Entre los más de mil suscriptores que atesora Diariodeibiza.es desde que el 2 de febrero estrenó el sistema freemium, hay lectores incondicionales de todas las edades como la joven Lucía Vargas, de 19 años, que estudia Cine en Madrid, o Marius Cucurny, un ingeniero industrial retirado que supera la setentena y que vive «con un pie en Ibiza y otro en California (Estados Unidos)». 

Pocos días después de que se implantara el sistema freemium en Diariodeibiza.es, Francisco Paz Verdugo decidió convertirse en suscriptor. Como él mismo explica, le gusta estar al día de la actualidad pitiusa y le interesaba tener acceso a todo el contenido de la web, sin limitaciones y evitando la publicidad. Residente en las isla desde 2002, este barcelonés de 52 años que trabaja como encargado de obra tiene por costumbre consultar la web de Es Diari en cuanto se levanta, a las seis de la mañana. Desayuna con el móvil o la tableta delante para leer las noticias.

Francisco Paz, suscriptor de Diario de Ibiza. Diario de Ibiza

A lo largo del día accede al contenido digital de Diario de Ibiza en varias ocasiones. Desde que la pandemia estalló, lo que más le interesa es la información referente a la incidencia del coronavirus y a las restricciones impuestas para contener los contagios. El nuevo diseño de Diariodeibiza.es le gusta y asegura que le resulta fácil navegar por la web. «Todas las noticias están a un clic y eso está muy bien», resalta. Aunque de lunes a viernes se decanta por la versión digital, los fines de semana, cuando tiene más tiempo, le gusta «ir a la librería para comprar la prensa en papel». «Creo que me puede la nostalgia de tener las hojas del diario a mano», comenta.

Una joven suscriptora lee en el móvil una noticia. D.I.

Fernando López Muñiz se suscribió al contenido digital de Diario de Ibiza a comienzos del pasado mes de febrero, como Francisco Paz. «En cuanto vi que la mayoría de las noticias estaban capadas decidí suscribirme. Soy un ávido lector y me gusta enterarme de todo lo que pasa. Además, no veo mal que Es Diari haya dado el salto al periodismo de pago, entiendo que hay que buscar formas de financiarse», explica este profesor de autoescuela de 44 años nacido en Madrid y criado desde la infancia en Ibiza. Lector fiel de la prensa local, López la consulta por internet por la mañana y por la noche. Le interesa, sobre todo, la información referente a las Pitiusas, aunque, asegura, se lee «prácticamente el diario al completo» . Reconoce que, al principio, le costó acostumbrarse al nuevo formato de la edición digital de Es Diari, pero ya le ha cogido el gusto. Para navegar por la web, Fernando López opta por el móvil «por la tremenda facilidad con la que se maneja». Para él, «el papel es un sistema que ha quedado ya un poco obsoleto».

Fernando López Muñiz consulta Diariodeibiza.es. | LIDIA GUASCH

Hasta que llegó la crisis del coronavirus, a Azahara Gala Aguilar le gustaba leer el Diario de Ibiza en su edición impresa en la cafetería donde desayunaba. Cuando se decretó el estado de alarma en marzo de 2020 y comenzó el confinamiento optó por el formato digital. Está suscrita al contenido web desde hace unas semanas porque, afirma, le interesaba estar al día de todo lo que ocurre con el coronavirus. «Trabajo en el aeropuerto y dependemos del turismo», explica esta administrativa ibicenca de 31 años. Es seguidora de Diario de Ibiza en Instagram y través de esta red social descubre cada día las noticias más destacadas para luego consultar en más profundidad Diariodeibiza.es a través del móvil o la tableta. Echa un vistazo a la prensa digital por la mañana y por la noche. «Me resulta bastante fácil navegar por la web con el nuevo diseño», asegura Azahara Gala.

