Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza entró en 2020 en prealerta de sequía por tercer año consecutivo

La Alianza por el Agua destaca que el descenso de la presión humana y el mayor consumo de agua desalada no han evitado la entrada en prealerta

La sequía ha afectado a algunos cultivos en Ibiza en los últimos años. | J. A. RIERA

La sequía ha afectado a algunos cultivos en Ibiza en los últimos años. | J. A. RIERA

La isla de Ibiza entró en prealerta de sequía tras el verano de 2020, por tercer año consecutivo, según informó ayer el Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation en un comunicado. Los datos, recogidos por la Alianza por el Agua de Ibiza y Formentera y recopilados en el ‘Informe de Sostenibilidad de Ibiza 2020’, indican que el descenso en la presión humana y el mayor consumo de agua desalada «no han evitado» la entrada en prealerta de la isla por sequía hidrológica, explicó la técnica de la Alianza por el Agua, Inés Roig.

La prealerta de sequía hidrológica, definida como la disminución de la disponibilidad de agua potable superficial y subterránea, comenzó en octubre del año pasado y se mantuvo el resto del año.

En Vila no se daban pluviometrías tan bajas desde el año 2014 y Santa Eulària se mantiene por debajo de la media

decoration

En la última década se han dado tres periodos breves de prealerta por sequía, coincidiendo con el final de la temporada estival, caracterizados por una mayor explotación de los recursos subterráneos y menor pluviometría.

El Observatorio detalla que la mitad de los años estudiados se han caracterizado por una sequía meteorológica «más o menos intensa» en la isla y que 2020 se caracterizó por ser un año de sequía moderada.

En concreto, la estación de Ibiza dos años consecutivos secos meteorológicamente, como son 2019, con sequía leve, y 2020 con sequía moderada.

En el caso concreto de Vila, no se daban pluviometrías «tan bajas» desde 2014, mientras que en Santa Eulària 2019 y 2020 registraron pluviometrías similares. En la estación de Can Palerm en Santa Eulalia, se detectaron 26 años con valores superiores al de sequía y 2020 fue un año seco, caracterizado por una sequía leve. También esta estación registró los dos últimos años consecutivos pluviometrías por debajo de la media.

Ibiza sólo ha contabilizado cuatro años con un índice hidrológico dentro de la «normalidad» en la última década, lo que implica la necesidad de «seguir haciendo esfuerzos generales» para combatir el cambio climático y «específicos» para el ahorro del agua, destacó la coordinadora técnica del Observatorio de Sostenibilidad, Inma Saranova.

La cifra 

4 años

Solo cuatro años de normalidad en una década

Desde el Observatorio de Sostenibilidad ven necesario «seguir haciendo esfuerzos» para combatir el cambio climático y para el ahorro de agua.

Compartir el artículo

stats