Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista Vicent Roig, Conseller de medio ambiente del Consell de Ibiza

Vicent Roig: «Para erradicar las serpientes hay que restringir la entrada de olivos»

La medida para frenar la llegada de culebras depende del Ministerio de Transición Ecológica y el Consell tiene previsto solicitarla. «Los próximos dos meses serán cruciales para acorralarlas»

El conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig, durante la entrevista.

El conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig, durante la entrevista. TONI ESCOBAR

Casi veinte años después de que comenzara la propagación de serpientes invasoras en Ibiza y cuando la lagartija endémica de la isla se halla ya a las puertas de la extinción, el Consell Insular ha llegado al fin a la conclusión de que debería restringirse la entrada de olivos, única causa de llegada de los ofidios. Sin embargo, como explica en esta entrevista el conseller insular de Medio Ambiente, Vicent Roig, se trata de una petición que aún se ha de formular a la Administración competente. El Consell cree, en todo caso, que la distribución masiva de trampas por parte de los particulares puede frenar de forma decisiva la propagación de las culebras que están exterminando a la lagartija endémica de Ibiza.

El Consell considera fundamental la movilización de los ciudadanos para frenar la desaparición de la lagartija autóctona. | T. ESCOBAR

¿Qué valoración hace el Consell de la situación de la lagartija endémica de Ibiza y su crítica situación a causa de la proliferación de serpientes?

Lo importante es que, si hasta ahora se había actuado un poco a solas por parte de algunos ayuntamientos y del Consell en la fabricación de las trampas y a través de convenios con la Federación de Caza, este año será un punto de inflexión, con la entrada en funcionamiento de las campañas que ponen en marcha el Cofib (Centro de Recuperación de la Fauna, del Govern) y de las cuatro plataformas sociales (Amics de la Terra, Institut d’Estudis Eivissencs, Prou y GEN-Gob). La actuación de este año representará un antes y un después. Son campañas que supondrán un fuerte impacto sobre la isla, porque se quieren colocar entre 2.000 y 2.500 trampas. El proceso tal vez esté siendo más lento de lo que pensábamos, porque la coordinación de voluntarios no es fácil, pero es cierto de que las cuatro plataformas están haciendo un gran trabajo en este sentido. El Consell está y estará también en este tema, pues como institución insular hemos de ayudar en la coordinación y en todo lo que podamos, porque es un problema que nos preocupa desde hace tiempo. Hemos hecho varias peticiones al Govern, hemos aprobado mociones, iniciativas a nivel parlamentario... Fue importante también la aprobación de esta partida del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS) para colocar 1.000 trampas este año, con siete personas y dos vehículos. Esta misma semana convocaremos una reunión de coordinación y para ver cómo damos una visualización ante la población a esta campaña.

« Se necesita la colaboración global para plantar 2.000 trampas más en dos meses; si no, será complicado»

decoration

¿Qué le parece la situación a la que se ha llegado, con un 50% menos de lagartijas en estos momentos?

La situación que hay hoy en Ibiza está un poco desbocada. Es cierto que las actuaciones realizadas no han sido lo contundentes que deberían haber sido. Al fin entra en acción el Govern balear con una acción bastante importante, con dos años de retraso, pero aquí está. Se ha pedido a la Autoridad Portuaria que haga un espacio de cuarentena y que no se transporten olivos en épocas en las que podrían traer huevos de serpientes. Esto es una petición que haremos desde el Consell. Porque podemos poner todos los medios que queramos para combatirlas, pero si siguen entrando en la isla, tenemos un problema. Y, sobre todo, que se estudien las formas de captar estos ejemplares antes de que salgan de la zona portuaria, tanto si han hecho cuarentena como si no. Es cierto que llegamos tarde, pero hay que presionar para lograrlo. Ahora que está en marcha la tramitación del plan de la zona portuaria, es buen momento para presionar en este sentido, y por eso el informe medioambiental que hizo el Consell incluía esta observación.

¿Por qué se llega tan tarde si esta situación se conoce desde el primer momento, hace casi veinte años?

Bueno, yo puedo hablar de lo que hemos hecho desde que hemos llegado al gobierno insular. Y desde entonces no hemos estado parados, hemos presionado para que se pusiera en marcha el convenio del Cofib, ente que ahora tiene un espacio en sa Coma para poner las trampas. Hemos coordinado las reuniones con las cuatro plataformas para desplegar los voluntarios. Se han hecho gestiones con el Estado, mociones.... Dentro de nuestras posibilidades hemos hecho todo lo que hemos podido. Y ahora, con el apoyo de estas plataformas, seguiremos por ahí. ¿No se ha hecho antes? Es cierto. Ha habido cierta dejadez por parte de los equipos gobernantes, pero ahora hemos de insistir en estas líneas.

¿No se contempla la posibilidad de prohibir completamente la llegada de olivos?

Sería un paso importantísimo transportar los olivos solo cuando las serpientes no se reproducen. ¿Decidir que no se puedan transportar nunca? Bueno, es un tema que se ha de poner sobre la mesa y se debe valorar...

Y, llegado el caso, ¿de quién depende esa decisión?

Del Ministerio de Transición Ecológica. Cuando hay un ámbito supraautonómica (es un transporte desde la Península a Balears) depende del Ministerio y también del Govern.

« El Consell aporta su grano de arena coordinando a los diferentes actores»

decoration

¿Existe algún tipo de coordinación o comunicación entre el Consell y el Govern balear para la lucha contra las serpientes?

