Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Ibiza, responsables de la investigación de los incendios que comenzaron el miércoles por la tarde en zonas forestales de Sant Josep, dicen que sólo hubo un foco, y no al menos tres, como se pensó en un principio, confirmaron ayer desde la comandancia del instituto armado en Balears.

Los especialistas del Seprona señalan también que, por el momento, no pueden determinar con seguridad si se trató de un incendio intencionado o si, por el contrario, fue fortuito o producto de algún tipo de imprudencia.

32

Incendio en Sant Josep

También indicaron desde las oficinas de la comandancia de la Guardia Civil en Balears que la zona quemada por las llamas, un gran pinar, no es de gran valor medioambiental, y añadieron también que el fuego quemó una superficie algo mayor que las 5,15 hectáreas que, en principio, calcularon anteayer los responsable de extinción del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat).

El incendio del Puig d'en Botja se dio finalmente por extinguido a las 18.30 horas de ayer, informó en su cuenta de Twitter el Ibanat, que añadía que el fuego afectó a 4,6 hectáreas de pinar.

Imágenes aéreas del incendio forestal en Sant Josep

Según informaron desde la Guardia Civil, ayer aún se temía que el viento pudiera reavivar las llamas en algunos puntos de las áreas de es Torrent de Cas Berris y es Puig d'en Botja, por lo que los brigadistas del Ibanat continuaron refrescando la zona durante una parte de la jornada.

Lo que sí parece claro es que el incendio se dividió en áreas muy alejadas entre sí.

Sospechas

Sospechas

Varias fuentes destacaron el jueves que las sospechas de que el incendio fuera intencionado cobraron mucha fuerza cuando se vio que el fuego prendía de forma prácticamente simultánea en dos o tres puntos distantes. Ahora, aunque el Seprona haya determinado que sólo hubo un foco, la Guardia Civil remarcó ayer que no se descarta la hipótesis de que fuera intencionado.

En los trabajos de extinción participaron más de 40 personas entre brigadistas del Ibanat y bomberos del Consell de Ibiza. También se contó con el servicio de una avioneta air tractor y tres helicópteros que se encargaron de realizar descargas de agua desde el aire sobre las llamas.