Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Josep Marí Ribas, conseller balear de Movilidad y Vivienda: "No me desentenderé del Cetis pese a que compete al Consell"

El nuevo conseller balear de Movilidad asegura que no sabe si es justo que el Govern gestione el transporte público sólo de Mallorca, pero reconoce que es «raro», y añade: «Tampoco sé si sabré cambiarlo»

Josep Marí Ribas posa delante de la iglesia de Sant Josep. J. A. Riera

Josep Marí Ribas posa delante de la iglesia de Sant Josep. J. A. Riera

-¿Deja la alcaldía de Sant Josep con la conciencia tranquila?

-Sí, sí, me marcho tranquilo porque creo que he hecho un trabajo en todos estos años, que he consolidado un modelo y hay un buen equipo que lo continúa.

-Ya se puede dar por cerrada definitivamente su etapa en la política municipal. ¿Qué le ha quedado pendiente?

-En política siempre quedan pendientes cosas porque uno nunca es capaz de hacer todo aquello que ha diseñado. Me gustaría haber avanzado más en las soluciones del planeamiento urbanístico, que es el gran tema de Sant Josep. En los próximos años se verán muchos proyectos importantes que han sido diseñados ahora. Estoy muy contento de ello, además de otras cuestiones internas, como la Relación de Puestos de Trabajo, la informatización del Ayuntamiento… No quiero hacer un balance porque sería muy largo y no estoy ahora preparado para hacerlo. 

-El próximo alcalde, Ángel Luis Guerrero, aseguraba en una entrevista con este diario que hay que salir más a la calle, que se lo había dicho mil veces, y que es una cuestión que debe cambiar. ¿Qué le parece?

-Bueno, cada uno tiene su estilo. Tampoco pienso que no saliéramos tanto a la calle. Respeto su opinión, pero sí pienso que salíamos y teníamos mucho contacto con la gente. Siempre he sido una persona muy accesible. 

-¿Qué ha hecho mal para que Ana Ribas haya decidido también marcharse? 

-Bueno, a lo mejor no se ha hecho… Yo creo que es una consecuencia… Ella ha dado las explicaciones correspondientes. Ella ha visto este momento para dar un paso al lado. A Ana Ribas le tendré un aprecio inmenso siempre, es muy buena amiga, una persona entrañable, muy lista y capaz. No puedo más que agradecerle cosas. Como todo fue muy precipitado, seguramente, si hubiera tenido más tiempo para explicarlo, a lo mejor las cosas podrían haber ido de otra manera. Pero no lo sé.

"Guerrero es un buen candidato [electoral], pero lo decidirá nuestra organización"

Josep Marí Ribas - Conseller balear de Movilidad y Vivienda

decoration

-¿Cómo se entiende que no dispusiera de más tiempo para explicarlo?

-Es una buena pregunta cuando ya han pasado las cosas. Tampoco conocía demasiado los tiempos que manejaba el Govern. Me lo comentaron unos días antes. El viernes, el día que se hizo público, yo me iba a Palma, y hubo una sucesión de cosas y yo estaba fuera. En fin, fue así. Seguramente todo se puede hacer mejor, pero ha sucedido así.

-¿Ha hablado con Ana Ribas?

-Sí, hablé con ella por teléfono y nos hemos cruzado mensajes. Lo típico, tampoco mucho. Ahora toca enfriar la situación, y ya hablaremos, pero tengo muy buena relación con ella. Nos apreciamos.

Marí Ribas posa con la iglesia de Sant Josep de fondo. J. A. Riera

-¿Qué le parece que la oposición le califique como un alcalde desertor? ¿Siente que ha traicionado a alguien?

-No, hoy [por el jueves] he mantenido una reunión, seguro que también tarde, con los portavoces de los grupos municipales y me han expresado su sorpresa y algunas opiniones, pero no me han llamado desertor. Es un calificativo periodístico o político que se utiliza, pero no considero que lo sea. No lo sé aún, pero creo que, a lo largo de mi vida, el cargo de alcalde será el que me habrá dado más satisfacción. Ya llevaba unos años y ya se había cumplido una etapa... Pero no quiero repetir lo que ya he dicho. 

