Opinión | Desde la marina

Zonas de servidumbre que no se respetan

«Villas privadas invaden el acceso público a la costa en Caló d’en Real».

¡Si sólo fuera en Caló d’en Real!

El titular que hace unos días leíamos en estas páginas no sorprendió a nadie porque era más de lo mismo: «Villas privadas invaden el acceso público a la costa en Caló d’en Real». ¡Si sólo fuera en Caló d’en Real! El colocar muros y vallas que dificultan o impiden al personal el acceso al mar, ocupando una zona pública de servidumbre, es una práctica que se viene dando desde hace demasiados años con total impunidad en muchos puntos del litoral. Costas le pasa la pelota a los Ayuntamientos que miran hacia otro lado. Sucede en Porroig, en la costa de Pou des Lleó, en Cala Codolar, en las playas de Comte, en cala Molí… ¿Se han preocupado las administraciones de localizar y corregir estas prácticas que se saltan a la torera la Ley de Costas? Parece que no. Y el no hacerlo es una invitación a que el hecho se repita. No es de recibo, como está sucediendo, que los consistorios se queden a la espera de que alguien haga una denuncia. Se tendría que actuar de oficio con la correspondiente sanción. Y punto pelota.

Tiene bemoles que el mastuerzo de turno pueda levantar una valla y la administración no pueda eliminarla sin más, cuando la Ley de Costas, taxativa, establece una zona de servidumbre de seis metros. Saltársela a la torera es un delito, pero también lo es la dejación de la administración de turno que hace caso omiso de la situación. Recuerdo una casa en Roca Llisa, junto a Cala Olivera para ser exactos, construida a dos metros de un acantilado, que tiene un muro en el mismo límite de la peña que se descuelga cortada a cuchillo sobre una playa de piedras. El paso que queda, con tierra de gravillas que dificultan del agarre es de sólo 50 o 60 centímetros y la caída para quienes lo utilizan para bajar al mar supone despeñarse en una vertical de 15 o 20 metros. Me pregunto qué pasa si alguien tropieza, resbala y se le van los pies. ¿De quién es la responsabilidad? ¿Del que sufre el accidente por temerario, del propietario de la casa de marras que provoca el riesgo o, subsidiariamente, también de la Administración que no corrige la situación? n

Suscríbete para seguir leyendo