la compra de material y equipamiento necesario para el desarrollo de su actividad. En concreto, Vila percibirá un total de 70.000 euros, Santa Eulària, Sant Josep y Sant Antoni, 40.000 euros y Sant Joan, 30.000 euros. El presidente destacó «la gran labor» que realiza de «forma altruista» Protección Civil. «Es de justicia que se haga un esfuerzo para que puedan mejorar sus medios», subrayó.

Asimismo, se acordó el convenio a través del cual el Consell aportará 4,4 millones de euros distribuidos entre los cinco ayuntamientos para evitar el aumento de la tasa de residuos que pagan los ciudadanos por el coste de amortización de la nueva planta de triaje. Tal y como ya se había anunciado, se prevé que el recibo de la basura baje entre un 20 y un 30%, según dijo el presidente.

Aplazado otro año por la pandemia que los ayuntamientos asuman el coste de los bomberos

A causa de la pandemia, el Consell ha decidido eximir de nuevo a los ayuntamientos del pago del servicio insular de bomberos. Por ello, según explicó el presidente del Consell, Vicent Marí, el llamado plan 5 de ayuda para inversiones municipales (el antiguo Plan Insular de Obras y Servicios) prevé este año una dotación «lineal» por parte de la institución insular de 500.000 euros para cada municipio. Cada ayuntamiento pondrá también la misma cuantía, por lo que en cada uno se destinará un millón de euros a la ejecución de proyectos destinados a la mejora de la eficiencia energética o bien de reforma urbana, distribución de servicios, supresión de barreras arquitectónicas y red viaria municipal.

El plan 5 preveía que los ayuntamientos asumieran por primera vez el coste del servicio de bomberos, cuantía que el Consell devolvería a través de una partida destinada a la inversión en proyectos. Por ello, el reparto de los fondos del plan 5, que en su día generó polémica por las diferencias de Vila con el Consell, se hacía aplicando un criterio de población y territorio. Por la crisis sanitaria, el Consell y los ayuntamientos ya decidieron el año pasado posponer esta fórmula y ahora han decidido prorrogarlo hasta 2022.

Compartir el artículo

stats