Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Optimismo entre los empresarios de ibiza que creen que «es difícil que vaya peor»

Redujeron sus plantillas casi un 50% de las empresas y presentaron algún ERTE un 54%

Maria Àngels Marí, secretaria general de la Pimeef, explica el contenido de la encuesta. | VICENT MARÍ

Maria Àngels Marí, secretaria general de la Pimeef, explica el contenido de la encuesta. | VICENT MARÍ

El 77% de los participantes en la encuesta de actividad de la Pimeef cree que 2021 será igual (55,79%) o peor (21,36%) que 2020, mientras el 22,8% vaticina un ejercicio mejor. Cunde, pues, el pesimismo, puesto que nunca se había visto tan negro el futuro, aunque el porcentaje entre quienes esperan que todo mejore es el más alto de los tres últimos años.

Por sectores, llama la atención que la hostelería (32,6%) y el comercio (23,7%), los peor parados de 2020, vean con optimismo 2021. Igual sucede por municipios: el que más ha sufrido, Sant Antoni, es el que tiene más confianza. Según Maria Àngels Marí, secretaria general de la Pimeef, es lógico que tengan esperanzas tras los malos momentos vividos: deben pensar que difícilmente podría ir peor. Entre los pesimistas, la construcción y la industria. Donde más empresarios pesimistas hay es en Formentera.

Este año han cambiado los factores que los empresarios creen que más afectan a sus negocios. La mayoría (63,6%) de las respuestas (múltiples en este caso) señalan a las restricciones legales aplicadas por las administraciones para detener el avance de la pandemia, seguidas del descenso de ventas (60,2%), la temporada turística demasiado corta (55,4%), la fiscalidad (24,4%), los costes de contratación de personal (21,7%) y el intrusismo (20,4%).

El 21% con falta de liquidez

El 43,2% de los negocios no ha tenido falta de crédito (entre el 60% y el 75% otros años), pero el 56,8% restante sí, lo que le ha causado diversos problemas, como falta de liquidez (21,4%, cuando en el último lustro no se pasó del 7,4%), necesidad de reducir gastos (20,4%; el 6,2% en 2019), imposibilidad de realizar inversiones 88,3%) y aplazamientos de pagos (6,5%). En ese sentido, Marí indicó que «hubo dificultad para acceder a subvenciones de las administraciones por sus excesivos requisitos» y a que «no había ayudas para determinados sectores económicos». El 50,5% no las solicitó, y al 32,1% se las concedieron, mientras que al 8,2% no se las dieron pese a pedirlas. Más dificultades tuvieron con las ayudas los autónomos, que Alfonso Rojo, presidente de la Pimeef, recordó que son para «su subsistencia», no para sus negocios. Las solicitaron sólo el 31,2%. Un tercio pidió la prestación por cese de actividad y a algo más, el 35,7%, le fue concedida financiación.

El 46,6% de los empresarios encuestados no pidió créditos ICO o ISBA: «Muchos han usado sus remanentes», indicó Rojo. A un 45,9% ya se lo han dado. Sólo a un 2,3% se lo denegaron. Y de los que lo recibieron, el 49% admite que la cantidad fue suficiente.

El problema, como señalaron tanto Rojo como Óscar Prohens, director del Banco Sabadell en la isla, es el vacío de ingresos hasta que empiece la actividad. El 20% de los empresarios estima que necesitará más financiación externa para llegar hasta el inicio de la temporada, mientras que el 44% no tiene ni idea. En este último caso, tan alto porcentaje se debe a que «hay mucha incertidumbre sobre lo que pasará», según Marí.

Encuesta actividad Pimeef 2020

Casi el 50% de las empresas redujeron sus plantillas, cuando el porcentaje más elevado al que se había llegado en el último lustro fue del 17,7%. En 2021 es posible que mengüe aún más en el 24,3% de los negocios. Más de la mitad (el 54,3%) presentó expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que en el 39% de los casos afectó a más de un 75% de sus trabajadores. Cuando se abrió la temporada, «y a pesar de que los números no cuadraban», el 37% desafectó del ERTE a más de un 75% de sus empleados.

Los empresarios consideran que los principales errores cometidos en la gestión de la pandemia fueron la falta de previsión y de ayudas económicas, así como el escaso control de puertos y aeropuertos y la ausencia de consenso entre los políticos.

Casi el 58% califica de insuficiente la reducción del IBI de su ayuntamiento, el 86% cree que los ERTE deben mantenerse mientras haya restricciones y el 50% dice que es injusto devolver lo descontado de la Seguridad Social por los ERTE si no se mantiene el empleo el tiempo exigido.

Compartir el artículo

stats