Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Automoción

Los talleres de Ibiza, al ralentí

La inactividad de las empresas de alquiler afecta a los negocios de reparación de coches con descensos en la facturación por encima de la media española

Imagen de un taller de Vila. Toni Escobar.

Imagen de un taller de Vila. Toni Escobar.

Las talleres mecánicos no se han librado de la caída generalizada de la actividad por las restricciones derivadas del covid. En el caso de Ibiza, la crisis ha golpeado de manera muy dispar, ya que mientras algunas empresas que dependen de la clientela local salen adelante airosas, otras que recibían buena parte de sus encargos de las compañías de alquiler de coches sufren descensos en sus cajas de entre el 35% y el 50%.

El informe anual de la Federación Española de los talleres de automoción indica que, en 2020, la facturación en este sector fue de 10.150 millones de euros, una cifra que supone una reducción del 20% en relación al año anterior. Además, se perdieron 5.500 empleos en el conjunto del país, un 3,5% del total, mientras que dos de cada tres negocios han tenido que presentar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Un operario del Taller Bartolomé Marí, en Sant Josep. Toni Escobar

Ibiza Auto es uno de los que ha visto cómo su demanda cae muy por encima de la media española. «Trabajo mucho con los rent a car y, en mi caso, la facturación ha podido bajar hasta un 50%», explica su propietario, Stojan. Normalmente, su taller contaba con dos operarios, pero desde octubre se encuentra solo. «Las perspectivas de futuro son muy negras y todo el mundo está igual ahora mismo», lamenta.

Trabajamos mucho con los 'rent a car' y, en mi caso, la facturación ha podido bajar hasta un 50%

decoration

Personal de temporada

Otra de las empresas que presta servicio a las empresas de alquiler, que prefiere guardar el anonimato, detalla que su facturación ha caído en un 35%. «En la Península hay otras industrias y han podido mantener mejor su actividad, pero aquí, con la dependencia del turismo, ha afectado más», apuntan. En este caso, mantienen a los trabajadores fijos de la plantilla, mientras que al personal eventual no pudieron renovarle el contrato por la crisis.

En cambio, el taller Rutasa cuenta entre su clientela fija con la flota de varias empresas de sectores que no han cesado su actividad y, además, con la de la Policía Nacional. «Yo no me puedo quejar», asegura su propietario, Manuel Cárdenas. «Nuestra actividad puede haber caído un 15%, pero tal y como están las cosas en general, debo admitir que soy un privilegiado», confiesa.

Nuestra actividad puede haber caído un 15%, pero, tal y como están las cosas, debo admitir que soy un privilegiado

decoration

Todos los talleres de España pudieron seguir trabajando durante el estado de alarma, aunque solo para arreglos y no para la venta de piezas. En consecuencia, Rutasa sufrió un bajón desde mediados de marzo hasta mayo, cuando «solo venían algunos trabajadores de sectores esenciales, como el hospital», recuerda. En esa época, tuvo dos meses en ERTE a los dos empleados del taller en el que, además de él, trabaja su mujer en las tareas administrativas

Cárdenas también constata que la caja se resintió en los meses de noviembre y diciembre, cuando, después de la temporada, solían acudir a su negocio muchos clientes para reparar su coche de cara a las vacaciones. «Pero después ha ido bastante bien y estoy satisfecho, porque puedo cubrir los gastos», destaca.

En Sant Josep, el Taller Bartolomé Marí también valora que ha capeado la crisis gracias a la clientela local y a que, el pasado verano, también contó con buena parte de los extranjeros que tienen segunda residencia en la zona. «Ahora mismo estamos en época de vacas flacas, porque en febrero y marzo es cuando tenemos menos actividad, pero estamos teniendo la misma que en los mismos meses del año pasado», destaca. Al principio del confinamiento, estuvo dos semanas cerrado y después reabrió solo con sus dos hijos, aunque «al principio la gente tenía miedo de salir». No obstante, la actividad remontó y los empleados en ERTE han podido reincorporarse.

Compartir el artículo

stats