Demasiada empatía

A veces tenemos penas que no merecen la pena. Alberto Núñez Feijóo perdió gobernar en mayoría absoluta con Vox por pereza de campaña, pero su empatía le hace preocuparse por su rival, Pedro Sánchez, que esprintó en la tele y en los pactos y gobierna como puede. «Aterra pensar cómo será cada semana de esta legislatura», comentó Feijóo ante lo que le ha costado al gobierno sacar adelante sus decretos. Si fuera mala persona, el líder del PP disfrutaría pensando en lo mal que lo va a pasar el tío que le dejó sin vivienda oficial en Madrid cuando ya no tenía trabajo en Galicia.

Feijóo pone su manera de pensar en la piel del presidente del gobierno, pero Pedro Sánchez lo lleva bien. Hace de la necesidad virtud y cree que bien está lo que bien acaba, como si pensase que nunca llovió que no parara, seguro de que ande él caliente, ríase la gente...

Los empáticos medios de comunicación calificaron de «agónica» la negociación para sacar los decretos, lo que sugiere la lucha y angustia del moribundo, pero luego ves a Pedro Sánchez en prensa radio y televisión (de entorno seguro) vivito y coleando, negando con naturalidad lo negociado con los independentistas, como si sólo hubiera problemas de traducción castellano-catalán, catalán-castellano.

Al empático Feijóo no le gusta ver al socialista Sánchez chantajeado por el independentista exconvergente Carles Puigdemont y ha prometido una «ofensiva política, social y judicial sin cuartel y sin descanso» contra esa extorsión. Nadie puede acusar a Feijóo de no hacer una oposición democrática -la hace sin cuartel- ni de ser desleal: trabaja más a favor de Sánchez que Podemos, que hace nada era socio de gobierno y ahora le tumba decretos sociales junto a Vox. La oposición de verdad es Isabel Díaz Ayuso que, netayahumente, «no le daría ni agua» a este gobierno. En cambio, Feijóo, político de despacho presidencial, va a abrigarse mucho para hacer su oposición social y defender al impávido Sánchez de la extorsión de Puigdemont. Con lo crudo que es el invierno de Madrid.

Suscríbete para seguir leyendo