Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

Hace un año en Ibiza: Los días previos a la pandemia

Crónica de los 30 días que precedieron al estado de alarma: cuando los facultativos de referencia despreciaban la mascarilla y comparaban el covid con la gripe, y el aeropuerto era un coladero

Calles vacías unos días después de iniciarse el confinamiento, en marzo de 2020. César Navarro

Calles vacías unos días después de iniciarse el confinamiento, en marzo de 2020. César Navarro

Hace un año aún no éramos conscientes de lo que estaba por llegar e, ignorantes, despreciábamos lo que estaba sucediendo en China, primero, y luego en Italia. Ni era una gripecilla ni bastaba con lavarse las manos ni la mascarilla era inútil. Los errores cometidos aquellos días fueron colosales.  

Otra epidemia en Asia, pensábamos en enero de 2020 cuando llegaron las primeras noticias de lo que aún se conocía como «neumonía de Wuhan», cuyo origen biológico no fue aclarado hasta la tercera semana de ese mes, momento en el que aprendimos una nueva palabra: coronavirus. Nos las prometíamos felices: el 22 de enero confirmaban en China 17 muertos por esa causa, pero eran cosas de chinos, ya lo solucionarían, como la gripe aviar, y aquí no llegaría. Era, incluso, motivo de chanza: en el multitudinario Fitur (feria turística de Madrid) «la nueva plaga, más mortal que el coronavirus», eran los vídeos de presentación. Esa fue la primera referencia local en este diario, mientras China no se lo tomaba a broma y aislaba a 20 millones de ciudadanos en el epicentro de la pandemia, Wuhan (había 20 españoles atrapados allí), y Francia confirmaba los primeros casos dentro de sus fronteras.

Los expertos sanitarios recomendaban entonces sólo lavarse las manos, cubrirse la nariz y la boca al toser (con el codo), «cocinar bien los huevos y la carne» y «protegerse en caso de estar cerca de granjas o animales»

decoration

El desconocimiento era colosal. Los expertos sanitarios recomendaban entonces sólo lavarse las manos, cubrirse la nariz y la boca al toser (con el codo), «cocinar bien los huevos y la carne» y «protegerse en caso de estar cerca de granjas o animales». Y aun cuando las autoridades sanitarias todavía no tenían claro la utilidad de las mascarillas e incluso advertían de que quien se las pusiera era un alarmista, sus ventas se dispararon en Ibiza (como sus precios), informó este diario el 2 de febrero.

En aquellos primeros momentos, durante los inicios de la expansión del covid (otra palabreja aprendida), Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, empezó a sembrar las hemerotecas de citas históricas, como cuando el 2 de febrero aseveró que la mortalidad de la gripe común era mayor que la del coronavirus de Wuhan.

La enfermedad se acercaba lenta pero inexorablemente a las Pitiüses. En Mallorca detectaban el primer caso el 9 de febrero, y aquellos empresarios chinos que a mediados de ese mes aseguraban que estaban tranquilos, cerraron sus bazares y restaurantes de un día para otro, una espantada en toda regla que fue una especie de aviso. Empezaba la cuenta atrás, 30 días de vértigo hacia el primer confinamiento de las Pitiüses. 

A 31 días

Ramón Canet, jefe de Medicina Interna del Área de Salud de las Pitiusas, sigue los pasos de Fernando Simón y da a entender en una entrevista realizada el 12 de febrero que en Ibiza debería preocuparnos más la gripe que el coronavirus. 

A 26 días

Pero en pocos días cambia la visión que se tiene del covid. El 17 de febrero se sabe que el Ib-Salut ya ha distribuido miles de equipos de protección individual (EPI) entre los sanitarios para que se protejan. Constaba de bata, pantalones, guantes, mascarilla, gafas y protección de la cara... Como el usado cuando la crisis del ébola. No tenía pinta de ser una simple gripe. 

27 de febrero: cursillo para que los sanitarios recuerden cómo colocarse el EPI. Vicent Marí

A 20 días

Y tanto. En Italia se extiende la epidemia por toda su franja norte y suma sus primeros muertos. Pero aquí se sigue sin tomar medidas. Aquel 23 de febrero es domingo de Carnaval. La enfermedad sirve de chirigota. En Formentera gana el primer premio de comparsas una que se hace llamar ‘Coronavirus’. Cientos de personas alternan en las calles de Sant Francesc como si lo que ocurriera en Italia, Francia o China no fuera con ellas. 