-Tras el lío que se montó con su marcha, pensó en algún momento, si hubiera podido, en dar marcha atrás?

-[Se ríe] En un momento de estrés de este tipo uno piensa de todo, pero la verdad es que no. Ya estaba decidido y de lo que se trata es de seguir adelante. 

-¿Cree acertado que el alcalde mantenga la gestión del área de Urbanismo? ¿No hay nadie en el equipo para asumir esta área?

-No discutiré, de entrada, las decisiones que se tomen, como la distribución de cargos. No me atrevo. Quiero pensar que quieren mantener una línea de continuidad al máximo en los dos años que quedan de mandato. Es lo mismo que me ocurre a mí tras entrar en el Govern: mantengo mucho las líneas maestras de lo que está escrito y diseñado porque me parece que es un tren en marcha al que me subo ahora. Si lo han decidido, me parece bien.

-¿Piensa que Guerrero debe ser también el candidato del PSOE a la alcaldía en 2023?

-No lo sé, le quedan dos años para hacer su camino. Nuestra organización [el PSOE] es amplia, hay gente. Estoy seguro de que habrá candidatos. Para mí, Guerrero es un buen candidato y por eso es el primer teniente de alcalde. Pero esto lo decidirá nuestra organización. Entre otras cosas, lo que le toca es trabajar estos dos años para hacer una buena gestión. Y luego será lo que tenga que ser, que no sé qué será.

-¿Ha recibido presiones como secretario general del PSOE para que Guerrero no sea el alcalde?

-No, ninguna. No negaré que en una organización plural y amplia como la nuestra hay diversidad de opiniones. No actuamos bajo presiones, sino con decisiones lo más consensuadas posible. Y así lo decidió la agrupación local de Sant Josep [que Guerrero sea el nuevo alcalde], pero no hubo ninguna presión.

"No negaré que estoy viviendo el paso a la conselleria con mucha tensión"

Josep Marí Ribas - Conseller balear de Movilidad y Vivienda

decoration

-¿Ser conseller del Govern balear colma ya sus aspiraciones políticas?

-Hombre, puede ser que incluso las supere. En estos primeros días estoy viendo un volumen de información y de temas de altura que me abruma un poco. Sí, sí, es un puesto de muchísima importancia, también lo era ser alcalde, que conste, pero de otra manera.

-¿Cómo está siendo la transición de la alcaldía al Govern? 

-Todo lo buena o normal que entiendo que puede ser dadas las circunstancias. No hay que olvidar que estamos inmersos en una situación muy compleja, anómala [por la crisis sanitaria], que nos impregna todo el día de tensión. A la tensión natural de todo cambio, que provoca shock o estrés, hay que sumarle esta circunstancia anómala que estamos viviendo. No le negaré que lo estoy viviendo con mucha tensión. 

-Todo el mundo coincide en que este paso abre su camino a ser el candidato del PSOE al Consell en 2023. Usted ya ha dicho que ya se verá. ¿Pero cabe la posibilidad de que le tome al gusto a ser conseller balear y prefiera seguir ocupando este cargo si el PSOE sigue gobernando la Comunidad Autónoma?

-Posibilidades están todas, siempre que yo esté animado. Tengo un larga trayectoria ya, todo el mundo sabe que tengo una edad, tampoco para retirarme pero no soy un niño, y es necesario que uno tenga el ánimo necesario para hacer lo que le propongan. Por eso me muestro siempre un poco reservado de cara al futuro. Lo diré una vez más: lo que yo quería ser es alcalde de Sant Josep y eso lo conseguí y estoy muy contento y muy satisfecho. Ahora ha salido esto [ser consellera balear de Movilidad y Vivienda], que es un reto nuevo. Me ha apetecido probarlo, después de una etapa muy larga en el Ayuntamiento. Siempre he intentado ser útil a la organización que pertenezco; llevo años y me siento muy cómodo. Siempre he ocupado el lugar que me han pedido. Cuando he estado en puestos de más altura he intentado llevarlo bien, y cuando me ha tocado en puestos de no tanta relevancia, también. No soy una persona complicada ni inquieta.

-¿En qué se beneficiará Ibiza de su paso al Govern balear?

