Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Ferrer

Tribuna

Carmen Ferrer

Alcaldesa de Santa Eulària

Santa Eulària, eco de sostenibilidad

« La política medioambiental de nuestro Ayuntamiento engloba tres grandes áreas de actuación: la gestión del agua, la gestión responsable de los residuos y la eficiencia energética»

Cuando el trabajo de muchos se une por un objetivo común se visualiza con claridad el gran camino trazado hacia la sostenibilidad. La segunda edición de EcoUC Santa Eulària des Riu ha reunido y dado eco a decenas de voces transformadoras de asociaciones, empresas e instituciones locales, autonómicas y nacionales que abogan por la preservación y la gestión responsable de los recursos naturales. Estas citas colectivas ofrecen un marco idóneo de diálogo y colaboración para gestar nuevos proyectos orientados a seguir luchando y trabajando por evitar que la vida de nuestro planeta tenga fecha de caducidad. Me enorgullece felicitar y agradecer el loable trabajo a todos los participantes de la II feria EcoUC y, en especial, al equipo técnico organizador del Ayuntamiento.

La sostenibilidad es un valor que ofrece oportunidades y beneficios. Por un lado, para los sectores económicos que la ponen en el centro de sus estrategias empresariales pues representa una diferenciación para la entidad que la lidera y, no cabe duda, es una inversión rentable que aumenta la competitividad. Pero, sobre todo, para la sociedad puesto que los ciudadanos conseguimos una mejor calidad de vida, preservar nuestro patrimonio natural y, en definitiva, cuidar el mundo en el que vivimos.

Esa premisa, la de la sostenibilidad, es la que impulsa la política medioambiental de nuestro Ayuntamiento que engloba tres grandes áreas de actuación: la gestión del agua, la gestión responsable de los residuos y la eficiencia energética.

No cabe debate sobre la necesidad de invertir para preservar el agua y garantizar su calidad en nuestra isla y, en concreto, en nuestro municipio. En 3 años se han renovado e instalado de forma gratuita 10.500 contadores con telelectura (el 80% del total) lo que facilita un control digitalizado del consumo del agua y detecta las posibles fugas que existan en la red. La apuesta por la introducción del uso del agua desalada ha supuesto, entre otros muchos beneficios, el aumento de la calidad del agua, dejar de extraer más de 1,3 millones de metros cúbicos de agua de los acuíferos usados por el servicio municipal de aguas en un año, y pasar a tener menos del 10% de agua no registrada en el cuarto trimestre de 2021, una cifra que si bien no es de todo el ejercicio, es significativa de la buena progresión que seguimos.

El proceso hacia el desarrollo medioambiental es una realidad promovida por la labor conjunta de grandes proyectos y de pequeños, aunque no menos importantes, cambios de pautas de conducta en la toma de decisión diaria de miles de ciudadanas y ciudadanos responsabilizados, que hacen eco con su ejemplo. ¡Y así, sí lo conseguiremos!

Los vecinos y vecinas del municipio de Santa Eulària des Riu son líderes en buena praxis de reciclaje. Una excelente acción colectiva que se traduce en resultados positivos como son el aumento progresivo en recogida selectiva en lo que va de año, o en la recogida de un millar de toneladas de residuos orgánicos en 2021. Está implementado ya un modelo de hábitos responsables que va incorporando a buen ritmo la reducción de la generación de residuos, la reutilización de envases y la reducción de los envases de un solo uso, pautas responsables cada vez más asumidas.

La inversión en energías renovables continúa su curso en Santa Eulària des Riu, pasando por proyectos como la instalación de puntos de carga para vehículos eléctricos o por la instalación de placas solares en colegios al reciente proyecto de sustitución del sistema tradicional de iluminación pública de gas sodio a tecnología LED, que representará el cambio de 845 luminarias y de 20 centros de control que supondrá un ahorro del 86% del consumo. Una iniciativa que contribuye a la reducción del coste económico energético y, sobre todo, a la reducción del impacto sobre el medio ambiente y el ecosistema.

Es preciso seguir invirtiendo en políticas regeneradoras orientadas a aumentar la conciencia colectiva que velen por el futuro del entorno natural y de nuestra sociedad y, seguir implementando proyectos que aceleren el proceso de cambio progresivo hacia la sostenibilidad, en el que todos estamos inmersos desde hace décadas.

Compartir el artículo

stats