Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

Los formenterenses viajan a Ibiza con ganas de ir de compras

Trabajo, citas médicas o ir de tiendas, motivos principales para viajar entre las dos islas

10

Los formenterenses viajan a Ibiza con ganas de ir de compras J.A.Riera

En la estación marítima de Formentera un poco antes de las 11 horas apenas hay gente. Desde el pasado lunes, tras levantar el cierre perimetral que se impuso en Formentera el 16 de enero y en Ibiza el día 23 del mismo mes, tampoco hay Guardia Civil para controlar que la gente que viaje entre las dos islas lo haga solo por causas justificadas.

Llegada a Ibiza a mediodía de una de las embarcaciones de Trasmapi. J. A. Riera

Ahora ya se puede viajar libremente entre las dos islas y desde el 15 de marzo se ha detectado más movimiento, según comentan en el mostrador de atención al público de Baleària. El lunes en el puerto de Ibiza ya se vieron pasajeros con aspecto de estar de vacaciones, pero esta mañana (la de ayer), se ven pocos turistas. La mayoría de los que viajan entre las dos islas lo hacen por trabajo, para hacer la compra o por citas médicos. «Yo he llegado a Ibiza a las 8.30 horas para visitar al doctor y me voy a las 11.30 horas. Viajo a la isla cada martes y hasta ahora me pedían en los controles el certificado de que había estado en la consulta del doctor, pero hoy no», explica Rosario Serra, residente en Formentera.

También Santiago y Rosa han cogido el barco a Ibiza para ir al médico y, de paso, hacer compras. «Ya teníamos ganas. En Formentera estábamos encerrados como las ovejas», bromea Santiago.

Micaela, que vive en Ibiza, se desplaza a Formentera por trabajo, es la primera vez que lo hace este año. No viaja a esta isla, de hecho, desde octubre de 2020. A las 11 horas llega al puerto una embarcación de Trasmapi con apenas unan veintena de personas. Se ven muy pocas maletas y muchos carritos de la compra.

En el ferri de Baleària que llega de Formentera a las 11.40 horas apenas hay una decena de pasajeros, entre ellos, Thierry Pierre, que visita Ibiza porque tiene una cita médica. Con un carro de la compra lleno hasta los topes y las manos cargadas de bolsas, se disponen a embarcar rumbo a Formentera Lucía y Catalina. Desde «antes de Reyes» no pisaban Ibiza y echaban mucho de menos la isla, que antes del 16 de enero visitaban, por lo menos, un par de veces al mes. Han aprovechado muy bien las casi tres horas que han estado en la isla. «Si te parece mucho lo que llevamos, no es nada comparado con lo que cargamos cuando traemos el coche. Lástima que nos hayamos perdido las rebajas», comentan entre risas. 

Compartir el artículo

stats