Enrique de Miguel, suscriptor de Diario de Ibiza. Diario de Ibiza

«El nuevo formato está muy bien. Es muy cómodo de leer», comenta Enrique de Miguel Dicenta

«El nuevo formato está muy bien. Es muy cómodo de leer», comenta Enrique de Miguel Dicenta, que también forma parte del grupo de más de un millar de personas que están suscritos al contenido web de Diario de Ibiza. Acostumbrado a leer todos los días la prensa «por deformación profesional, porque tenía que enviar a diario a la Dirección general de Aeropuertos, en Madrid, un informe de los acontecimientos más destacados de Ibiza», ahora que está ya jubilado continúa con este saludable hábito. Tiene 73 años y las nuevas tecnologías no le dan ningún miedo, al contrario. Lee la web de Es Diari en su ordenador desde casa y, a veces, también en el móvil, por la mañana y por la noche. «Yo el papel no lo quiero para nada. Soy muy ecológico. Además la prensa electrónica permite mucha más cosas», afirma. Como a la gran mayoría, a este murciano de alma ibicenca le gusta estar informado de todo lo que concierne al coronavirus, aunque se lee buena parte de las noticias, sobre todo, las que aparecen en portada.

Marius Cucurny, el pasado jueves, en su casa de Huntington Beach, en California. | D.I.

Ana Parra Rosselló se suscribió hace un par de semanas a la edición digital de Diario de Ibiza. «Tenía ganas de acceder a todo el contenido publicado», comenta sobre los motivos que le llevaron a convertirse en lectora Premium. «Me gusta el hecho de que con un solo vistazo te puedes hacer una idea rápida de las noticias más destacadas, aunque quizás prefiero la versión anterior de diariodeibiza.es. Creo que era más clara y estructurada, ahora hay muchos contenidos juntos», comenta esta palmesana afincada en Ibiza respecto al nuevo formato de la web de Es Diari. Consulta la actualidad a través de su ordenador, al menos, un par de veces al día. Le interesa sobre todo la información local, aunque también consulta las secciones de Nacional, Internacional Cultura y Ocio.

A Azahara Gala le gusta estar al día, especialmente, de toda la información referente al coronavirus

No todos los suscriptores que ha ganado Diario de Ibiza desde febrero viven en las Pitiusas. También hay muchos que residen en otros países y en la península. Es el caso de Lucía Vargas Orejudo. Esta ibicenca de 19 años estudia Cine en Madrid y a través de la edición digital de Es Diari está al día de lo que pasa en su isla. Con el móvil, a través de Instagram, ve todos los días las historias que publica Diario de Ibiza y después consulta más en profundidad la información, sobre todo la que tiene que ver con las restricciones de la pandemia y cómo pueden afectar éstas al turismo. «Me suscribí el mes pasado. Al principio me costó aceptar la idea de tener que pagar por informaciones que antes podía leer gratis, pero realmente es como si comprase el periódico en papel, pero mucho más barato, así que decidí que iba a contribuir porque, si no, ¿de dónde va a sacar ingresos la prensa? No creo que con la publicidad sea suficiente», reflexiona.

Francisco Paz y Enrique de Miguel, suscriptores, junto a Cristina Martín, directora de Diario de Ibiza. J.A.Riera

Diario de Ibiza, a través de su versión digital, traspasa fronteras y llega a otros continentes, como el americano, donde también hay algunos lectores incondicionales del periódico decano de la prensa balear, como Marius Cucurny, que reside en Huntington Beach, en California y que se hizo suscriptor hace unas semanas. Este barcelonés nacido en 1945 vivió en Ibiza varios años y aquí mantiene amigos y familia. De hecho, vive a caballo entre California y la isla. Se interesa por toda la actualidad pitiusa y también le gustan el suplemento Mola y los artículos de opinión.

Es un fan declarado de Pilar Ruiz y Xescu Prats. A Cucurny le gusta consultar la web de Diario de Ibiza en su móvil, sentado tranquilamente delante de un café en una terraza o en un banco de un parque. Le dedica, al menos, media hora al día. Leer Diariodeibiza.es le permite estar «un poco más cerca» de una isla que echa de menos y que no pisa desde marzo de 2020 a causa de la pandemia.