A 18 días

Pero iba con todos nosotros. Salud realiza el 25 de febrero las pruebas PCR a un hombre recién llegado de Italia que, alarmado, fue al hospital al presentar síntomas gripales. Dio negativo, como otros dos casos más. 

A 17 días

Diez enfermeros y seis médicos se ofrecen voluntarios en las Pitiusas para formar parte de los equipos de atención primaria que atenderán a los enfermos de coronavirus que no requieran ser hospitalizados. Y los empresarios locales empiezan a temer lo peor y sugieren implementar protocolos ante el avance de la epidemia: «Tarde o temprano llegará», advierte un empresario. Por ejemplo, piden que se tome la temperatura a los recién llegados, medida que con el tiempo se manifestó claramente insuficiente. Ya entonces se sabía que había portadores asintomáticos. Puerto y aeropuerto son un coladero, pero los hoteleros pitiusos confían en la Sanidad y en que la calidad de la española salvará la temporada: «No es lo mismo ir de vacaciones a un país occidental que a Irán o a la India», comenta Toni Torres, presidente de las agencias de viajes. En Can Bonet, los vecinos que habían contratado un crucero en noviembre ya se preguntan qué sucedería si se cancela: «¿Me devolverán el dinero si enfermo?». Se canceló y la agencia de viajes aún no les ha devuelto ni un euro. Ramón Canet deja otra frase para el recuerdo aquella jornada: «No hay nada que fundamente que la gente, para ir por la calle, lleve una mascarilla», indica en un reportaje sobre el uso de los tapabocas. Para Canet «tampoco hace falta» usarla en los aviones: «No se recomienda en ningún sitio», añade. 

A 16 días

137 sanitarios asisten a un curso para recordar cómo deben ponerse y quitarse los EPI. En España ya hay 23 hospitalizados.

6 de marzo: la directora de Atención Primaria, Violeta Vega, atiende a la prensa mientras el doctor Canet aguarda. J. A. Riera

A 15 días

Javier Arranz, especialista en enfermedades infecciosas e integrante del comité de alerta de coronavirus en Balears, asegura en una entrevista concedida a Es Diari el 28 de febrero que si no se le tiene miedo a la gripe, por qué se le va a tener al coronavirus. Arranz hace un Fernando Simón: «Es una enfermedad bastante similar [a la gripe] en la clínica, a lo que sería un cuadro gripal […] Hay que tenerle el respeto justo». Otra perla: «No tenemos que protegernos de forma muy especial. Debemos hacerlo de la misma forma, y volvemos a la comparación con la gripe, con una buena higiene de manos. Es lo más importante».

A 14 días

El Ministerio de Sanidad descarta anular eventos masivos o restringir la libertad de movimientos porque «traería consecuencias muy gordas», según Fernando Simón. 

A 13 días

Tras su discurso con motivo de la diada de Balears, el 1 de marzo, el presidente del Consell, Vicent Marí, opina sobre la suspensión de la feria turística de Berlín ITB: a su juicio se estaba creando «un pánico infundado». Reconoció, eso sí, que si no remitía la epidemia, Ibiza viviría una «situación muy compleja» que podría «condicionar la temporada de una manera muy grave». Pánico o no, el Consell crea un gabinete de crisis. 

Marí estaba demasiado tranquilo: "Esta crisis pasará y la temporada será igual o mejor que la pasada. No hay que caer en el miedo"

decoration

A 12 días

Y ese gabinete se reúne una jornada después, el 2 de marzo, para asistir por videoconferencia a una reunión con el conseller balar de Turismo, Iago Negueruela. Creen los asistentes que invitando a turoperadores británicos, españoles o italianos se «calmará» a los mercados emisores, sobre todo cuando conozcan «la calidad del sistema sanitario» pitiuso, según Juan Miguel Costa, director insular de Turismo. A la salida de ese encuentro virtual, Vicent Marí, presidente del Consell, insiste en que no hay que caer «en el pánico y en el miedo» y hace suyas las palabras de las autoridades sanitarias, de Fernando Simón, por ejemplo, «pues subrayan que el covid es una enfermedad benigna» y que se pasa «como si fuera una gripe más. No hay que estar demasiado preocupados». Marí estaba demasiado tranquilo: «Esta crisis pasará y la temporada será igual o mejor que la pasada. No hay que caer en el miedo». 

