Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno municipal

Sant Josep cerró el año pasado con un déficit de 6 millones por el covid

Pese a la pérdida de ingresos, el Ayuntamiento tiene un remanente de 39 millones, de los que destinará casi cuatro a diversas inversiones, como la criticada compra de tres locales «a dedo» en Cala de Bou por 812.000 €

Ángel Luis Guerrero, al fondo, durante el pleno. Vicent Marí

Ángel Luis Guerrero, al fondo, durante el pleno. Vicent Marí

En el primer pleno ordinario de Sant Josep sin Josep Marí Ribas, y con el primer teniente de alcalde, Ángel Luis Guerrero, ejerciendo ya el mando a la espera de que, en un plazo máximo de 10 días hábiles, sea investido alcalde, se dio cuenta de que finalmente el déficit del presupuesto municipal del año pasado fue de seis millones de euros como consecuencia de la crisis sanitaria. Se barajaba que el agujero presupuestario se situara entre tres y cinco millones de euros, pero finalmente alcanza seis millones, según explicó el concejal de Hacienda, Vicent Roselló.

El año anterior, 2019, el presupuesto se liquidó con un superávit de 3,3 millones y una ejecución del 71% tras la incorporación de 10 millones a los 35 millones iniciales. En 2020, se partía con unas cuentas de 37 millones, a las que se añadieron 11 millones más, con un grado de ejecución del 87%.

La salud financiera municipal no se ha visto afectada ya que el remanente de tesorería se sitúa en 39 millones de euro

decoration

Las medidas adoptadas por el equipo de gobierno para hacer frente a la crisis sanitaria y económica, como la reducción de la tasa de basura o el canon de playas o la pérdida de los ingresos o la ocupación de la vía pública han condicionado este déficit. Sin embargo, la salud financiera municipal no se ha visto afectada, ya que el remanente de tesorería se sitúa en 39 millones de euros.

Precisamente, el pleno aprobó ayer, con la abstención de todos los grupos de la oposición, una modificación de crédito para utilizar 3,8 millones del remanente en diversas actuaciones: el asfaltado de la carretera Davall sa Serra, desde el cruce de Porroig hasta la vía de es Cubells (363.000 euros); la mejora del camino de ses Boques (160.000 euros), la construcción de dos nuevas pistas de pádel en Sant Josep y una valla divisoria con el campo de fútbol (141.000 euros), la urbanización de las calles Lugo y la Rioja y un parque infantil (322.437 euros), la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos (208.853 euros) y de placas solares en centros deportivos y educativos del municipio (casi 350.000 euros).  

Un momento del pleno de Sant Josep Vicent Marí

Además, se utiliza parte del remanente a aumentar, con135.000 euros más (235.000 en total), la línea de ayuda a autónomos y pequeñas empresas afectadas por el Covid que completarán Govern y Consell y 1,3 millones más a la amortización del crédito para las obras del edificio de Caló de s’Oli, cuyas obras ya están acabadas.

Todos los grupos de la oposición dieron el visto bueno a todas estas actuaciones. Sin embargo, criticaron la inversión más elevada de las previstas en este paquete: 812.000 euros para la compra de tres locales en Cala de Bou (para dependencias municipales), que actualmente ocupa provisionalmente la unidad básica de salud. 

El portavoz del PP, Javier Marí, se mostró muy duro con el procedimiento previsto de adquisición de los locales, «a dedo», y su coste. En este sentido, criticó que el informe para cuantificar el coste se basa en la comparación de los precios que aparecen en la web de una inmobiliaria (Idealista) y entre los que se incluyen un pub que está listo para ser explotado. «No tiene sentido comparar el coste de un local de oficinas con un bar de copas. Dudamos de que sea el precio de mercado», dijo Marí, que advirtió de que su grupo vigilará esta operación porque «huele muy mal». 

Josep Antoni Prats, concejal de Ara Eivissa, el único grupo de la izquierda en la oposición, dijo: «No puedo afirmar que no sea legal, pero como mínimo es poco ético y adecuado para el uso que le quieren dar». Además, Ciudadanos (Eva Ruiz) lamentó que la compra de los locales «enturbie el trabajo del Ayuntamiento para estos proyectos tan necesarios».

Compartir el artículo

stats