-Bueno, a ver... que haya una persona de Ibiza en el Consell de Govern, pensado que antes estaba Pilar Costa, ya me parece importante. La Comunitat Autònoma tiene unas particularidades insulares muy destacadas, y es importante estar ahí y dar la visión más local en cualquier decisión que se adopte. En cuanto a las áreas que un conseller gestiona hay que tener en cuenta que es para todas las islas baleares, aunque algunas de las mías son sólo de Mallorca [transporte público terrestre: autobuses y tren]. Soy conseller de todas las islas baleares en este momento. 

"Ports considera que el puerto de Sant Antoni debe tener cierto tránsito"

Josep Marí Ribas - Conseller balear de Movilidad y Vivienda

decoration

-La primera decisión de peso ha sido prorrogar la moratoria del trafico de ferris en Sant Antoni durante tres meses más. Usted como alcalde defendía la prohibición de la actividad de las navieras en contra del criterio de Ports de Balears. ¿Ha visto mucha resistencia en la conselleria? 

-No tanto en la conselleria, que está al servicio de las líneas políticas del Govern y del conseller. El problema estriba en que el puerto de Sant Antoni tiene una categoría para acoger tráfico no sólo para los trayectos entre islas, sino también con la Península, y el consejo de administración de Ports de Balears sostiene que se debe cumplir esta función y, por tanto, ha de haber cierto tránsito. Es cierto que hubo un acuerdo de ultima hora en los ayuntamientos de Sant Josep y Sant Antoni [en contra del tráfico de ferris] con el ánimo de presionar al Govern para que adoptaran medidas de restricción. Pienso que se ha de llegar a algún tipo de acuerdo para alcanzar una situación intermedia, pero no sé cómo acabará. Será difícil llegar a un acuerdo si no se ha conseguido hasta ahora. Pero hay que ver qué se puede hacer en la bahía, porque, aparte del tráfico de ferris, hay muchos otros problemas: de limpieza, amarres incontrolados, vertidos, lodos en el fondo… Habría que ver si se puede hacer un planteamiento un poco más amplio.

-¿La última propuesta que barajaba Ports de permitir el tráfico comercial con barcos más pequeños (menos de 90 metros de eslora) le convence?

-Es una propuesta que se acerca a algo interesante. Si pudiéramos llegar a un acuerdo por ahí, estaría bien. No soy un experto en las esloras ni dimensiones de los barcos necesarias para cruzar el canal. He de confesar que tengo que aprender un poco. Quiero ser prudente y ganar algo de tiempo. Se discute desde hace tiempo, pero creo que merecemos, al menos yo, un poco de tiempo. 

-La conselleria decidió ampliar la moratoria hasta febrero para consensuar la decisión, pero en este tiempo no ha hablado con las partes que se oponen al tráfico de las navieras, salvo con el portavoz del PSOE de Sant Antoni. ¿Qué planes tiene usted para buscar un acuerdo?

-Tres meses no es un tiempo muy largo pero sí razonable si se quiere trabajar. Mi intención es hablar con todo el mundo. 

Marí Ribas, durante la entrevista. J. A. Riera

-Por primera vez un conseller ibicenco se pone al frente de la gestión de las autovías de la isla. ¿Su atención se limitará al pago anual de las concesiones? ¿Qué piensa hacer? 

-Primero, debo ver cómo está todo el tema jurídico. La verdad es que las concesiones las tramitó el Govern balear pero tengo entendido que forman parte [las autovías] de la red de carreteras del Consell, que tiene mucho que ver. Hay una comisión mixta. Y la competencia de carreteras está en manos del Consell. Hay que seguir pagando estos 25 o 30 millones cada año. Luego se dice que no llegan inversiones [del Govern balear], pero resulta que están hipotecadas. El tema es este: que las carreteras funcionen, que sirvan…, tenemos un tema eterno con los drenajes de la carretera del aeropuerto que causan problemas tanto en la rotonda del hipódromo como en la de Can Fonoll. Se ha de gestionar todo esto porque el contrato es con el Govern aunque la competencia esté en manos del Consell. 

