desde la mola

‘Acolorits’

Valentín Villagrasa

Valentín Villagrasa

Paraules d’amor, sencilles i tendres» (otra vez Serrat) definen perfectamente las ilustraciones de Patricia Gea en un libro donde la protagonista es la diversidad funcional y que acaparó las colas de firmas en un Sant Jordi en Sant Francesc, tan intenso, aunque menos agobiante que el de las Ramblas de Barcelona. También con sus rosas, con sus chiquillos alborotando (en sentido positivo) por entre padres y abuelos (haberlos, haylos) en una fiesta que amplía su influencia a otros puntos geográficos y no se circunscribe a la conurbación de grandes áreas de población. Bienvenido sea Sant Jordi como signo de convivencia. Volviendo a nuestros Acolorits. He de confesarles que ni soy, ni quiero ser imparcial con respeto a ‘Patri’. Mi admiración va más allá de lo artístico y llega a las relaciones personales (compartimos trabajo) que se prolongan a tiempos pretéritos a nuestro reencuentro en Formentera. Pero eso no quita que pueda referirme a cada una de sus ilustraciones de este ‘cuento’. Entrecomillado, porque les confieso que no supe encontrar las excelencias literarias que pueda encerrar (será por mi pertinaz ignorancia).

De ahí que me refiera a las imágenes de cada uno de los niños y niñas que aparecen desde la portada con erizo incluido, hasta ese pañuelo lila de Jamila que es toda una declaración de intenciones respecto a la fortaleza mental de quien tiene (estoy seguro de que supera) un ataque de la violencia del cáncer. Dicen que el arte debe inspirar al que lo crea y al que lo admira, también. Puedo deciros que Acolorits consigue inspirarte ternura (la lágrima suele ser fácil frente a la adversidad infantil). Y además emociona en cada una de las expresiones de estos pequeños héroes. Sonrisas, muecas de silencio, manos solidarias o momentos de complicidad con un animal son un mensaje optimista que traspasa las tapas de este libro donde la literatura la ponen los personajes, que al final adivinas que tienen nombre y el apellido de una disfuncionalidad. Bienvenido sea al mundo editorial una iniciativa de esta importancia que tiene la intención de acercar las palabras por la vía de la imagen para cultivar la propia imaginación. Nunca he sido de quedarme con un icono, pero sí que ‘Patri’ me ha hecho decantar por Joanet (síndrome de Down) y el sentido de la amistad que desprende para con su gato, sin duda un compañero de viaje a otros mundos donde los demás somos incapaces de llegar. «Paraules d’amor sencilles i tendres»… pot ser no savien mes… erem infants. Gracias, ‘Patri’.

Suscríbete para seguir leyendo