Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos critican el «escándalo» de las casas de madera de Can Germà

Su presidente lamenta la pasividad del Ayuntamiento con las viviendas de los médicos y recuerda que hay propietarios que esperan «cinco años» una licencia

Las viviendas de madera que un grupo de médicos está construyendo en Can Germà.

Las viviendas de madera que un grupo de médicos está construyendo en Can Germà. J. A. RIERA

El presidente de la Asociación de Vecinos de Can Germà-Cala Salada, Paul Devaux, critica que el Ayuntamiento de Sant Antoni no haya paralizado las obras de construcción de dos viviendas de madera que promueve un grupo de médicos que ha constituido una cooperativa para impulsar el proyecto. Devaux califica de «escándalo y vergüenza» la actitud del Consistorio. «No entiendo cómo no se pararon los trabajos enseguida», subraya.

Las viviendas, que ya están casi acabadas, se han construido por silencio positivo ante la falta de respuesta el Consistorio a la solicitud de licencia. El primer teniente de alcalde de Sant Antoni, Joan Torres, de Proposta per Eivisa (PxE), socio de gobierno del PP y Ciudadanos, ha criticado también con dureza que el departamento de Urbanismo no actuase en el momento en que los promotores comunicaron que se acogían al silencio positivo para iniciar las obras. Recientemente, el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Costa, ha solicitado un informe a un gabinete externo para aclarar si las obras cumplen la legalidad. Torres ha dicho que «llega tarde» y que es «inaceptable» la forma cómo se ha gestionado todo este asunto.

El representante de los vecinos recuerda que hay muchos propietarios de la zona que llevan «cinco años» esperando que el Ayuntamiento les conceda licencia para construir. «Es un desastre y, de repente, aparecen unas personas que sí pueden construir con la bendición papal», critica Devaux, al tiempo que advierte de que algunos vecinos ya están pensando «en construir casas de madera en sus jardines».

«No son prefabricadas»

El concejal de Urbanismo justifica que se podían iniciar estas obras por silencio positivo al ser un suelo urbano y viviendas prefabricadas. Sin embargo, Devaux niega que lo sean. «No son prefabricadas. Están fijadas sobre hormigón. Ahora se pueden construir casas de madera con aislamiento por fuera y enlucido. Es otra manera de construir», dice.

Por otra parte, el grupo PSOE-Reinicia califica de «muy grave» el caso de las viviendas de madera de Can Germà. «Si el Ayuntamiento es incapaz de dar una respuesta sobre la legalidad de la promoción, está causando una situación de indefensión al resto de los ciudadanos. El PP de Marcos Serra está dando el mensaje de que no pasa nada si se construye sin licencia, y esto es absolutamente inaceptable», denunció ayer el principal grupo de la oposición a través de una nota.

Los socialistas también exigen a los socios del PP en el equipo de gobierno (PxE y Ciudadanos) que «no sean cómplices» de esta situación. «No basta con declaraciones críticas a través de los medios de comunicación, tienen que tomar decisiones para acabar con esta situación», apunta el portavoz, Simón Planells, a través del comunicado de prensa.

Asimismo, PSOE-Reinicia lamenta «el caos urbanístico» que, denuncia, está «provocando el gobierno de Marcos Serra» y señala que el caso de las casas de madera de Can Germà es «sólo un ejemplo más de la deriva y el descontrol del departamento de Urbanismo». Acusa al concejal Miguel Ángel Costa de «mentir» en el último pleno porque dijo que había encargado el informe externo cuando «no había ningún contrato firmado».

Compartir el artículo

stats