Tribuna

¡Por la igualdad salarial ya!

Eva B. Cerdeiriña

Eva B. Cerdeiriña

Este miércoles, 22 de febrero, volveremos a reivindicar el Día de la Igualdad salarial. La brecha entre mujeres y hombres es una realidad en Balears. Durante la última década (2010/2020), los salarios medios de los varones han sido sustancialmente superiores a los de las mujeres. En 2020 (últimos datos disponibles del INE Encuesta de Estructura Salarial) el salario medio de las mujeres en nuestra comunidad era de 21.998 euros, frente a 25.699 euros de los hombres. En otras palabras, el salario medio anual de ellas tendría que aumentar un 17% para igualarse al de los hombres, esto es 3.701 euros anuales más.

Otro dato que muestra además la persistencia de la precariedad salarial de las mujeres es que, en comparación interanual 2019/2020, su salario medio creció un 1,7%, un dato sensiblemente inferior al crecimiento experimentado por el salario masculino: un 3,2%. La brecha salarial en Balears en el año 2020 es de un 14,4, y sube con respecto al año 2019 un 1,22: somos la comunidad donde la brecha presenta un aumento más elevado.

El año 2020 fue un año en el que se produjo una importante crisis económica y social como consecuencia de la pandemia. La experiencia de otras crisis y recesiones ha dejado de manifiesto que, en muchas ocasiones, sus efectos golpean más duramente y de manera más duradera a las mujeres, debido a su mayor vulnerabilidad.

Siete de cada diez mujeres que trabajaban en Balears en el año 2020 en sectores en los que la caída de las remuneraciones de las personas asalariadas ha sido mayor durante la pandemia, bien por despidos, por prolongación durante muchos meses de los ERTE o por recibir unos salarios más bajos al reducirse la actividad. Son los sectores principales de la actividad económica balear que se vieron muy afectados durante la crisis de 2020; nos referimos a la hostelería, el comercio, el transporte y otras actividades asociadas al turismo, sectores todos ellos donde existe una presencia muy alta de mujeres. La brecha salarial también tiene su reflejo en la prestación durante los ERTES: en el año 2020 en nuestra comunidad ellas cobraron de media anual una cantidad de 10.274 euros, frente a los 14.211 euros de los varones (Agencia Tributaria).

Las mujeres son mayoritarias en determinados sectores, ocupaciones, marcadas por bajos salarios y que se caracterizan por la jornada parcial y la temporalidad, además de la subrepresentación, la falta de promoción y una trayectoria laboral lastrada por interrupciones, ligadas en muchos casos a los cuidados. Como ejemplo, en el 2020, 43 de cada 100 mujeres trabajaban a tiempo parcial y su salario medio mensual era de 539 euros.

Son muchos los factores que afectan a la brecha salarial entre mujeres y hombres. El cumplimiento de la norma salarial vigente de igualdad retributiva entre mujeres y hombres (RD 902/2020), o las sucesivas subidas del SMI, son medidas que contribuyen a disminuir la brecha salarial. Sin embargo, las soluciones propuestas no han conseguido cerrarla. Y en estos momentos es importante que las políticas anticrisis no dejen al margen la persecución efectiva de la igualdad de género, ya que ello puede tener consecuencias especialmente lesivas para las mujeres.

Suscríbete para seguir leyendo