La tarde del miércoles les puede salir muy cara a trece de los cerca de 20 participantes en un pícnic en una caseta varadero de la playa de es Calonet, en Cala Tarida, donde fueron sorprendidos por agentes de la Policía Local de Sant Josep. Varias personas echaron a correr al ver llegar a la Policía, y gracias a esto evitaron la propuesta de sanción que sí se llevaron trece de sus compañeros de excursión.

El Ayuntamiento de Sant Josep recordó ayer que es el Govern balear quien establece la cuantía de las multas por participar en una reunión de más de seis personas no convivientes, y que oscila entre 3.001 y 60.000 euros, según el régimen sancionador del nivel 4 reforzado vigente en Ibiza en la actualidad.

Además, dijo el Ayuntamiento, las personas que no llevaban mascarilla también fueron multadas, en este caso con cien euros. Una de las trece personas sancionadas por participar en la reunión, añadió el Ayuntamiento de Sant Josep, también fue denunciada por la presunta comisión de un delito de desobediencia, que está castigado con una pena de prisión de seis meses a un año o con una multa.

Tras su intervención en Cala Tarida, la Policía Local de Sant Josep publicó en redes sociales: «De verdad que no nos gusta tener que perseguir las reuniones de personas no convivientes; es más, nosotros también estamos deseosos de poder abrazar a nuestros amigos y familiares, de pasar unos ratos de risas sin preocupaciones, pero estamos viviendo tiempos que ni en las películas imaginábamos, miles de fallecidos, millones de contagiados, negocios en la cuerda floja... ¿De verdad no podéis esperar un par de meses? Hemos tenido que denunciar muy a nuestro pesar a trece personas que tendrán que pagar unas multas muy duras, y esperamos que ninguna de estas personas tenga que pasar por Can Misses».