Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria | Previsiones para la temporada turística

La temporada en Ibiza va camino de arrancar en junio y con reservas de «última hora»

«Tendrían que cambiar muchísimo las cosas para empezar la temporada en mayo con el retraso en la vacunación», afirma la CAEB

Turistas en el Portal de ses Taules de Dalt Vila en septiembre del año pasado.

Turistas en el Portal de ses Taules de Dalt Vila en septiembre del año pasado.

Los hoteleros pitiusos mantienen su inquietud de cara al desarrollo de la próxima temporada turística debido a la ralentización de los planes de vacunación a nivel europeo a causa de la paralización, en muchos países, incluido España, de la vacuna de AstraZeneca.

Aunque el anuncio por parte de Bruselas de que este verano se implantará el pasaporte sanitario para garantizar viajes seguros ha llenado de esperanza a destinos como Ibiza, la incertidumbre mantienen en vilo a un sector que podría no resistir una segunda campaña turística al ralentí. El aumento de los contagios en muchas regiones europeas y la lenta inmunización de la población obligan a los sectores turísticos de las islas a improvisar su hoja de ruta.

«Tendrían que cambiar muchísimo las cosas para empezar la temporada en mayo por el retraso en la vacunación», admite el responsable de CAEB en las Pitiusas, José Antonio Roselló, que se arma de argumentos para explicar por qué cree que el sector turístico pitiuso «no se reactivará hasta mediados de junio».

«No hay previsiones para este año. Es una absoluta incertidumbre porque la demora en la vacunación nos coge a contrapié y en Europa la curva de contagios se ha estabilizado. Todo esto son trabas en el camino si nuestros mercados emisores no están en semáforo verde o al menos anaranjado», expone el representante del empresariado ibicenco.

«Ahora es difícil hacer previsiones» y los resultados «se verán al final de la temporada», afirma Ana Gordillo, presidenta de Fehif

decoration

Para tener una temporada «igual o un poquito mejor» que la anterior existe un «puzle favorable», según Roselló, cuyas piezas son «las ganas de viajar que existen en Europa, una mayor implementación de las vacunas, los controles para ofrecer seguridad y el pasaporte sanitario europeo». «Mayo es demasiado pronto, yo marcaría junio, julio y agosto como meses para reactivar el sector en Ibiza», puntualiza el vicepresidente de CAEB.

Mientras tanto, la presidenta de los hoteleros pitiusos, Ana Gordillo, confía en poder mantener el calendario de apertura «para mediados o finales de mayo», cuando espera que haya «movimientos en la planta hotelera», aunque confiesa que «lo importante no es abrir antes, sino abrir bien».

En cuanto a las previsiones, la máxima responsable de Fehif asegura que los hoteleros trabajan sobre la idea de que «habrá mucha reserva de última hora», motivada por un escenario de absoluta incertidumbre. «Cuando se da una noticia positiva hay una acción-reacción y las reservas se reactivan, pero a los pocos días se vuelven a parar», asegura sobre el mercado británico, el principal en la mayor de las Pitiusas. Gordillo reconoce que las reservas vacacionales «no están tan animadas» como le gustaría, «ni como de 2019 para atrás», subraya la hotelera ibicenca, antes de puntualizar que «ahora es difícil hacer previsiones» y que los resultados «se verán al final de la temporada».

Turistas «más sensibilizados»

Por otro lado, algunas de las principales cadenas hoteleras del archipiélago realizaron ayer una valoración sobre el horizonte que se abre en Baleares. El presidente del Grupo Iberostar, Miguel Fluxà, la consejera delegada de RIU Hotels, Carmen Riu, y el consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer, indicaron que los turistas que llegarán a Balears durante la próxima temporada estarán más sensibilizados con la digitalización y los precios.

Escarrer manifestó que, aunque el sol y la playa «siempre han sido fundamentales», «ahora no son suficientes». Asimismo, aseguró que el turismo que llegará a Balears durante este verano estará «más sensibilizado» con los temas de actualidad. Por eso, Escarrer considera que los nuevos turistas, que viajarán en «un entorno postcovid súper competitivo», tendrán más en cuenta la digitalización y los precios.

Inestabilidad en las reservas y viajes de última hora. Los hoteleros se enfrentan a un periodo de incertidumbre hasta que las vacunas y el pasaporte sanitario europeo arrojen certezas. Por eso creen que la gente organizará sus viajes a última hora.

decoration

Por otra parte, Fluxà explicó que, aunque la comercialización del sector puede cambiar, el turismo que llegará a las islas «será el mismo que otros años». En este sentido, Riu añadió que Balears tiene la oportunidad de cambiar el tipo de turismo que todos los veranos se instala en zonas de Mallorca, como Magaluf, o de Ibiza, como Sant Antoni o Platja d’en Bossa, sin dejar de ofrecer lo que los visitantes vienen buscando.

«Las discotecas están siendo serias y no abrirán si la situación no está controlada»

Uno de los reclamos tradicionales de Ibiza durante la temporada turística es su amplia oferta de ocio diurno y nocturno, un sector que afronta con total incertidumbre este 2021 y cuyo futuro estará estrechamente ligado al proceso de inmunización de la población.

Mientras Ana Gordillo considera que con el anunciado pasaporte sanitario europeo «quizás se podría acceder a las discotecas», el vicepresidente de CAEB considera que «no abrirán si la situación no está controlada». José Antonio Roselló asegura que los empresarios hoteleros, restauradores y de ocio nocturno «están siendo muy serios» respecto a la situación y que «no van a jugar alegremente con la salud de las personas». «En principio, las discotecas no van a abrir», sostiene Roselló teniendo en cuenta el escenario actual a nivel europeo.

Compartir el artículo

stats