Síguenos en redes sociales:

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras de la nueva depuradora de Ibiza, en Sa Coma. D.I.

Infraestructuras

La Comisión Europea tramita una multa a España por la mala depuración del agua en la ciudad de Ibiza

Forma parte de un expediente de infracción a 144 aglomeraciones urbanas españolas por incumplir la directiva sobre tratamiento de aguas residuales

La Comisión Europea tramita un procedimiento de infracción contra el Estadoespañol por la mala depuración del agua en "la aglomeración urbana de Eivissa" que actualmente se encuentra en la fase de dictamen motivado, que es el paso previo a su remisión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En este momento, la Comisión Europea estudia la respuesta del Gobierno español a cada una de las 144 ‘aglomeraciones urbanas’, entre ellas la de la ciudad de Ibiza, afectadas por este proceso sancionador. 

La Comisión Europea tramita un procedimiento de infracción contra el Estadoespañol por la mala depuración del agua en "la aglomeración urbana de Eivissa" que actualmente se encuentra en la fase de dictamen motivado, que es el paso previo a su remisión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En este momento, la Comisión Europea estudia la respuesta del Gobierno español a cada una de las 144 ‘aglomeraciones urbanas’, entre ellas la de la ciudad de Ibiza, afectadas por este proceso sancionador. 

En concreto, el expediente sancionador abierto al Estado se debe al incumplimiento de dos artículos (4 y 15) de la directiva europea que regula el tratamiento de las aguas residuales urbanas que hacen referencia al control de la calidad de la depuración del caudal que se vierte, en este caso, al mar.

Acumulación de basura junto a unas ruinas y un portal de ‘feixa’ en la zona de es Prat de ses Monges, en Talamanca.

Así lo ha explicado el jefe de unidad de la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europa, Ion Codescu, a la presidenta de la Asociación de Vecinos de Talamanca, Ana Lledó, en respuesta a una carta de queja por el deterioro que sufre el humedal de ses Feixes des Prat de ses Monges y la bahía, como consecuencia de la deficiente depuración del agua en la planta de tratamiento de aguas residuales de Vila. 

Hace un año, el conseller balear de Medio Ambiente, Miquel Mir, explicó el resultado de un estudio realizado para evaluar el «estado de cumplimiento» de la depuración de aguas residuales en las 79 plantas de Baleares, que concluía que en ocho de ellas no se cumple la normativa vigente; de esas ocho, cuatro están en la isla de Ibiza (Vila, Sant Josep, Sant Joan y sa Cala). Y no sólo esto, Mir destacó también que «casi la totalidad del caudal mal depurado (el 92%) corresponde a la depuradora de Vila»

La obra de la nueva depuradora se paralizaron a finales de 2019 al no haberse tramitado la expropiación de los terrenos por donde deben discurrir las canalizaciones

De todos modos, el conseller explicó que el problema de los vertidos contaminantes al mar en la costa pitiusa no se debía al mal funcionamiento de estas instalaciones, sino a la naturaleza de las aguas residuales que se vierten a las redes de alcantarillado municipal, que no reúnen los mínimos legalmente exigidos y perjudican el tratamiento de las depuradoras. 

Hay que tener en cuenta que el Ministerio de Transición Ecológica trabaja en la construcción de una nueva depuradora en el antiguo campo de tiro de Sa Coma y ha informado de ello a las autoridades ambientales europeas. De todos modos, las obras quedaron bloqueadas a finales de 2019 al no haberse tramitado la expropiación de los terrenos por donde deben discurrir las canalizaciones, de 4,7 kilómetros de longitud, que conecten la nueva planta de depuración con la actual, que funcionará como una estación de bombeo. Según ha podido saber este diario, ya ha culminado el proceso de expropiación de los terrenos y se espera que a partir del segundo trimestre del año arranquen las obras de las conducciones, con una previsión de que estén acabadas en el plazo de un año y medio.

Bloqueo en el Ministerio

La UE ha sancionado a España con más de 32 millones de euros en multas por los incumplimientos de la directiva de las aguas residuales urbanas en todo el territorio español y, según una información del diario El País, la cuantía seguirá aumentando al menos hasta 2023, que es cuando el Gobierno cree que se habrán solventado los problemas.

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Talamanca asegura que presentó la queja a la Comisión Europea (informó previamente al Ayuntamiento de Eivissa y al Consell) porque la Federación Hotelera ya envió una carta al Ministerio de Transición Ecológica respecto a la depuradora y «la respuesta fue de chiste». En todo caso, la queja de los vecinos de Talamanca se fundamenta en que tres proyectos ( las obras de la nueva depuradora, la limitación y regulación de amarres en la bahía y las inversiones estatutarias en ses Feixes) están «bloqueados en el Ministerio de Transición Ecológica» y son clave para la recuperación de este espacio natural.

«Hay que parar ya la degradación de ses Feixes»

La Asociación de Vecinos de Talamanca, Illa Plana y ses Figueres amplía su denominación con ses Feixes. «Hay que empezar a mirar hacia atrás y no sólo al mar», subraya la presidenta de este colectivo de vecinos, Ana Lledó. Los principales problemas que sufre esta zona de Vila se deben a «la degradación continua» de ses Feixes, que, recalca Lledó, «se tiene que parar ya». La ocupación de almacenes en ruinas en ses Feixes genera montones de basura y las acequias están «contaminadas con aguas fecales». La situación es «una vergüenza».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción