Tribuna

La IA en ciberseguridad: ¿aliado o adversario?

La inteligencia artificial (IA) ha revolucionado múltiples sectores y campos, como la medicina, la industria automotriz, el comercio electrónico y la atención al cliente. Su capacidad de aprender, razonar y tomar decisiones ha transformado la interacción con la tecnología, desde los asistentes virtuales hasta los algoritmos que impulsan las recomendaciones personalizadas. Aunque la IA ha arraigado muy rápidamente en nuestra vida cotidiana, en el ámbito de la ciberseguridad aún existe un debate sobre si es un aliado o un adversario en la protección de nuestras infraestructuras digitales.

En un mundo cada vez más interconectado, la ciberseguridad se ha convertido en una preocupación primordial. Con cada avance tecnológico, los ciberdelincuentes encuentran nuevas formas de infiltrarse en nuestros sistemas y comprometer nuestra información. Sin embargo, en medio de este panorama desafiante, la IA puede ser un aliado poderoso en la protección de nuestro mundo digital.

La IA ha demostrado su eficacia al analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real, identificando patrones sospechosos y detectando actividades maliciosas de forma precisa y rápida. Su capacidad de aprendizaje automático le permite adaptarse a las nuevas tácticas de los ciberdelincuentes, mejorando continuamente en la identificación y neutralización de amenazas. Adicionalmente, la IA puede automatizar tareas complejas, ahorrando tiempo y recursos, y reduciendo errores humanos. Por otro lado, nos ayudará a prevenir y mitigar ataques sofisticados al analizar datos de múltiples fuentes y detectar relaciones y comportamientos no evidentes para los analistas humanos.

Sin embargo, la IA no es una solución infalible y los atacantes también pueden utilizarla para técnicas evasivas. Es necesario respaldar la IA con una estrategia integral de ciberseguridad y promover la colaboración entre humanos y máquinas para desarrollar soluciones robustas y afrontar los desafíos actuales y futuros.

Pero no siempre la IA es un aliado, también puede convertirse en un adversario si su uso es inadecuado. Cuando hablamos del potencial de la IA en malas manos, nos referimos a los ciberdelincuentes y actores malintencionados que pueden utilizar esta tecnología para fines delictivos. Estos pueden aprovechar su capacidad de aprendizaje automático para desarrollar técnicas de ataque más sofisticadas, automatizando y escalando sus ataques. La IA también puede ser utilizada en ataques de ingeniería social, creando perfiles precisos de las víctimas y diseñando ataques personalizados. Además, puede generar contenido falso convincente (noticias fakes, vídeos manipulados, etc.) y existe el riesgo de la manipulación de los algoritmos usados en los sistemas de seguridad basados en IA.

Desde el punto de vista de la ciberseguridad, la falta de regulaciones y controles adecuados para el desarrollo y uso de la IA es preocupante. Se requiere una colaboración activa entre gobiernos, empresas y expertos en ciberseguridad para establecer regulaciones sólidas, proteger la privacidad y seguridad de los datos, y desarrollar técnicas de defensa avanzadas para mantenernos un paso adelante de los atacantes.

La IA es una fuerza transformadora esencial para la sociedad actual, pero debemos encontrar un equilibrio entre la innovación y la seguridad, asegurándonos de que los avances tecnológicos se utilicen para el bien común en lugar de causar daño y generar graves consecuencias.

Jordi Juan | Socio de EY, Technology Consulting - Ciberseguridad

Suscríbete para seguir leyendo