Opinión | Tribuna

Esquerra, buscar sentido al sinsentido

Hay dos escenas sobre la mesa: la que defiende Illa, una mayoría operativa con posibilidad de gobernar, y la que se intuye de Junts, repetor elecciones

Cuando nos toca hablar de política tratamos de encontrar el sentido de lo que ocurre. Y a veces ocultamos la incapacidad de encontrarlo en extrañas teorías conspirativas de las que presuntamente no podemos dar cuenta y hacemos ver lo que no es. Cabe la posibilidad también de que los políticos hagan cosas que no tienen sentido. Esquerra ha decidido votar a Josep Rull como presidente del Parlament, un muy buen candidato. Lo ha hecho, según una de sus portavoces, Marta Vilalta, para asegurar que la mesa de la cámara tiene una mayoría «antirrepresiva». La minoría represiva la forman diputados del partido que presentó en el Congreso de los Diputados el proyecto de la ley de amnistía que ayer entró en vigor. Bien. Ahora sabemos, gracias a la reconstrucción que ha hecho la sección de política de esas negociaciones, que la decisión surgió de una reunión de Carles Puigdemont y Marta Rovira. Bien. Ahora sabemos también que el PSC estaba dispuesto a votar a Laura Vilagrà si Esquerra la presentaba como candidata a la presidencia del Parlament. Bien. Ahora sabemos también que Junts, una vez Esquerra le ha dado el control del tiempo político en Catalunya, baraja algunas posibilidades de las que no se había hablado como es el caso de que el primero en concurrir a la investidura sea Illa por ser el más votado o de acabar activando el plazo de la repetición electoral sin debatir investidura alguna. Bien.

Este cuadro indica que hay dos opciones realistas encima de la mesa. La que defiende Illa, que es hacer una mayoría operativa para la investidura que tenga posibilidad de gobernar. Y la que se intuye en los primeros movimientos de Junts, que sería repetir elecciones tras un larguísimo spot electoral de Puigdemont con idas, venidas, detenciones, etcétera. Igual todo son fabulaciones para buscar sentido a lo ocurrido. Pero en todas las hipótesis la conclusión es que alguien en Esquerra ha decidido que, además de pasar a la oposición, hay que abandonar la política institucional. Y no solo él. Todos.

Suscríbete para seguir leyendo