Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Martín

El púlpito

Daniel Martín

Dinero

Tanto tienes, tanto vales. Un dicho que el refranero español nos ofrece y que parece inocente, pero nos desvela un trasfondo siniestro. Lo que uno es parece que se sustenta en lo que uno tiene, como si los bienes nos ofrecieran un pedestal donde subirnos para mirar desde bien alto. El dinero ya no solo es algo necesario y útil, sino que se transforma en algo portador de un valor que va más allá de su propio uso original. Por él se mata, se persigue, se inician guerras, se trafica, se sacrifican valores y rompen familias. El dinero se transforma en un arma, una de las peores, que atenaza a países enteros, que organiza sistemas de esclavitud en nuestro siglo, que olvida y descarta a los últimos de todos los tiempos. No soy ingenuo y sé que es útil, necesario y la forma que nos hemos dado de comercio y progreso. Es un medio para poder vivir cómodamente, pero si se endiosa y convierte en un ídolo, nos lleva a la propia condena como humanidad. El mundo se devora a sí mismo buscando la forma de generar más y más dinero con ansia y fatiga olvidando lo que de verdad importa: el dinero es un medio, no un fin en sí mismo. No todo vale para conseguirlo y más cuando se juega con la vida de los más débiles y vulnerables de nuestro mundo. Así los vemos en Ucrania y en muchas guerras donde sufren los horrores provocados por quienes quieren jugar a ser dioses.

Daniel Martín | Sacerdote

Compartir el artículo

stats