A 11 días

Tras detallar los datos del paro, el conseller de Trabajo y Turismo, Iago Negueruela, asegura aquel 3 de marzo que «el coronavirus no debería afectar al llamamiento de fijos discontinuos».  

A 9 días

La presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer, anuncia que se ralentizan las ventas en Italia, el país más afectado por la epidemia en esos momentos. A sólo nueve días de que se decrete el estado de alarma y el confinamiento general del país, la ceguera sigue siendo absoluta: Ocio de Ibiza pide que se promocione su sector y los empresarios de Formentera, que se lleven a cabo acciones promocionales.

A 8 días

Primer positivo. Es detectado el 6 de marzo. Se trata de un hombre de mediana edad residente en el norte de Italia. Es ingresado en el hospital debido a sus síntomas. Se le comienza a tratar con antirretrovirales. Se informa al respecto en una rueda de prensa sin mascarillas que ofrece el doctor Canet. La directora médica de Atención Primaria, Violeta Vega, insiste en que lavarse las manos es la medida más adecuada para prevenir el contagio. Además, los hoteleros de Ibiza confirman que se están frenando las reservas. Los empresarios no quieren decir lo que es un secreto a voces: hay cancelaciones masivas. Incluso ya hay países, como Francia, que se adelantan a otros y aconsejan no viajar al extranjero. La Iglesia empieza a tomar medidas, como retirar el agua bendita de las pilas y aconseja a los fieles cambiar el gesto de paz: en vez de un abrazo o de darse las manos, un toque de puños o un saludo a distancia. Y mejor que besar una imagen, inclinarse ante ella. 

Masiva afluencia (un millar de personas) a la manifestación del Día de la Mujer en las calles de Vila, el 8 de marzo.

decoration

A 7 días

Ramón Canet insiste en otra entrevista en que las mascarillas «no proporcionan de manera general una protección a la comunidad». Dice que dan una falsa sensación de seguridad. Hay que lavarse más las manos. 

A 6 días

Masiva afluencia (un millar de personas) a la manifestación del Día de la Mujer en las calles de Vila, el 8 de marzo. Todas las manifestantes, prietas las filas y sin mascarillas. Mucha sororidad, poca protección. 

A 5 días

Las agencias de viajes empiezan a notar los efectos de la enfermedad: pierden más del 50% de las ventas por la «psicosis» creada. El vicepresidente de la patronal hotelera, Juanjo Riera, insiste en la necesidad de adoptar medidas a la entrada del puerto y del aeropuerto: «Es bastante alucinante que no haya ningún control», denuncia. Aún era posible volar desde el norte de Italia (donde el coronavirus causaba estragos) a Ibiza sin pasar controles. En el aeropuerto sólo había carteles informativos que invitaban a extremar la higiene, como lavarse las manos y esas cosas. Madrid decide cerrar sus centros educativos ante el avance del coronavirus: ¿están locos esos madrileños?, nos preguntábamos. Ibiza recibe un aluvión e universitarios que estudian allí y que, pese a la elevada incidencia en la capital de España, no pasan control alguno al llegar a Ibiza. Italia limita el movimiento de sus ciudadanos de la península: ¿están locos esos romanos, perdón, italianos?, nos cuestionamos entonces. ¿Era para tanto? Pues sí.

