Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

Salud confía en que en Semana Santa Ibiza y Formentera estarán abiertas al exterior

La directora general de Salud Pública descarta relajar ya las restricciones en Ibiza porque hay que dejar un margen de entre 10 y 14 días desde la última revisión para determinar su efectividad

Control en el aeropuerto de Ibiza el pasado enero. J. A. Riera

Control en el aeropuerto de Ibiza el pasado enero. J. A. Riera

La conselleria balear de Salud confía en que el cierre perimetral de las Pitiusas no se aplicará en Semana Santa, aunque, según dijo ayer la directora general de Salud Pública, Maria Antònia Font, hay que esperar a ver cómo evoluciona la pandemia en las próximas semanas. «Si la cosa continúa así, probablemente no [se mantendrá el cierre]. Hay que ver qué pasa», dijo. 

De todos modos, antes, a finales de la próxima semana, el Govern revisará las restricciones actuales y, dada la drástica caída de la incidencia del covid en Ibiza, se espera que, como ha sucedido en el resto de las islas, se relajen las medidas y se levante el cierre perimetral. Font apuntó que resulta «fácil saber» qué medidas se van a relajar si se tienen en cuenta las decisiones que se han ido adoptando en el resto de las islas tras la bajada de la incidencia. 

Control en el aeropuerto el pasado mes de enero. J. A. Riera

De cara a Semana Santa, Font indicó que Balears no se encuentra en la primera línea de las comunidades autónomas que defienden los cierres perimetrales porque su atención se centra en que haya «un control muy exhaustivo en puertos y aeropuertos». «Este es el objetivo claro para contener la transmisión. Con la incidencia de ahora, no vemos necesario perimetrar las islas».

La directora general de Salud Pública también descartó, pese a las reivindicaciones del Consell (ver página 9), levantar las restricciones actuales en Ibiza antes de la próxima revisión, a finales de la semana que viene. Font explicó que el Ministerio de Sanidad trabaja en un documento sobre el impacto que causan las restricciones en la evolución de la pandemia y que, aunque «no está cerrado», revela «un aspecto muy claro»: hay que dejar un plazo de «entre 10 y 14 días» tras la última revisión de las medidas para determinar qué efecto han tenido. 

«La población tiene el derecho a que las medidas adoptadas sean afectivas. Hay que dejar este plazo para estar seguros»

decoration

«Necesitamos que pasen entre 10 y 14 días antes de cambiar nada, porque, de lo contrario, con el esfuerzo que suponen estas medidas para la población no se vería si han tenido algún impacto», insistió Font, que agregó que esta información es fundamental en el caso de que se tengan que volver a adoptar las mismas restricciones. «La población tiene el derecho a que las medidas adoptadas sean afectivas. Hay que dejar este plazo para estar seguros».

Caída de la incidencia 

El Ministerio trabaja en un nuevo documento sobre las limitaciones que cabe adoptar para reducir la transmisión del coronavirus porque el actual «se ha quedado obsoleto», según Font. 

La incidencia acumulada a 14 días (IA 14) por cada 100.000 habitantes en Ibiza se sitúa ya por debajo del centenar (86), y como la de siete días es de 24,3, en una semana o menos se puede poner por debajo de 50, que es lo que recomienda la Unión Europea para ser un destino seguro. En Formentera, la IA es de sólo 16,5. La media de Balears se sitúa en 60,3. 

Por municipios, Sant Antoni tiene la IA 14 más alta de la isla, con 167,2, y le sigue Vila, con 106,4. Los otros tres municipios bajan la barrera del centenar: Sant Josep se sitúa en 58,3, Santa Eulària en 39,4 y Sant Joan no ha registrado ni un solo caso en las últimas dos semanas. En el caso de Vila, la incidencia acumulada a siete días es de 16, por lo que, pese a que ahora está por encima de 100, si mantiene esta tendencia en unos días también estará por debajo de 50. No es el caso de Sant Antoni, cuya IA 7 está en 68,4, según los datos del jueves, los últimos publicados. 

La directora general de Salud Pública indicó que se cree que la incidencia en la isla de Ibiza puede «bajar más», pero puntualizó que la bajada «se ha ralentizado», por lo que hay que actuar con «mucha prudencia». 

Compartir el artículo

stats