-El transporte por carretera de Ibiza tampoco es competencia suya, sino del Consell. En cambio, el Govern sí financia íntegramente el transporte por carretera de Mallorca, lo cual supone un agravio comparativo con el resto de islas por la diferencia de recursos que se destinan. ¿Considera justa esta situación

-Tendrían que valorarlo los que aceptaron y diseñaron el traspaso de esta competencia a los consells insulares [excepto Mallorca], con su correspondiente dotación económica y de personal. Es lo que hay. Si se debe replantear a través de ley de Consells o lo que sea... pues ya se replanteará. Parece raro, tal como se ha dicho muchas veces, que el Govern gestione esta competencia en Mallorca y en el resto de las islas lo hagan los consells. No sé si es justo, pero es así y tampoco sé si sabré cambiarlo.

-¿El Govern ayudará al Consell a pagar el coste anual de la estación de autobuses de Vila?

-Hay que hablarlo. Tengo ya reuniones en marcha con el Consell y ya lo he hablado con el director general. Y espero que si los planteamientos del Consell de Ibiza, como los del resto de las islas, son razonables y tienen fundamento se puedan atender. El Govern balear ha de seguir colaborando con los consells y aportando cosas. Me consta que hay otras cuestiones, como el tema del sistema informático [se ofrece el software necesario a los consells] para hacer una integración tarifaria en todas las islas. No creo que se pueda decir que me desentenderé de esta cuestión por el hecho de que las competencias sean del Consell, sino todo lo contrario.

-¿Qué planes tiene para Ibiza en política de vivienda, más allá de las promociones de protección oficial que se están construyendo ahora?

-Reconozco que es un tema tremendamente importante y capital para este Govern. Miraba datos y hasta hace unos años se habían construido pocas viviendas [de protección oficial] en Balears. Teníamos entre 1.500 y 1800, y el objetivo es doblar esta cifra al final de este mandato. Este año está previsto construir unas 500, como en 2020, o más. En Ibiza, a excepción de Vila, se ha hecho poca cosa porque tal como están los planeamientos municipales no se pueden ceder terrenos para esto, o por lo que sea. Desde Sant Josep no fuimos capaces. Objetivos: el tema de Ca n’Escandell con los terrenos del Ministerio. Pese a que el PGOU de Vila está bloqueado, sí se pueden desarrollar proyectos de vivienda pública. También estamos trabajando en una promoción de 120 viviendas en la Comisaría Nacional de Policía, la mitad para la propia policía a cambio del terreno. Vila tiene diversos proyectos en marcha y alguno nuevo. Otro objetivo es reunirme con los ayuntamientos para estudiar nuevos proyectos. También hay una nueva manera de obtener pisos vacíos y de grandes tenedores.

-Que en Ibiza, a diferencia de Mallorca y Menorca, no tiene repercusión porque no hay de este tipo, o al menos no se han declarado. 

-Por lo que se me ha informado hay cuatro o cinco. Hay pocos. Son medidas valientes y novedosas que cuesta gestionarlas.

-Como esta medida no encaja por el momento en Ibiza, ¿piensa que se puede aplicar alguna otra medida más específica para la isla?

-Supongo que construir vivienda nueva. Pero seguiremos trabajando en las medidas que afecta a los grandes tenedores para mejorarlas, a lo mejor con la modificación del decreto de vivienda para ser más efectivos ante las transmisiones que se hacen o para obtener más información de las mismas. También están las líneas de ayuda para el pago de los alquileres, que son muy importantes. 

-¿Se puede intervenir directamente para reducir el precio de los alquileres?

-Esta es la discusión que se mantiene estos días en el Gobierno central y que forma parte del pacto de legislatura. Siempre se ha pensado desde el Govern balear que debe ser el Estado el que cree una herramienta para que las comunidades autónomas puedan desarrollarla. Así estaba marcado. Ahora se ha sabido que hay esta discusión, no sobre el fondo sino sobre la forma. Hay distintas maneras de verlo. Uno piensa que debe ser de manera más directa [Unidas Podemos] y otro a través de medidas fiscales [PSOE]. Esto se arreglará. Pensamos que estaría bien que el Gobierno lo regulase. Es lo que pensábamos que pasaría, y que esperamos que pase. 

-Aunque no sea de su competencia directa, ¿puede intervenir usted dentro del Govern para que se halle alguna solución a los edificios Don Pepe?