A 4 días

El Hospital Can Misses restringe las visitas a pacientes: sólo podrá acudir una persona. Sin mascarilla aún. Si se lava las manos y tose en el codo, basta. Para prevenir contagios en las residencias de la tercera edad, la conselleria de Asuntos Sociales insta a cumplir las mismas estrategias que se emplean en esos centros para «detectar y prevenir la propagación de otros virus respiratorios, como la gripe». Pullmantur pide desviar a Ibiza 13 cruceros en abril para evitar los puertos italianos. En breve no podrán desembarcar ni aquí: el 12 de marzo, el Gobierno prohíbe que atraque en Balears cualquier crucero y pasaje italiano. Los locales de la Asociación de Ocio Nocturno, que tampoco parecen presagiar la que se avecina, elaboran una guía para evitar la propagación del virus en sus instalaciones. En breve se darán cuenta de que será un verano sin baile. 

12 de marzo: Los hoteles retrasan sus aperturas. "El teléfono lleva días sin sonar", reconoce un hotelero

decoration

A 3 días

El presidente del Consell, tras reunirse con sindicatos, patronal hotelera y empresarios de todos los sectores, comunica que las reservas están congeladas y las que hay son un 50% inferiores a las del año anterior. Su esperanza es que con «la llegada del buen tiempo» mejore la situación. Entonces aún se creía que el calor haría remitir la pandemia del coronavirus, porque no era más que una «gripecilla». Los hoteleros ya hablan de una Semana Santa prácticamente perdida, pero animan, como Ana Gordillo, presidenta de esa patronal, a extender la temporada «hasta noviembre... si hay vuelos». Cuatro hoteles que alojan a turistas del Imserso se empiezan a plantear el cierre tras la suspensión, por parte del Gobierno, de esos viajes, un aviso a navegantes de lo que estaba por llegar. Y tres días después del 8-M, el Govern prohíbe todos los eventos sociales que reúnan a más de 1.000 personas en los siguientes 30 días. Es decir, no habrá ni ferias ni procesiones de Semana Santa. Fernando Simón deja otra perla para la posteridad: la crisis del coronavirus puede durar en España un mínimo de dos meses y, en el peor de los casos, «cuatro o cinco». Italia decreta el cierre de todos sus negocios, salvo farmacias y alimentación, y «bloquea totalmente» el país, a cal y canto. El Banco Central Europeo prevé ya una crisis como la de 2008. Se queda corto

11 de marzo: encuentro de Consell, Govern, consistorios, empresarios y sindicatos. «Las reservas están congeladas», se informa. Vicent Marí

A 2 días

El Govern anuncia el jueves 12 de marzo que desde el lunes 15 cierran todos los centros educativos (desde las guarderías hasta la UIB) al menos dos semanas. Al menos. Se anulan las consultas en los centros de salud. Las empresas detienen la contratación de los fijos-discontinuos, pese a que el conseller Negueruela afirmaba una semana antes que «el coronavirus no debería afectar al llamamiento» de esos trabajadores. Los hoteles retrasan sus aperturas: «El teléfono lleva días sin sonar», reconoce el director del Ibiza Gran Hotel. El vicepresidente de la CAEB, José Antonio Roselló, avisa de que las Pitiusas «colapsarán» si esta crisis se prolonga a la temporada turística y que Ibiza y Formentera padecerán más que el resto de Balears... como así ha sido. La CAEB ya pide suspender el IBI y la ecotasa. Una enfermera explica a Es Diari cómo lavarse las manos mientras se canta el ‘Cumpleaños feliz’. Lo hace sin mascarilla, pues aún se cree que es innecesaria.

A 1 día

España decreta el estado de alarma el 14 de marzo. El país queda confinado desde el día 15 de marzo. Se restringe, de momento, el movimiento de personas durante dos semanas. Nadie puede salir de casa, salvo para causa de fuerza mayor (o acudir al trabajo). Y de hacerlo debe ser en solitario y guardando un metro de distancia con otras personas. Llegarán tiempos peores. La presidenta del Govern, Francina Armengol, pide al fin a Pedro Sánchez control en las llegadas a las islas en avión (no le harán ni caso), y decide cerrar discotecas, instalaciones deportivas y gimnasios, mientras que la hostelería y los cines deben reducir sus aforos. Se conoce el segundo caso pitiuso: una joven de la isla que se contagió a partir de un contacto con una persona que había dado positivo en Madrid.

Día 1 del confinamiento

Un par de grandes superficies cierran por falta de género. El coronavirus vacía las calles de la isla de Ibiza.

Compartir el artículo

stats