Este es el problema. El problema es que el Govern delega el control en el Cofib, que ha hecho lo que ha podido, pero no lo que debería haber hecho. Ahora tiene aquí una sede, un personal y la fuerza para actuar. El contacto es continuo con ellos, sí hay coordinación. Y desde el Consell intentamos poner nuestro grano de arena para coordinar administraciones y otros actores. Lo que ha de haber es un punto de encuentro.

Una de las propuestas que hace el estudio de la ambientóloga (y extécnica del Consell) Elba Montes es criar lagartijas en cautividad por si llegan a desaparecer. ¿Se prevé llevar a cabo esta actuación?

Está sobre la mesa. Y es uno de los temas que nos gustaría tratar el jueves en la reunión de coordinación que tendremos.

¿Cree que hay posibilidades de evitar la desaparición de la lagartija endémica de Ibiza?

Hay posibilidades de llevar a cabo una actuación muy intensa para frenar su desaparición. Erradicar las culebras a estas alturas todo el mundo coincide en que será complicado, pero tampoco se descarta. El objetivo ha de ser erradicarla. Al menos hay la mentalización general en la población de que se han de erradicar. Lo que se pueda hacer en estos dos meses entrantes será importantísimo, porque puede tener un impacto muy fuerte. Hemos de acorralar a las serpientes y ver si así la podemos erradicar.

Las iniciativas que ha comentado han surgido o bien de entidades privadas o de otras administraciones ¿No piensa el Consell diseñar una estrategia propia o alguna iniciativa surgida directamente de la institución?

Es que lo único que ha habido hasta ahora ha sido por iniciativa del Consell... Todo lo que se ha hecho hasta ahora en cuanto a trampas y coordinación con diferentes actores fue, primero en 2014, iniciativa inicial del Consell, y luego los ayuntamientos (sobre todo Sant Antoni y Santa Eulària) han actuado junto con las cooperativas para hacer las trampas, pero siempre han sido iniciativas desde el Consell, no desde otros ámbitos.

« Erradicar las culebras a estas alturas es complicado, pero no se descarta»

decoration

¿Cuántas trampas están en condiciones de ser repartidas?

Ahora mismo, instaladas hay unas mil. La gente ha de saber que las trampas que coloque necesitan un mantenimiento. Hay que alimentar y dar agua al ratón e irla renovando. Y quien tenga trampas en casa y no las use, que las entregue a las plataformas, para optimizar recursos.

Es decir, si los particulares se movilizan, puede cambiar el rumbo de la situación...

Totalmente. Además, si no hay esa colaboración global para plantar sobre el territorio alrededor de 2.000 trampas más, será complicado. Y esto se ha de hacer ahora, antes de que las serpientes nazcan, cosa que sucede cuando llega el calor.

POSIBLE SUBIDA DEL RECIBO DE LA BASURA EN 2022


Con las nuevas instalaciones estrenadas en Ca na Putxa ¿Ibiza podrá ya cumplir con los objetivos de reciclaje que marcan las leyes autonómicas y europeas?

No del todo aún. Lo que nos permitirá conseguir, si la gente se conciencia, es poder alcanzar hasta un 65% o 70% de triaje de residuos en dos años , entre lo que seleccionen las máquinas y el ciudadano. Ese porcentaje es ahora del 17%. Y cuanto más material previamente separado llegue a las plantas, más barato saldrá el proceso...


¿Estamos ahora en un 17% de separación de residuos y en dos años ha de pasar al 70%? ¿Será eso posible?

Puede suceder perfectamente. Tengamos en cuenta que el residuo orgánico [el que ahora se empieza a reciclar en la isla] es el más potente de todos... Será un salto cualitativo, pero se puede hacer. La cuestión es que todos los agentes implicados actuemos correctamente. 2022 será el primer año en que ya tengamos datos de un año completo y en 2023 se han de ver ya resultados muy importantes. Si ese año no vemos esos resultados importantes, yo creo que podremos decir que, a nivel de sociedad y de administración, podremos decir que hemos fracasado. Ahora que las administraciones, al fin, ponemos los medios y las normativas para estar al día, es importante que los ciudadanos respondan. Y lo que se ha visto desde que empezó la pandemia, es que, a pesar de que los grandes productores han cerrado, el porcentaje de reciclado también ha bajado. Es decir, los que hacemos mal las cosas somos los ciudadanos. Con la hostelería abierta el porcentaje de reciclado es del 17% y con la hostelería cerrada baja al 13%. ¿Cómo se explica esto? Muy fácil: los ciudadanos de a pie no estamos reciclando. Y si no hacemos las cosas bien, tendremos un problema, porque vendrán las multas y los embargos de la Unión Europea, y se encarecerá el proceso de gestión de residuos. Aparte de que seremos una sociedad no sostenible.


El Consell ya dijo que este año no repercutirá el coste que han tenido estas instalaciones en el recibo que pagan los ciudadanos. Pero ¿qué sucederá el año que viene?

Hemos de ver si se nos dejarán usar los remanentes o no, hemos de ver qué ingresos tendremos (los ingresos impositivos de 2020 serán bastante bajos). Hay que tener en cuenta que, tal vez, en 2022 no podamos dar esta ayuda [que evita subir el recibo a los particulares], aunque esperemos que sí podamos. Tenemos la esperanza de que el Govern balear nos pague el dinero que nos debe del compromiso del Plan de Residuos de 2001. Si no, lo tenemos complicado... Se les han reclamado 20 millones de euros. De momento, no han dado plazos concretos.

Compartir el artículo

stats