-Se puede trabajar y buscar si hay alguna solución, pero he de ser honesto. Es un tema tremendamente complicado por muchas cosas pero ahora no entraré en los detalles. Quiero darme un poco de tiempo para ver si hay alguna posibilidad de hacer alguna cosa que pueda ayudar.

-¿Qué le parece que se mantengan al menos dos semanas más las restricciones en Ibiza por la pandemia?

-Obedece a que la situación aún es bastante complicada en Ibiza y la incidencia del coronavirus, aunque parece que se ha arreglado mucho, todavía es muy alta en números absolutos. Me parece razonable. Ya sé que mucha gente querría abrir pero también es verdad que nos jugamos mucho. Estamos ante unas semanas importantes de cara a la próxima temporada y pienso que alargar 15 días más [las restricciones] es lo que toca, dadas las cifras que tenemos, no por capricho de nadie.

Marí Ribas: «La pasarela de la autovía en Sant Jordi es un objetivo a corto plazo»

-¿Piensa instalar la pasarela sobre la autovía para unir Sant Jordi con Platja d’en Bossa que reclamaba usted como alcalde?

-Ya lo he hablado con el director general. Me lo marco como un objetivo importante a conseguir en un corto plazo de tiempo porque, aunque aún se tiene que redactar el proyecto, no es algo extremadamente complicado.

-¿Por qué aún no se ha hecho nada sobre esta cuestión?

-Se había hablado… Recuerdo que como alcalde lo pedí por primera vez a la presidenta del Govern [Francina Armengol] durante una visita a la isla, luego se comunicó a la conselleria… Reconozcamos también que en 2020 lamentablemente todas las prioridades se han centrado en la crisis sanitaria, y no tanto en estas cosas.

-Pero la demanda de la pasarela se hizo muchos años antes del inicio de la pandemia.

-Sí, sí, pero no se ha hecho ningún proyecto.

-Por eso le pregunto a qué se debe: ¿falta de interés, cuestiones técnicas…?

-Supongo que un poco de todo, o quizás desde el Ayuntamiento no fuimos suficientemente reivindicativos. Se trata de hacerlo ahora, si es posible.

-¿Y en qué punto cree que se debería ubicar esta pasarela?

-Yo tengo una idea particular, pero no lo sé: sería seguir en línea recta por la calle Margalida Llogat [antes se denominaba Montblanc] y acabaría casi en el centro de Platja d’en Bossa. Sería una vía adecuada, pero es mi opinión. Quizá un técnico piensa de otra manera. Otra alternativa es conectar con el camí vell de Sant Jordi. 

-El Ayuntamiento también ha reclamado al Consell la cesión de la travesía de Sant Jordi, renunciando a la inversión de mejora que el Govern balear se comprometió a hacer cuando se proyectó la autovía. ¿Puede haber ahora un cambio de guion para que llegue la inversión que se prometió en su día o ya no?

-No cambiaría lo que ha solicitado el Ayuntamiento [la cesión de la vía sin obra alguna al Consell] porque esta es una infraestructura clarísimamente del Consell Insular. Es verdad que antes de que fuera yo alcalde, cuando se proyectaron las obras de la autovía, en torno al año 2005, en algún proyecto se puso, como valor añadido, el arreglo de esta travesía, pero luego desapareció del contrato o del proyecto. Al final, decidimos pedir la cesión de la carretera, y que la arregle el Ayuntamiento, o esto no se moverá nunca. Es un tema del Consell, no del Govern.

-Hay otros asuntos que no competen al Govern, como la financiación del coste del Cetis de Vila, en los que se ha expresado la intención de echar una mano al Consell. ¿Podría ahora el Govern ayudar al Consell a acometer una reforma de esta vía antes de cederla al Consistorio?

-Nosotros estaremos en contacto con el Consell, sólo faltaría, para cualquier cosa que quieran pedir. Lógicamente, más allá de que las competencias están transferidas hay elementos que se pueden poner sobre la mesa. Por supuesto intentaré ser lo más sensible que se pueda con Eivissa. Pero no hay que olvidar que yo soy conseller de todas las islas. No puedo manifestar otra cosa.

Compartir el artículo

stats