Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares espera que Reino Unido la incluya en su ‘lista verde’ de destinos seguros este verano

Londres planea diferenciar a las islas de España en su clasificación de zonas de riesgo para viajar - «Esperamos que los archipiélagos tengan un trato singular», afirma el Gobierno

Turistas británicos en el aeropuerto de Ibiza el verano de 2020. D.I.

Turistas británicos en el aeropuerto de Ibiza el verano de 2020. D.I.

El Gobierno trabaja para que Reino Unido incluya a Baleares en su ‘lista verde’ de destinos seguros a partir del 17 de mayo, cuando volverá a permitir a sus residentes viajar al extranjero. Londres prepara un semáforo en el que clasificará a los países por colores según su riesgo epidemiológico: verde, ámbar y rojo. El objetivo es que el segundo mercado emisor de turistas de Baleares considere la baja incidencia del archipiélago al margen de los contagios del resto de España, que estos días incuba una cuarta ola

«Nuestro interés es que las islas estén en la categoría verde porque eso facilitará la movilidad. Estamos hablando con Reino Unido para que evalúen a Baleares y a Canarias de manera singular por ser capaces de controlar la pandemia dentro de su territorio más fácilmente, y lo están valorando. Esperamos que finalmente lo decidan en esos términos para que los dos archipiélagos tengan un trato singular en ese semáforo», explicó ayer en conversación con este periódico Manuel Muñiz, secretario de Estado para la España Global.

Sin cuarentenas

Reino Unido planea actualizar su semáforo cada semana y, aunque está pendiente de definir, ser un destino ‘verde’ implicará menos restricciones al regreso del viaje y, por tanto, más alicientes para desplazarse. «El color verde implicará que las condiciones de retorno sean menos gravosas. Por ejemplo, no tener que hacer cuarentenas. Las restricciones a la movilidad han sido grandes cuellos de botella para viajar porque dificultaba el retorno al país», manifestó Muñiz. 

Todo apunta a que el semáforo incluirá un cribado por islas. Así lo afirmó ayer el secretario de Estado para el Transporte de Reino Unido, Grant Shapps, en declaraciones recogidas por el rotativo británico The Independent. «Ese será nuestro enfoque», subrayó Shapps. De confirmarse, supondría un espaldarazo para la temporada estival, siempre y cuando Balears sea capaz de mantener los contagios bajo control. 

Este es también el modelo que rige en la Unión Europea y que evalúa a los dos archipiélagos al margen del resto del país. 

Según informó el periódico británico, las llegadas a Reino Unido de pasajeros procedentes de territorios ‘verdes’ o de riesgo bajo no tendrán que hacer cuarentena, pero sí deberán hacerse una PCR durante las primeras 48 horas de su llegada al país a un coste de 60 libras. Llegar desde una zona ‘roja’ implica «pagar once noches de cuarentena en un hotel con un coste de 1.750 libras más dos pruebas PCR», describe The Independent. 

"Ese será el enfoque", dijo ayer el secretario de Estado de Transportes de Reino Unido sobre la separación por islas

decoration

El semáforo incluye asimismo una categoría intermedia entre el verde y el ámbar para definir países o regiones con riesgo de empeorar su situación epidemiológica con el objetivo de informar con antelación a sus ciudadanos por si quieren cancelar sus reservas.

El secretario de Estado para la España Global, dependiente del Ministerio de Exteriores, se desplazó a Mallorca para tratar con el Govern opciones de movilidad ante un verano clave para que Balears inicie la recuperación económica. Muñiz mantuvo un encuentro con el conseller de Trabajo y Turismo, Iago Negueruela, y representantes del sector turístico y empresarial. Más tarde fue recibido en audiencia por la presidenta del Govern, Francina Armengol.

El certificado digital

El semáforo británico debería servir para revitalizar el flujo de pasajeros hacia Balears este verano, y también el certificado verde digital. Muñiz recordó que el Gobierno español «apuesta» por un documento que incluirá información de vacunación del ciudadano, si ha superado la enfermedad y por tanto es inmune, o cuándo fue la última vez que se realizó un test de diagnóstico. 

«Si el semáforo ayuda a resolver los regresos, el certificado verde digital ayudará a resolver el problema de las condiciones en la llegada», destacó Muñiz sobre una iniciativa que verá la luz en junio. «En Balears se ha hecho un esfuerzo muy significativo de contención de la pandemia que la posiciona de forma positiva. Va a ser un verano muy importante y estamos volcados en que sea lo más o ordinario posible en términos de movilidad», indicó.

Compartir el artículo

stats