Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viajar a Ibiza: desde Alemania, sí; desde la península, depende

El Gobierno germano autoriza desplazamientos a regiones con menos incidencia de covid mientras España prolonga los cierres perimetrales

Los turistas alemanes quieren viajar a Ibiza a disfrutar del buen clima de esta época del año.

Un vecino de Madrid, molesto por el ruido que hacen los turistas franceses que estos días proliferan en el centro de la capital, se preguntaba este fin de semana por qué no puede visitar a su familia fuera de la comunidad autónoma, en una región sometida al yugo de los cierres perimetrales, mientras cientos de jóvenes venidos de Francia campan a sus anchas por las calles y los pisos turísticos madrileños. Queda formulada la paradoja de la movilidad en pandemia, o una de tantas, compatible con la que ya permite viajar desde Alemania a Ibiza, pero no desde Asturias, por poner un ejemplo.

Y en Semana Santa esta situación va a radicalizarse, porque aunque Baleares, junto con Canarias, queda fuera del cierre perimetral decretado por el Gobierno central al resto de España, se encontrará con la siguiente situación: podrá visitar Ibiza cualquier ciudadano con residencia extranjera pero ninguno que resida en la península.

La incidencia del covid por comunidades

Frente al cierre perimetral al que se someterá a la mayor parte de España las próximas fiestas, el Gobierno alemán acaba de levantar la prohibición de los viajes de sus nacionales a seis autonomías españolas, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Murcia, además de Baleares. Son las que tienen mejores datos de incidencia acumulada a catorce días, por debajo de los 76 casos por 100.000 habitantes. Asturias supera los 176, y únicamente Madrid la rebasa en la clasificación autonómica de este parámetro. Se da la circunstancia de que Alemania tenía ayer un nivel en ascenso de 82 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días, un dato muy similar al de muchas comunidades españolas a día de hoy.

El caso es que el levantamiento del veto a los viajeros alemanes ha sido acogido con alivio y esperanza en los orígenes y los destinos. Se ha disparado la demanda de vuelos entre aeropuertos germanos y los de Baleares, tanto que hasta la aerolínea Eurowings, filial de bajo coste de Lufthansa, ha tenido que ampliar la oferta de plazas, y los empresarios turísticos de las islas se han apresurado a adelantar las fechas previstas para la apertura de sus establecimientos. La noticia ha acrecentado el optimismo por su añadido a la previsión de recuperación del turismo británico a partir del próximo mes de mayo. Para poder visitar Baleares será necesario que los pasajeros presenten una prueba PCR del coronavirus negativa y reciente, pero no será necesario que guarden cuarentena a su retorno a Alemania.

Compartir el artículo

stats