Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

La isla de Ibiza inicia la desescalada la próxima semana con la apertura de las terrazas

El portavoz del Govern asegura que se pasará a «la situación de Mallorca de hace dos semanas», cuando se empezaron a relajar las restricciones

Clientes en una terraza de la plaza de Sa Graduada. Vicent Marí

Clientes en una terraza de la plaza de Sa Graduada. Vicent Marí

El Govern balear proyecta iniciar la semana que viene el proceso, gradual, de desescalada de las restricciones en Ibiza con la apertura de las terrazas de bares, cafeterías y restaurantes. Así lo anunció ayer en la rueda de prensa posterior al Consell de Govern de los lunes el portavoz del Ejecutivo autónomo, Iago Negueruela quien, sin dar más detalles, se limitó a apuntar que «la situación de Ibiza pasará a algo parecido a la de Mallorca hace dos semanas». Se refería a la situación actual de Mallorca, que, desde el pasado 2 de marzo, recuperó la actividad de la restauración pero sólo en terrazas, y hasta las 17 horas.

Terrazas abiertas en el paseo de Vara de Rey de Ibiza. Vicent Marí

Entonces, Mallorca pasó de nivel de alerta 4 a 3, mientras que Ibiza siguió en 4, con las mismas restricciones durante dos semanas más. Al final de esta semana, el Govern balear revisará de nuevo las medidas y, según avanzó Negueruela, en Ibiza se permitirá reactivar la actividad del sector de la restauración, aunque sea sólo en terrazas. El portavoz del Govern también apuntó que Mallorca también dará un paso más en el proceso de desescalada y se permitirá, a partir de la próxima semana, que haya actividad en el interior de bares y restaurantes. 

Actualmente, en las terrazas de los establecimientos de Mallorca sólo se permite una ocupación del 50% y cuatro personas como máximo, y de dos grupos convivientes, por mesa. Neguerela no concretó las condiciones de la reapertura de las terrazas de Ibiza tras la revisión de las medidas al final de esta semana, salvo que, como se apuntaba antes, que «la situación será parecida a la de Mallorca hace dos semanas».

Negueruela pide que «el proceso de desescalada se haga de la forma más ordenada posible y con responsabilidad»

decoration

Acto seguido, el portavoz del Govern balear hizo «un llamamiento a la población de Ibiza» para que «el proceso de desescalada se haga de la forma más ordenada posible y con responsabilidad». Precisamente, Negueruela justificó que los expertos recomiendan que la desescalada sea «lenta» aunque los datos epidemiológicos sean positivos por el hecho que la cepa británica es dominante (cerca del 70% de los casos en las islas) y provoca «más contagios y hospitalización».

También recordó que la incidencia del coronavirus en las islas a 14 días aún no está por debajo de los 50 casos por cada 100.000 habitantes. Según los datos del domingo, los últimos publicados, la incidencia en Balears se sitúa en 54,2 casos a 14 días por cada 100.000 habitantes, 54,2 en Mallorca, 73 en Ibiza, 16,5 en Formentera y 7,5 en Menorca. 

Además, sólo Ibiza supera el 3% de la tasa de positividad, según remarcó el portavoz del Govern. «Hay aún un margen de mejora con los datos epidemiológicos», agregó Negueruela, en referencia a Ibiza y Mallorca.

Riesgo de subida de la curva

Además, el portavoz del Govern puntualizó que la situación actual se debe a las semanas de restricciones, ya que la incidencia de las primeras medidas de desescalada (en Mallorca, sobre todo) se verán «dentro de unas semanas». «Si algo hemos aprendido es que la desescalada ha de ser pautada y que tenemos que ir comprobando como va funcionando e ir acompasando las medidas con la revisión de cada 15 días. Sería muy peligroso que la curva volviera a subir a las puertas del verano», justificó.

Asimismo, Negueruela recordó que el Govern balear tiene que «controlar» el cumplimiento de las restricciones, pero en el caso de los locales de restauración «la obligación» de que se respeten recae «en los titulares» de los negocios. Destacó que el pasado fin de semana se hicieron 200 intervenciones (en Mallorca) y se localizaron a 300 personas en el interior de bares y restaurantes. 

Compartir el artículo

stats