Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

Otra Semana Santa atípica en Ibiza

Escasos vuelos desde el extranjero, apenas hoteles abiertos, una restauración bajo mínimos, cancelación masiva de pruebas deportivas y sin procesiones, los ingredientes de otra Semana Santa sui generis

26

Otra Semana Santa atípica en Ibiza J.A.Riera / Vicent Marí

Antes de la pandemia, la Semana Santa era sinónimo del despertar de la isla tras el largo letargo invernal. Pero este año, y por segunda vez consecutiva, será especialmente atípica. Tanto que, como recuerda Verónica Juan, presidenta de la asociación de hostelería de la Pequeña y Mediana Empresa de las Pitiusas (Pimeef), «habrá incluso más restricciones que esta misma semana, hasta menos movilidad», ya que la Comunitat Autònoma se cerrará perimetralmente desde hoy : nadie puede viajar a estas islas desde la península, salvo por causa de fuerza mayor o por motivos laborales. Sí es posible visitar el resto de islas, algo que el Govern balear barajó prohibir a principios de esta semana, pero que finalmente descartó tras la presión ejercida por los consells y de las patronales.

No obstante, sigue abierto el espacio aéreo europeo, un ámbito sobre el que el Ejecutivo balear carece de competencias para frenar la llegada de turistas, si bien tanto Reino Unido como Alemania han impuesto tales restricciones que no se espera la llegada de nadie. De hecho, no aparecen vuelos directos desde Gran Bretaña en las principales agencias de viaje on line ni en las webs de las aerolíneas. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha prohibido a sus ciudadanos salir de vacaciones, so pena de 6.000 euros de multa. Y Alemania, aunque no lo impide expresamente, sí ha impuesto tales medidas que hace casi inviable subirse a un avión. Sí hay un vuelo directo a Ibiza desde París la próxima semana, así como desde Ámsterdam (todos los días excepto el sábado) y Düsseldorf (dos directos).

El aeropuerto de Ibiza no espera muchos turistas esta Semana Santa. Vicent Marí

Aun así, habrá hoteles disponibles en la isla, pero menos que otros años. Según la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de las Pitiusas, Ana Gordillo, permanecerán abiertos «unos 30 alojamientos». No tiene constancia de que vaya a operar ninguno más de los que ya hay en funcionamiento. En 2019 iniciaron la temporada 75, y dos años antes, 67. Como en 2018 estas vacaciones fueron muy tempranas (como este año, en marzo), sólo abrieron 25. En 2020, ninguno. «Ya avisamos en su momento de que la Semana Santa sería residual, que no sería como las habituales. La cuestión no es abrir antes, sino abrir bien. Hay que ser realistas. Las perspectivas están puestas en poder comenzar en verano, y si fuera durante cuatro meses todos firmaríamos ya», comenta la presidenta de la patronal hotelera.

Se han cancelado todas las pruebas deportivas de vela, como la clásica Ruta de la Sal. J.A.Riera

Vuelos sin turistas

Gordillo resta importancia a los escasos vuelos que hay desde el extranjero: «No traen turistas, pues muchos de esos viajeros son residentes que tienen casa en la isla. Si hubiera habido una vacunación masiva estaríamos en otro escenario». Una lástima, a su juicio, pues «últimamente, antes de la pandemia, se abrían más hoteles por Semana Santa. Y más pronto. Esa corriente positiva de desestacionalizar, de abrir antes y cerrar más tarde, se ha visto frenada radicalmente con el covid».

La presidenta de la restauración pitiusa, Verónica Juan, advierte de que quien consiga viajar la próxima semana a Ibiza, algo harto difícil, lo tendrá complicado para comer una paella: «No abrirá nadie que no lo haya hecho ya. La Semana Santa no es un factor determinante a la hora de decidir la apertura. Y sólo encenderán los fogones los que tienen terraza. ¿Te vas a plantear una apertura con las restricciones que hay, con el cierre perimetral de Baleares, con la obligación de cerrar a las cinco de la tarde, con un aforo al 50%? Pues no. No salen los números. Y como se junten tres días de lluvia, la tormenta perfecta».

A juicio de Juan, que el Govern haya permitido finalmente que se pueda viajar entre islas «no beneficia al sector en absolutamente nada. La incidencia es mínima». También lamenta que se hayan aplazado las Jornadas Gastronómicas de Ibiza previstas para abril y que, si todo va bien, se celebrarán el 24 de mayo.

