Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

11.437 parados en las Pitiusas, 3.000 más que hace un año

Récord de desempleados en estas islas en el mes de marzo, mientras las contrataciones se desploman un 19% y el número de demandantes de empleo ya es un 50% superior al que había hace 12 meses en Ibiza y un 61% mayor al registrado en Formentera

Paro registrado en marzo en Ibiza

Paro registrado en marzo en Ibiza

La pandemia no da tregua. Hace justo un año se conocían los primeros datos del desempleo en las Pitiusas tras dos semanas de confinamiento y estado de alerta: el paro había crecido un 17,8%. Era sólo el comienzo de las crisis más grave que han vivido estas islas en su reciente historia. Tras 12 meses de epidemia, la situación laboral sigue siendo pésima: en Ibiza hay ya 10.950 parados, un 34,7% más que hace un año; en Formentera, 487, un 65,6% más. En total, hay 11.437 desempleados en las Pitiusas, la cifra más alta desde el año 2005 en el mes de marzo, según la información que ayer publicó el Observatori de Treball del Govern balear, los primeros datos en los que se pueden comparar periodos laborales similares durante la pandemia.

Abril empezó, pues, con 3.015 parados más que los que había hace un año. No están mejor ni en Mallorca (+32,8% de parados) ni en Menorca (+19,8%).

Hay un 51% más de parados del sector de la construcción en Ibiza (un 68,4% más en Formentera), un 38,2% más en el comercio (51,2% en la menor de las Pitiusas) y un 20,7% más en la hostelería (57,7% en la pitiusa del sur).

Desempleo en la Pitiusas

Paralelamente, siguen en caída libre las contrataciones en relación a las firmadas hace un año, que ya se contrajeron entonces un 32%. Así, sólo se rubricaron 2.629 en Ibiza, 618 menos en un año (-19%) y 171 en Formentera, sólo una menos en comparación con marzo de 2020. Es lo mismo que ha sucedido en Mallorca (-21% de contratos), mientras que en Menorca han aumentado muy ligeramente (+1,2%).

Donde más se nota la inactividad es en la hostelería de Ibiza, con una caída del 48% de los contratos, seguida del comercio (-29,5%), mientras que en la construcción ha mejorado un 10%.

El número de demandantes de empleo (estadística en la que también están incluidos los trabajadores en ERTE) también ha crecido considerablemente: hay 28.992 en Ibiza, un 50% más que en marzo de 2020, y 2.065 en Formentera, un 61,5% más. Es decir, hay unos 10.000 demandantes más en las Pitiusas que 12 meses atrás.

El conseller balear de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, señaló ayer, «con toda cautela» que las cifras de paro y afiliación a la Seguridad Social muestran que «comenzamos a ver una esperanza de recuperación» en la economía de las islas. Negueruela destacó la caída del paro entre marzo y febrero en casi 1.600 personas y, aunque el número de parados es de 82.988 personas, dijo que está muy lejos del récord de febrero de 2012 (96.122 parados), no así en las Pitiusas.

Situación «insostenible»

La lectura de estos datos es «moderadamente positiva», indicó el conseller, que destacó también el marco de protección del Gobierno en esta crisis económica derivada de la pandemia gracias a la figura de los ERTE, que han disminuido en Balears en 4.864 trabajadores respecto a febrero.

Por su parte, el presidente del PP balear, Biel Company, advirtió de que las islas siguen siendo la comunidad autónoma donde más crece el paro, en una situación que ha calificado de «totalmente insostenible». Por ello pidió al Govern que adopte medidas de reactivación económica y que incremente el ritmo de vacunación para «no perder otra temporada turística». «Armengol debería explicarnos por qué seguimos siendo la última comunidad en vacunación», añadió.

La secretaría de Acción Sindical de UGT, Ana Landero, comentó que las cifras muestran que en la Semana Santa solo se consiguió una «débil» reactivación. Para UGT, es «imprescindible» potenciar el programa de vacunación y mantener la batería de ayudas sociales y que la economía se reactive de manera «firme». Comisiones Obreras mantiene que el mercado laboral balear no puede depender «en exclusiva» del sector turístico, que cuando está «inactivo» supone el «aletargamiento» de la economía. Por ello apuesta por la transformación del mercado laboral.

La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas, tachó de «negativos» los datos de marzo y avisó de que «las empresas están al límite: quieren defender el empleo, pero necesitan ayudas urgentes para conseguirlo».

Compartir el artículo

stats