¿Te vas a plantear una apertura con las restricciones que hay, con el cierre perimetral de Baleares, con la obligación de cerrar a las cinco de la tarde, con un aforo al 50%? Pues no

Verónica Juan - Presidenta de la restauración pitiusa

decoration

Muchos locales de la isla permanecerán cerrados a la espera de que se reduzcan las restricciones. J.A.R

José Antonio Roselló, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), recuerda que el peso de la Semana Santa nunca ha sido fundamental en Ibiza, cuya temporada suele empezar más tarde que en Mallorca: « Y dentro de Ibiza, Sant Antoni no comenzaba hasta mayo», indica. «Hubo años excepcionales, pero no suele haber una apertura generalizada. Más aún cuando es tan temprana como la de este año». Supone que la actividad «será mínima, menor de lo normal, porque hay restricciones por doquier, tanto en España y en nuestra Comunitat Autònoma como en el extranjero, especialmente en el Reino Unido y Alemania». Cree Roselló que, dadas las circunstancias y prohibiciones, «el turismo nacional será difícil que venga [hay cierre perimetral], aunque podría hacerlo vía Europa». De ahí, avisa, «que prácticamente no se esperen aperturas» de hoteles o restaurantes: «Serán muy ocasionales y muy dispersas por áreas. La de la hostelería será limitada, debido a que sólo se puede servir en terrazas. Y que en Mallorca se prohíba otra vez atender en interiores es un mal presagio para la restauración de Ibiza».

Al ocio nocturno ni se le espera: «No abrirá ahora, y es posible que tenga problemas para hacerlo a lo largo de la temporada». Su situación es cada vez más crítica.

Cosas que se podrán hacer (y no) esta Semana Santa


A pesar de las innumerables restricciones, se mantienen para esta Semana Santa diversos actos y ceremonias, tanto lúdicos como religiosos. Pero las cancelaciones son muy numerosas.


Religión

Por ejemplo, si bien no habrá procesiones, sí se permite este año asistir a las celebraciones de Jueves Santo, Viernes Santo y la Vigilia Pascual (no fue posible en 2020), aunque hay que recordar que el aforo de los templos se ha reducido al 50% y que algunas partes de la liturgia se han suprimido como medidas higiénicas. Por ejemplo, no habrá lavatorio de pies el Jueves Santo, y en la bendición del fuego del Sábado Santo, los fieles deberán permanecer sentados y no podrán portar velas. La misa Crismal, sin embargo, tiene este año varios alicientes: primero, que se desplaza del jueves al martes; segundo, que en vez de celebrarse en la catedral tendrá lugar en es Cubells, y tercero, que la consagración de los óleos, salvo cambios de última hora, correrá a cargo del obispo de Menorca, Francisco Conesa, dado que las Pitiüses siguen sin prelado.


Cultura

La cultura resiste, pero poco. El Espai Cultural Can Ventosa ofrece el sábado ‘Te n’aDONES?’, una producción de Acrobati-K Espectáculos dirigida por Carol Brest. Se trata de un retrato femenino íntimo, emotivo y optimista, un espectáculo visual, de performance y teatral, que pretende concienciar desde la conexión y la complicidad entre el artista y el público. El Espai Micus inaugura el sábado 3 de abril una exposición de María Catalán, y hasta el miércoles 31 de marzo permanecerá abierta en el Centre Antoni Tur ‘Gabrielet’ la muestra del fotógrafo Javi Parejo titulada ‘Formentera, un any després’. Durante la Semana Santa se podrá seguir contemplando en la Sala de Exposiciones Sant Jaume 72 de Santa Eulària la muestra de fotografía y poesía ‘L’Índia Velada’, de Joaquim Seguí. Para quienes tengan mono de mercadillos, mañana sábado reabre el de Sant Jordi, el más grande y variopinto de la isla.


Deporte

La ristra de cancelaciones deportivas es enorme. Por ejemplo, la Vuelta a Eivissa en Mountain Bike se aplaza por tercera vez. No celebrará su vigésima edición del 2 al 4 de abril, como estaba previsto, debido a la situación sanitaria por la pandemia del covid. Las nuevas fechas del evento son los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre. La Ruta de la Sal, un clásico de estas fechas, también retrasa su salida al 28 de mayo. Igual sucede con la XVIII edición de la Regata Ophiusa, que tendría que celebrarse durante los días 1, 2 y 3 de abril (del Jueves al Sábado Santo) y que ha sido postergada al puente del 12 de octubre 2021. El Ibiza’s International Football Friends Cup, campeonato de balompié de las categorías base que estaba previsto que tuviera lugar en la Semana Santa (del 31 de marzo al 4 de abril), se ha postergado a los días 23 al 27 de junio.

Compartir el artículo

stats